Política antidrogas es un fracaso, señala sondeo

Política antidrogas es un fracaso, señala sondeo

Líderes de opinión consultados por Fundación Ideas para la Paz dicen que es ineficaz y muy costosa.

notitle
03 de agosto 2014 , 09:58 p.m.

“La política antidrogas en el país ha sido un fracaso”. Así lo cataloga la mayoría (42) de los 61 líderes de opinión que consultó la Fundación Ideas para la Paz (FIP), en apoyo al Ministerio de Justicia y con el aporte de Open Society Foundations, en Bogotá, Cali y Medellín, para conocer su percepción frente a la política actual de drogas en Colombia y sus posibles alternativas.

Entre las personas consultadas, hicieron parte dos expresidentes, tres excandidatos presidenciales, dos alcaldes, influyentes empresarios y columnistas de cinco medios de comunicación escritos, cuya identidad fue reservada.

El “fracaso” de lo que ha sido la forma como el país ha abordado la lucha contra las drogas está relacionada, según los entrevistados, principalmente con que es una política ineficaz, represiva, costosa y que aumenta los niveles de violencia y consumo.

“El Estado afecta o impacta al campesinado y no tiene la misma eficacia de golpear a los traficantes, que finalmente son los que terminan fortaleciendo sus arcas económicas y agenciando mucho más la extorsión y la violencia”, señaló un académico de Cali.

Quienes ven que se han tenido tanto éxitos como fracasos (14 entrevistados), advirtieron que el “balance es bueno aunque costosísimo en términos de medio ambiente y de vidas”. Quienes dijeron que es un éxito señalaron como argumento los resultados policiales y militares alcanzados por las autoridades, y la reducción del tráfico de cocaína y otras sustancias.

La mayoría considera que es importante un cambio basado en la regulación, que permita que las drogas ilícitas estén disponibles legalmente para fines diferentes a los medicinales o científicos, pero siempre bajo regulación del Estado. La mayoría de los entrevistados coinciden en que los ojos deben estar puestos en el consumo, antes que en la producción, la distribución o el tráfico.

En cuanto al consumo, la mayoría de los entrevistados aseguró que el problema debe ser abordado desde un enfoque de salud pública (87 por ciento), a través de campañas de prevención y educación. En este aspecto consideran que el consumidor debe ser tratado como paciente y no como delincuente. “Por cada dólar que inviertas en prevención bien hecha, te ahorras 10 (en tratamiento, judicialización, policía, etc.)”, dijo otro entrevistado.

Sobre el problema de la producción, 36 por ciento consideró que los cultivos ilícitos se deben sustituir con infraestructura en las regiones donde los hay. Esto permitiría que el desarrollo de los productos agrícolas legales sea rentable. “Muchos de los recursos que se han invertido en la guerra hay que volcarlos en el campo para que la gente tenga una forma de actividad laboral agropecuaria diferente a la droga”, dijo otro consultado.

‘Dar un debate que no sea moralista’

Para María Victoria Llorente, directora de la FIP, el estudio muestra el consenso entre líderes de opinión: “Lo que hemos hecho hasta ahora en materia de política antidrogas es nocivo para la sociedad”, dijo. Los resultados buscan dar la discusión desde una óptica “que no sea moralista”, sino informativa, y conocer la opinión de quienes pueden cambiarla.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.