Con juguetes, delincuentes roban hasta camionetas

Con juguetes, delincuentes roban hasta camionetas

La ley los prohíbe, pero legalmente las venden en cualquier tienda. Aumentan robos con ellos.

notitle
01 de septiembre 2014 , 10:58 a.m.

Robarse una camioneta de 90 millones de pesos con un juguete de 300.000, parece una osadía muy difícil de lograr. Pero ocurrió hace poco en el área metropolitana del valle de Aburrá, donde se registran más de dos asaltos semanales con juguetes bélicos, según estadísticas de la Policía Metropolitana.

El pasado 31 de julio, sobre las 10:10 de la noche, un hombre que conducía una camioneta Toyota Prado por la glorieta de la Mayorista en Itagüí, fue interceptado por dos hombres. Lo intimidaron con un revólver y se fueron en su automotor.
La Policía se percató e inició una persecución que concluyó en la carrera 50 con calle 5 Sur, sector la Aguacatala de Envigado. Los ladrones, de 21 y 28 años, portaban un juguete bélico tipo revólver, calibre 38 largo.

Se incrementan casos

El uso de estos elementos, que son réplicas idénticas a las armas, se ha extendido entre la delincuencia de la ciudad.
Con cifras consolidadas hasta el pasado viernes, la Policía Metropolitana reveló que este año se ha incautado de 48 de estos ‘juguetes’ en Medellín y 67 en todo el Valle de Aburrá.

“Son exactamente iguales a las verdaderas. No solamente remedan el mismo material, forma y diseño de las armas letales, sino el peso, como ocurre con las pistolas 9 milímetros. Le queda muy difícil al ciudadano que es afectado por un hurto, diferenciar entre una y otra”, explicó el general José Ángel Mendoza, comandante de la Policía Metropolitana.

Incluso, aseguró que ante el inminente ataque de un delincuente y el riesgo o amenaza a la integridad física, hasta los mismos policías pueden caer.

Legislación

Hay una Ley, la 18 de 1990, que prohíbe la fabricación importación, distribución y venta de juguetes bélicos en el país.
Quien lo haga, dice la norma, es sancionado y multado.

Sin embargo, es letra muerta porque en la ciudad son muchos los sitios donde se comercializan abiertamente.
Los vendedores las llaman armas deportivas, pero en realidad son los mismos juguetes bélicos que presenta la Policía como los utilizados por delincuentes para intimidar y robar.

Pietro Beretta, Sig Sauer, Walter P 90, Dan Wesson, CZ 75 son algunas de las marcas de esos ‘juguetes’, o armas deportivas que se exhiben en las estanterías de estos negocios, con precios que van desde 200.000 a 2 millones y medio de pesos en el caso de los fusiles.

Dicen los comerciantes que la mayoría de sus clientes son miembros de clubes deportivos de tiro o aficionados que tienen fincas y adecuan polígonos en ellas.

Procesos sancionatorios

El general Mendoza afirmó que si una persona es sorprendida en la comisión de un delito utilizando uno de estos juguetes bélicos, en la mayoría de los casos es judicializado solo por hurto.

Sin embargo, se han dado casos en los que se ha logrado la judicialización por porte ilegal o tráfico de armas.
Ahora, si en una requisa es sorprendido con una de estas armas, la Policía no puede hacer más que individualizarlo. La reincidencia puede dar origen a un proceso judicial.

El pasado martes en Guayabal un hombre de 22 años, con uno de los ‘juguetes’, despojó a un joven de 19 años de dos celulares y unas gafas Oakley, todo avaluado en un millón y medio de pesos. Lo capturaron.

Hay de estos ‘juguetes’ para todos los gustos

La venta de estos juguetes bélicos, armas deportivas o neumáticas como las llaman otros se da libremente en centros comerciales de toda la ciudad.

Para comprarlas el único requisito es ser mayor de edad y llevar la cédula. El vendedor les entrega un manifiesto de importación, la factura de compra y un carné con datos personales y el número de la pistola.

Todo es reglamentado por Indumil, informaron los comerciantes. Siempre se debe transportar empacada en el estuche original y descargada; nunca en la cintura porque en caso de ser requeridos por la Policía, se las pueden decomisar.
Aunque los mismos comerciantes aceptan que son réplicas casi exactas a las armas, dicen que hay algunas que se pueden distinguir de estas porque el cañón es más delgado y una bala de las armas letales se atascaría.

Otras tienen unos puntos de color naranja, amarillo o fucsia cerca al cañón. Unas más se diferencian por el proveedor.
Casi todas son traídas de los Estados Unidos. Entre las más vendidas están los rifles de copas, pero también las pistolas.
En estos sitios también se comercializa gas pimienta y tábanos. La mayoría de los clientes son miembros de clubes deportivos de tiro y propietarios de fincas.

HAROLD SÁNCHEZ
Redactor
MEDELLÍN

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.