Delincuencia e indiferencia policial ponen en jaque cerros orientales

Delincuencia e indiferencia policial ponen en jaque cerros orientales

Deportistas necesitan más seguridad en recorridos y planes de atención en casos de emergencia.

notitle
02 de septiembre 2014 , 07:15 p.m.

El recorrido ecológico conocido como Las Moyas era un camino normal y seguro para deportistas y aficionados a la naturaleza, pero la belleza se acabó cuando comenzaron a aparecer bandas de atracadores que se ocultan para despojar de sus pertenecías a los visitantes.

Alejandro Córdoba había hecho el mismo recorrido unas 40 veces, hasta que tuvo que padecer la amenaza. El 27 de julio de este año, mientras recorrían el sendero, él y un grupo de diez personas fueron abordados por hombres armados.

Dos mujeres, que se habían adelantado, desaparecieron. “Yo me topé con un hombre que bajaba con un radio. Sospeché de él. Luego, el tipo se devolvió y me sacó un revólver”, contó. Todo sucedió a eso de las 11 de la mañana, tres horas después de que los caminantes se habían encontrado en la calle 72 con 7.ª. En la mitad del recorrido fueron cercados.

Alejandro logró escapar de uno de sus captores. Con gritos trató de avisar al resto del equipo, pero en medio del desorden unos quedaron retenidos por la banda, en tanto que otros lograron bajar de la montaña para pedir ayuda.

El joven duró escondido entre la maleza unos cinco minutos, mientras veía cómo otro hombre encapuchado caminaba con otros dos de sus amigos. “Luego, pude bajar la montaña para dar aviso a la Policía”, dijo.

Cuando llegaron al centro de atención inmediata (CAI), cerca de la calle 77, y pidieron ayuda del cuadrante, diciendo que la mitad del grupo estaba retenida, lo único que les dijo la Policía, según cuentan, es que debían esperar 72 horas para reportarlos como desaparecidos. “¡No entendían que los estaban atracando! Nos decían que ese lugar era jurisdicción de la Policía de Carabineros. También llamamos a la línea 123, y se demoraron un montón”, contó Alejandro.

Dos horas y media después llegaron los bomberos, con el discurso de buscar a unos caminantes perdidos. “A ellos también les dijimos que los estaban era atracando. Luego, pidieron acompañamiento de la Policía para subir y no los ayudaron”.

Fue tanta la demora en la reacción que cuando comenzaron a ascender los oficiales de bomberos ya las víctimas estaban bajando por su propia cuenta. El resultado: las cuentas de varios de los caminantes terminaron desocupadas porque, según cuentan los testigos, uno de los delincuentes bajó a la ciudad y allí recibía las instrucciones para retirar el dinero.“También nos quitaron los celulares y los tenis para que bajar se nos dificultara más”, contaron las víctimas.

Afortunadamente no hubo violencia física. Pero lo peor es que después del atraco los senderistas fueron señalados como imprudentes, con el argumento de que era un camino no permitido. “El fin se semana anterior había subido un grupo de casi 100 personas. No puede ser que uno termine siendo el culpable. Los ciudadanos tenemos derecho a disfrutar de las zonas paisajísticas de Bogotá”, dijo Alejandro.

Para las víctimas, lo que falló fue la respuesta de la Policía y la ausencia de un protocolo de reacción. “Lo ideal no sería que a uno lo tenga que estar persiguiendo la Policía todo el tiempo, pero si toca por ahora, pues toca. Lo que sí pide uno es que si se da un aviso de alerta, que haya una respuesta pronta”.

Según la Policía Metropolitana de Bogotá, son los Carabineros los responsables de la seguridad en sectores como el Pico del Águila o los tanques del Silencio, es decir, la zona montañosa. En cuanto a Monserrate y caminos autorizados aledaños, le compete a la Policía de Santa Fe, así como a la Policía de Turismo, con el apoyo de la Fuerza Disponible. “Hay corredores vetados, en donde se les recomienda a los turistas no entrar”, dijo el coronel Efraín González.

Acompañamiento de la Policía

Mientras que la Policía de Turismo asegura no tener información sobre los senderos seguros, el Instituto Distrital de Turismo (IDT) explicó que los caminos que cuentan con el acompañamiento de la Policía Metropolitana y de Turismo son:

Quebrada Las Delicias y quebrada La Vieja (Chapinero). El punto de partida es el barrio Los Rosales.

Sendero La Aguadora. Va desde el parque de Usaquén hasta el embalse de La Aguadora.

Paseo del Cura. Va desde el parque Nacional hacia los tanques del Silencio y el cerro de Monserrate.

CAROL MALAVER
Redactora de EL TIEMPO
* Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.