Respuestas científicas a dudas sobre vacuna contra VPH

Respuestas científicas a dudas sobre vacuna contra VPH

La científica caleña Nubia Muñoz respondió a algunos interrogantes de la comunidad.

notitle
01 de septiembre 2014 , 07:28 p.m.

Recientemente, cuando en diferentes regiones del país se hicieron más fuertes las dudas sobre efectos adversos producidos en las niñas que han recibido la vacuna contra el virus del papiloma humano, un contacto con la investigadora Nubia Muñoz, autoridad mundial en este tema, permitió obtener sus apreciaciones sobre algunos interrogantes de la comunidad.

La médica caleña, que ha dedicado años a la investigación sobre diferentes tipos de cáncer, entre ellos el de cáncer de cuello uterino y ha alentado a la industria farmacéutica a desarrollar la vacuna, asegura que es eficaz. Aquí 13 respuestas científicas a algunas dudas.

¿Cuáles son las causas del cáncer de cuello uterino?

La causa principal y necesaria es la infección con ciertos tipos de VPH. Sin embargo, la sola infección por VPH no es suficiente para desarrollar cáncer de cuello uterino; Factores como el alto número de embarazos, uso de tabaco, uso prolongado de contraceptivos orales, infecciones cervicales previas y cierta predisposición genética, pueden aumentar el riesgo.

¿Qué es la vacuna contra el VPH?

Es una vacuna recombinante fabricada in vitro a partir de uno de los genes de la capsida del VPH que genera partículas similares al virus del VPH, pero que no contienen ADN del VPH y por consiguiente no es infecciosa.

Gardasil, que se aplica en Colombia, ¿de qué está compuesta?

Gardasil contiene antígenos que inducen protección contra 4 tipos de VPH: Los tipos 16 y 18 que nuestros estudios demostraron ser la causa del 70 por ciento de los cánceres cervicales, y los tipos 6 y 11 responsables de un 90 por ciento de las verrugas genitales o condilomas y de la papilomatosis laríngea recurrente.

¿Para qué sirve la vacuna?

Además de prevenir el cáncer de cuello uterino, sirve para prevenir otros cánceres genitales causados por el VPH como de vulva, vagina, pene y ano, y seguramente será importante en una fracción importante de cánceres orofaríngeos causados por el VPH.

¿Cómo funciona?

En los ensayos clínicos que se desarrollaron en unas 70.000 personas, en 30 países, se usaron tres dosis de las vacunas administradas en un lapso de 6 meses. Estudios posteriores han demostrado que dos dosis separadas por 6 meses pueden ser suficientes sobre todo en niñas menores de 15 años. Esto ha llevado a países como Canadá, México, Suiza y Colombia, a adoptar un esquema con dos dosis separadas por lo menos por 6 meses y una posible tercera dosis a los 5 años. Las mujeres adultas que han iniciado vida sexual pueden beneficiarse, pero en grado menor. Por eso los programas deben ser dirigidos a las niñas y adolescentes.

¿Qué evidencia se tiene sobre su efectividad?

Los ensayos clínicos que se realizaron en unos 30 países mostraron que las dos vacunas eran seguras y muy eficaces para prevenir las lesiones precancerosas del cuello uterino. Estos estudios permitieron su comercialización. En los países que introdujeron la vacuna de VPH se ha reportado que la vacuna ha reducido marcadamente las infecciones por VPH contenidos en la vacuna y las verrugas genitales.

En esos estudios, ¿qué efectos adversos hallaron asociados con la vacuna y cuáles les han reportado?

Los eventos adversos más frecuente encontrados en los ensayos clínicos fueron el dolor y reacción local en el sitio de inyección, un poco de fiebre, mareos, cefalea y sincope postvacunación. Organismos nacionales e internacionales han realizado análisis y el Comité de la Organización Mundial de la Salud ha concluido que el perfil de riesgo-beneficio de las vacunas contra el VPH sigue siendo favorable.

A la vacuna se le han atribuido erróneamente eventos adversos como enfermedades autoinmunes incluyendo esclerosis múltiple, púrpura trombocitopenia, síndrome de Guillan-Barre, lupus eritematoso, diabetes, tiroiditis autoinmune y otros eventos adversos como trombo embolismo venosos, convulsiones, anafilaxis y otras reacciones alérgicas.

En los estudios epidemiológicos no se encontró un aumento de riesgo para las enfermedades entre las vacunadas comparadas con las no vacunadas.

¿Se conoce cómo actúa en presencia de otras enfermedades?

La vacuna VPH no está recomendada en el caso de anafilaxis y reacciones alérgicas severas a otras vacunas, ni en las embarazadas, pero en el caso de otras enfermedades como el SIDA, en las cuales el sistema inmunológico está deprimido, se recomienda administrar las tres dosis.

¿Qué puede estar ocurriendo con jovencitas que señalan que fue después de la primera dosis que presentaron síntomas extraños?

La mayoría de los síntomas reportados después de la primera dosis son dolor en el sitio de la inyección y, en algunos casos, síncope. Por eso se recomienda un periodo de observación de 15 minutos. En los otros problemas como el síndrome de Guillan-Barré y parálisis facial, no hay evidencia científica que indique que son causados por la vacuna.

¿Qué diría a las familias colombianas que hoy están preocupadas por sus hijas?

Hasta el momento no se ha retirado la vacuna en ninguno de los países donde está incluida en el esquema de vacunación. A las madres y familias colombianas que están preocupadas por la salud de sus hijas y temen aplicar la vacuna, yo les diría que confíen en la evidencia científica. La vacuna contra el VPH es muy eficaz y segura.

¿Qué sigue para la vacuna?

Los países que han iniciado los programas nacionales de vacunación contra el VPH deben centrar esfuerzos en mantener la infraestructura para asegurar continuidad y altas coberturas y programas de vigilancia para monitorear y evaluar efectividad y eventos adversos a largo plazo.

¿La vacuna es la única manera de prevenir el cáncer de cuello uterino?

La vacuna es una de las armas en la lucha contra el cáncer de cuello, que debe ser complementada con los programas de tamización para detectar las lesiones precancerosas del cuello uterino. Las vacunas contra el VPH no tienen efecto en las infecciones por VPH o en las lesiones precancerosas ya establecidas. Además, las vacunas actuales solo previenen contra los tipos de VPH 16 y 18 que causan un 70 por ciento de los cánceres cervicales. Es necesario continuar con los programas de tamización, pero reemplazando la citología por el test de VPH.

La mortalidad por cáncer de cuello uterino sigue siendo significativa, ¿en qué se está fallando.

Actualmente, un 85 por ciento de los cánceres cervicales que ocurren en el mundo se presentan en los países pobres. En América Latina, por ejemplo, se diagnosticaron 70.000 nuevos casos de cáncer de cuello en 2012 y 30.000 mujeres murieron por este cáncer.

En Colombia, unos 7.000 casos nuevos son diagnosticados cada año y unas 3.000 mujeres mueren por cáncer de cuello uterino.Los mayores problemas son baja sensibilidad de la citología y falta de seguimiento y tratamiento de las mujeres diagnosticadas con lesiones precancerosas. En Colombia, el ministerio de la Salud ya aprobó la introducción del test de VPH como test primario de tamización.

CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.