La agenda secreta del jefe de regalías asesinado en Córdoba

La agenda secreta del jefe de regalías asesinado en Córdoba

Notas de Jairo Zapa sugieren pago de coimas en contratos con regalías que suman $ 500.000 millones.

notitle
30 de agosto 2014 , 05:57 p.m.

Investigadores judiciales están seguros de que el asesinato de Jairo Alberto Zapa Pérez, jefe de regalías de Córdoba, cuyo cadáver fue hallado hace 25 días, está conectado con un ‘carrusel’ de contratos en ese y otros dos departamentos de la Costa Caribe, similar al que se tejió para saquear las arcas de Bogotá.

El botín en este caso serían 150.000 millones de pesos, monto que Zapa alcanzó a ejecutar en proyectos de ciencia y tecnología, pero también los rubros de municipios en los que él, como delegado del gobernador Alejandro Lyons, tenía voz y voto para definir inversiones.

“Podemos estar hablando de más de 500.000 millones de pesos, que salpican a contratistas, funcionarios de alto nivel y miembros de la élite de Córdoba”, le dijo a EL TIEMPO un investigador. (Lea también: Oficina de Transparencia pidió frenar un convenio en Montería).

Así se desprende de las cuatro agendas que dejó Zapa y de decenas de documentos y cuadros con teléfonos celulares, nombres y fechas que aparecieron esta semana y que sugieren que varios contratos se feriaron a cambio de comisiones de entre el 25 y el 30 por ciento. Y así se lo confirmó a este diario un allegado al asesinado ingeniero, que ya testificó ante la Fiscalía.

El cuerpo de Zapa apareció el 6 de agosto, con señales de estrangulamiento, muy cerca de la finca Milán, de propiedad de Alejandro Eugenio Lyons de la Espriella, padre de Alejandro Lyons, gobernador de Córdoba y jefe de Zapa. El hallazgo llevó al Gobernador a pedirle a la Fiscalía que se investigue su conducta, patrimonio y el destino de las regalías durante su administración.

Antes de llegar a ese cargo, Lyons era casi un desconocido en la política. Ejercía su profesión de abogado en una oficina, en la que defendió, entre otros, a Emilio Tapia, su paisano y uno de los cerebros del ‘carrusel’ en Bogotá. También a Erick Morris, primer condenado por ‘parapolítica’ y suegro del senador Bernardo Miguel Elías Vidal, el Ñoño Elías, cuya hermana está casada con Lyons.

Mara Bechara, candidata a la Gobernación hace algunos años y hoy gerente de la Universidad del Sinú –propiedad de su familia–, le admitió a EL TIEMPO que fue ella quien pasó la hoja de vida de Zapa, “por solicitud de la Gobernación”. Según explicó, “su experiencia en Invías, la Corporación Valle del Sinú (CVS) y el trabajo que realizó en la universidad como docente” lo hacían apto para ocupar el recién creado cargo de jefe de regalías.

Tras revisar documentos de la Gobernación y los que Zapa dejó, EL TIEMPO estableció que la Universidad del Sinú es una de las instituciones educativas que –gracias a un ajuste a la Ley que se hizo en el Congreso–, terminó participando en proyectos agroindustriales y de ciencia y tecnología financiados con regalías y monitoreados por el asesinado funcionario. Según sus notas, otras instituciones que recibieron recursos mediante esta modalidad fueron la Universidad de Córdoba y la Pontificia Bolivariana.

Las agendas de Zapa también revelan que ese tipo de convenios eran revisados por él y por Lyons en largas reuniones en la casa o en el despacho del Gobernador.

Los manuscritos

Uno de los manuscritos, que apareció hace apenas 72 horas al lado del pasaporte del muerto, titulado ‘Evidencia II’, describe algunos desembolsos. Allí señala que solo el 70 o el 75 por ciento de un dinero proveniente de las regalías se invirtió. El resto, dice, “es utilidad”. El cuadro en cuestión se refiere a un proyecto agroforestal por 4.882 millones de pesos, de los cuales se ejecutaron 3.967 millones. ¿Dónde está el resto?

También hay un cronograma de pagos, elaborado por Zapa, por 18.700 millones de pesos que da varias pistas. Según dejó explicado de su puño y letra, el monto equivale al 25 por ciento de un proyecto agroforestal y le iba a ser girado a un beneficiario desconocido, en pagos mensuales, entre marzo y agosto, justo el lapso en el que Zapa desapareció.

En total, hay 76 proyectos bajo la lupa y se revisa otro paquete, por 14.000 millones de pesos, firmados entre el 10 y el 26 de marzo.

Pero la pista más fresca es un disco duro, con información encriptada, que ya está en manos de la Procuraduría y que podría extender la indagación a dos departamentos más y a un joven y poderoso político del Magdalena.

