Junior, 90 años de una pasión llena de históricos del fútbol

Junior, 90 años de una pasión llena de históricos del fútbol

El equipo de Barranquilla, la marca más impactante del Caribe colombiano, cumple el jueves esa edad.

notitle
04 de agosto 2014 , 10:52 p.m.

“Junior, el club de fútbol profesional de Barranquilla, no tiene patrocinador”. Carlos Arcesio Paz, entonces líder del equipo de gerencia de Harinera del Valle, estaba de vacaciones en Cartagena, cuando el titular del diario El Universal le llamó la atención.

Esa mañana de enero de 2006, al industrial y dirigente deportivo vallecaucano no le costó mucho convencer al comité de mercadeo de la empresa, con sede en Cali, para realizar el contrato más largo de patrocinio (10 años y aún sigue vigente) en el fútbol profesional colombiano con uno de sus productos: Pastas La Muñeca.

Paz se apoyó en un estudio de mercadeo de la firma Nielsen: Junior es la marca más fuerte y de mayor impacto, no solo en Barranquilla, sino en toda la región Caribe.

Desde el departamento de Córdoba hasta el de La Guajira, incluido San Andrés y con excepción de Santa Marta, se mira de manera extraña al nativo que es seguidor de un equipo diferente al ‘tiburón’.

No en vano, este jueves Junior cumple 90 años desde la noche aquella del 7 de agosto de 1924, cuando, debajo de un puente de la calle 30 con carrera 32, una señora llamada Micaela Lavalle de Mejía, para impulsar a 18 muchachos que no llegaban a los 15 años de edad –entre ellos, tres de sus hijos–, creó el Juventud Infantil, como se bautizó inicialmente el que hoy es el Junior. La idea había nacido un año atrás, el 16 de agosto de 1923, en casa del vecino Manuel Vásquez.

‘La querida de Barranquilla’

Pero si como marca es lo más impactante en el Caribe, imagine el lector lo que significa el equipo para Barranquilla.

Tanto que el barranquillero se identifica igual o más con su equipo que con el propio Carnaval, Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.

Es sabido que en Barranquilla, tradicionalmente, los triunfos de la Selección Colombia de fútbol son celebrados con más fervor que en cualquier otra ciudad del país. Pues bien, estos quedan opacados cuando se comparan con el festejo por una estrella del Junior.

Con razón, por todo lo que despierta, el desaparecido escritor y periodista barranquillero Álvaro Cepeda Samudio, recogiendo el machismo imperante en la región Caribe, calificó a Junior como “la querida de Barranquilla”.

Junior comenzó jugando con camiseta blanca y pantaloneta azul. Cinco años después de la fundación ya competía en la Primera Categoría de la Liga de Fútbol del Atlántico, la primera constituida en Colombia. Por los resultados, pronto atrajo a los seguidores no solo de San Roque, el barrio en que nació, sino de toda la ciudad.

“Cuando el epicentro del fútbol era el estadio Moderno, el primero construido en el país, Junior era el que más barra tenía”, confesó una vez a EL TIEMPO el delantero barranquillero Roberto ‘Flaco’ Meléndez (nombre que hoy lleva el estadio Metropolitano, actual templo del fútbol nacional).

El ‘Flaco’ jugó en Junior y de ahí salió para Cuba, para convertirse en el primer colombiano en ser transferido al fútbol internacional. Poco tiempo después, Meléndez se llevó a la isla al también barranquillero y su compañero en Junior, Fulgencio Berdugo, primer capitán de una Selección Colombia.

El fútbol colombiano había nacido aquí y el mejor se jugaba aquí. Y Junior era el mejor, tanto que representaba a Colombia en giras internacionales y llegó a contratar un director técnico inglés en 1939, Jack Greenwell. En 1947, Junior fue escogido como el mejor equipo de fútbol del país.

“Ningún equipo podía detener al Junior, y ver a sus jugadores –Roberto Meléndez, Fulgencio Berdugo y ‘Me Muerde’ García– causaba temor”, apuntó en alguna ocasión un joven arquero que surgía y los enfrentó en Barranquilla, Efraín ‘Caimán’ Sánchez, que meses después, en 1948, fue contratado por San Lorenzo de Argentina y se constituyó en el tercer futbolista colombiano en el exterior.