Por ahora, el expediente del asesinato de Zapa fue trasladado a Bogotá, entre otras razones para sacarlo del círculo de poder en el que se estaba moviendo. En este sentido, hace poco una multinacional logró que la Corte Suprema trasladara otro caso aduciendo que la madre del Gobernador, Luz Helena Muskus, fue magistrada auxiliar del Consejo de la Judicatura en Bogotá (ahora es notaria). Además, que uno de los abogados de los Lyons ha sido Miguel de la Espriella, exsenador condenado por ‘parapolítica’ y hermano del director administrativo de la Rama Judicial en Córdoba.

Un primo y un subalterno de Zapa, señalados de su asesinato

Al ingeniero Jesús Eugenio Henao Sarmiento lo señalan de planear la desaparición y muerte de Jairo Zapa. Este hombre – contratista de proyectos agroindustriales–, fue quien citó a Zapa a una reunión, el 27 de marzo, el día en que desapareció. Ese día, Zapata estaba con Carlos Pérez, su primo y profesor de la Universidad del Sinú; Maximiliano García Bazanta, segundo de la oficina de regalías; y Jesús Albeiro Torres, quien llegó acompañado por el ‘expara’ Joyce Hernández y por su novia, Zuan López. Días después, cuando Zapa era buscado, la enfermera Georgina Valdez Valencia se presentó a la Fiscalía y dijo que era amiga de Jesús Albeiro Torres y que este le había contado que Zapa estaba muerto y que habían desaparecido su cadáver.

“Le pregunté cómo lo habían hecho, que si a tiros y me dijo: ‘No, lo estrangularon’. (...) Que Jairo se arrodilló diciéndole a Joyce: ‘Yo te conozco, piensa en mis hijos, no lo hagas’ ”, dijo la testigo. Y agregó que Maximiliano García, el subalterno de Zapa, y Carlos Pérez, su primo, hicieron parte del plan. A los seis los capturaron en abril, sindicados (inicialmente) de desaparición forzada. Pero, en agosto, Joyce Hernández ofreció ubicar el cuerpo a cambio de beneficios y llevó a los investigadores a Pueblo Nuevo, a 40 metros de la finca Milán, de Alejandro Lyons, padre del gobernador Lyons. Lo que llamó la atención es que el ‘expara’ del bloque Centauros, demoró horas para recordar dónde estaba el cuerpo. Antes de ser detenido, Henao, la pieza clave del crimen, visitó a la viuda de Zapa, María Isabel Valencia. Ella afirma que le ofreció 2.000 millones de pesos, producto de negocios con Zapa. A Henao lo vinculan con varias firmas recién creadas, beneficiarias de los proyectos que movía la oficina de Zapa, y en Santander. La viuda también contó que el gobernador Lyons le ofreció instalar cámaras en su casa para protegerla.

Gobernador
‘Yo mismo pedí que se investigara’

El gobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, le aseguró a EL TIEMPO que, semanas después de que desapareció su amigo y funcionario Jairo Zapa, él mismo le pidió a la Fiscalía que investigara la contratación que se manejaba en su oficina. “Y también, que me investigaran. Incluso, la Fiscalía ya me citó y me preguntó por sus funciones y posibles amenazas”, explicó Lyons. Confirmó que Mara Bechara se lo presentó unos días antes de su posesión y que lo llevó a su administración por que “era una persona técnica, con buena hoja de vida”. Y que, que le delegó la contratación del rubro de ciencia y tecnología por el excelente desempeño que tuvo.

Sobre posible exigencia de coimas para asignar contratos, Lyons dijo que todos los convenios son evaluados técnica y financieramente y tienen la aprobación de Colciencias. “De parte del Gobernador eso no ha sucedido. Y no creo que Jairo, por su transparencia, esté vinculado a eso”, dijo.

E insistió en que es el más interesado en que el caso se aclare este crimen.

Reacciones

Mara Bechara, U. Sinú

Admitió haber llevado la hoja de vida de Zapa a la Gobernación, pero negó que fuera cuota suya: “El doctor Zapa tenía una hoja de vida brillante. Fue docente de la universidad. Pero yo no tengo cuotas políticas ni cargos. Lo recomendé como académico”. Agregó que su universidad no es la única que participa en programas con regalías: “La norma invita a las instituciones a presentar proyectos. Los nuestros nacieron en la anterior gobernación”, dijo.

Isabel Valencia, viuda de Zapa

“Quiero que se haga justicia. Que la verdad salga a la luz. El hecho de que el caso haya sido trasladado a Bogotá es un alivio para mí y también para la familia de Jairo. Eso hace que el caso se desarrolle con transparencia, para que al final se sepa qué fue lo que motivo el crimen que terminó con la vida de mi esposo, y que nada de lo que ocurrió vaya a quedar en la impunidad”.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.