En agosto de 1948, cuando se inicia el profesionalismo en el país, Junior era uno de los competidores, dirigidos por Roberto Meléndez. Fue subcampeón, detrás de Santa Fe.

“El mejor fútbol era el del Junior, pero los refuerzos extranjeros y los cuatro atlanticenses que llegamos al equipo bogotano hicimos la diferencia”, sostiene José Kaor Dokú, nacido en Usiacurí, a 40 minutos de Barranquilla en auto, único sobreviviente del equipo titular de aquel primer campeón colombiano.

Junior no compitió en 1949 por representar a Colombia en el campeonato Suramericano y regresó en 1950, cuando ‘El Dorado’ se había apoderado del país, con grandes luminarias del continente. Junior, que les había apostado a los brasileños, se trajo a uno: Heleno de Freitas. En parte por este jugador, a quien dedicó varias columnas en el diario El Heraldo, el más universal de todos los colombianos a lo largo de la historia, Gabriel García Márquez se convirtió, hasta su muerte el Jueves Santo último, en el más célebre hincha juniorista. “¡De quién más puedo ser!”, respondió una vez en Cartagena durante un taller de periodismo.

Fenómeno social

Por problemas económicos, el equipo desapareció en 1953, cuando su apodo era de ‘los Miuras’. Y dejó un vacío. Solo regresó en 1966, llamándose ‘los Tiburones’. Y siguió predominando la escuela brasileña. Llegaron Quarentinha, ídolo del Botafogo; Dida, ídolo del Flamengo y campeón mundial con Brasil 1958, uno de los sacrificados cuando surgió un genio llamado Pelé. Y debutó el joven Paulo César Lima, quien sería campeón mundial en México-70.

Junior no ganaba títulos, pero era el campeón de la alegría, de asistencia y taquilla. También vino, por un partido, en agosto de 1968, el doble campeón mundial Garrincha, el mejor puntero derecho de toda la historia.

“Junior, más que un equipo, es un fenómeno social”, diría el dirigente deportivo Mario Zeppenfeldt, uno de los responsables del renacer del equipo al ver la histeria que había en la ciudad cada vez que el onceno jugaba.

El club, ya bajo el dominio dirigencial de Fuad Char como hoy, solo fue campeón cuando salió de los brasileños y se ubicó en la línea argentina, en 1977, con un jugador estandarte y al mismo tiempo director técnico improvisado, Juan Ramón ‘La bruja’ Verón. Actualmente suma siete estrellas, tras las alcanzadas en 1980, 1993, 1995, 2004, 2010 y 2011.

Juan B. Fernández Renowitzky, cuyo hermano Arturo fue presidente de la institución en el regreso de 1966, solía comentar a comienzos de la década del 80 a los periodistas deportivos de El Heraldo, diario que él dirigía, que los lunes en Barranquilla dependían del resultado del juego del Junior. “Si pierde, el barranquillero ni el periódico compra”, decía el director.

En 1999, con motivo de los 75 años del Junior, EL TIEMPO realizó una encuesta entre los periodistas de Barranquilla con el equipo ideal de todos los tiempos. Este fue el resultado:

Juan Carlos Ángel Delménico (argentino); Arturo Segovia, Gabriel Berdugo, Dulio Miranda, Jesús ‘Toto’ Rubio; Alfredo Arango, Carlos ‘Pibe’ Valderrama, Juan Ramón la ‘Bruja’ Verón (argentino); Dida (brasileño), Iván Valenciano y Víctor Ephanor (brasileño).

Esa encuesta dejó claro que el máximo ídolo del Junior en todos los tiempos ha sido Dida, seguido, en su orden, por Víctor Ephanor y Carlos ‘Pibe’ Valderrama, que al final de su carrera, en 1993, se unió al equipo y alcanzó su primer título de liga, que repetiría dos años más tarde.

“… Si volviera a nacer jugaría otra vez en Junior”, aseguró recientemente Valderrama a través de las redes sociales. El símbolo histórico del fútbol colombiano, luciendo la rojiblanca, se divirtió como en ningún lado, contagiado por la juventud de compañeros irreverentes como Iván Valenciano y Víctor Pacheco.

La marca más impactante del Caribe cumple 90 años. Pensar que Micaela –a quien le sobrevive una hija– lo hizo por la diversión de unos niños, entre ellos tres de sus hijos. Y hoy es la diversión de toda una región…

ESTEWIL QUESADA FERNÁNDEZ
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.