Cada 75 minutos, una denuncia por acoso sexual en el trabajo

Cada 75 minutos, una denuncia por acoso sexual en el trabajo

La Fiscalía investiga más de 8.000 casos. Desde el 2008, solo se han dictado una decena de condenas.

28 de junio 2014 , 11:25 p. m.

El 17 de junio, Ana María Silva Neira, de 23 años, denunció ante el comité de convivencia de Sayco que el gerente de la entidad, el artista Saturnino Caicedo, le hacía chistes pasados de tono y propuestas e insinuaciones que, en su opinión, constituían un claro caso de acoso sexual.

Caicedo asegura que la denuncia es falsa y que lo que se busca es afectarlo por las medidas que ha tomado para depurar Sayco.

Este caso, ampliamente difundido en los medios esta semana y que aún no llega a la Fiscalía, porque la denunciante espera que la empresa tome medidas internas que solucionen la situación, ha vuelto a poner sobre la mesa el tema del acoso sexual en el ámbito laboral.

El Ministerio del Trabajo advierte que la lucha contra este problema, seis años después de que esa conducta fuera tipificada como delito, se sigue perdiendo. Las víctimas generalmente no denuncian, por temor a perder su puesto, y optan por ‘pañitos de agua tibia’, como la reubicación dentro de sus mismas empresas, para estar lejos de sus acosadores.

El debate sobre el acoso no es nuevo y tuvo uno de los capítulos más sonados en 1993, cuando varias de las subalternas del entonces director de Coldeportes, Miguel Ángel Bermúdez, se quejaron de su comportamiento, a lo que él respondió:

“Eso es falso, porque a mí no me interesan las mujeres de 35, sino las peladas de 22”.

Dos años después de esa denuncia, el caso por los presuntos delitos de abuso de autoridad por acto arbitrario o injusto fue cerrado. Para esa época no existía el delito de acoso sexual.

En el 2008 el Congreso lo tipificó como delito y le impuso penas de uno a 3 años de cárcel, lo que lo convierte en excarcelable. Hoy, la Fiscalía investiga más de ocho mil denuncias, pero los que conocen el tema aseguran que el subregistro es enorme. Solo en lo corrido de este año la Fiscalía ha recibido 3.744 denuncias (una cada hora y cuarto, en promedio). Y el año pasado fueron 5.277.

El mayor número de casos está concentrado en Bogotá, con 981 denuncias; seguido de Medellín, con 821; Cali, con 716; Barranquilla, con 595; Cundinamarca, con 505, e Ibagué, con 455.

Pese al trabajo de la Fiscalía, la impunidad es la constante. En todo este tiempo, reconocen fuentes del Ministerio del Trabajo, las condenas no superan la decena.

La investigadora Ángela María Jaramillo, de la Corporación Vamos Mujer, señala que “muchas víctimas pueden tener la certeza de que fueron acosadas, pero no cuentan con pruebas para demostrarlo”.

Agrega que en ese delito el victimario, como en la mayoría de casos de violencia contra las mujeres, es una persona cercana que hace parte del entorno de la mujer y que esa situación le cierra caminos a la denuncia. “Así como la mujer que es golpeada en el hogar teme que si lo hace público puede llevarla a perder a su pareja o a aumentar la agresión, la que es acosada por su superior teme perder el trabajo o incluso piensa en la burla y la estigmatización en su entorno”, señala la investigadora.

El abogado Enrique del Río dice que la norma tiene graves vacíos y que aunque tenía un propósito noble, no establece con claridad qué es acoso sexual. “¿Cuándo un acto de galanteo, un piropo, un halago pasa de ser una simple cortesía a un caso de acoso sexual? La norma habla además de la presión del superior, pero qué pasa cuando es un compañero o cuando es el subalterno el que acosa al jefe?”, cuestiona el abogado.

En centros educativos

El acoso no se limita a los oficinas, y según la psicóloga y terapeuta Martha Luz Páez Cala, hay un capítulo muy grave al que no se la ha prestado atención en los centros educativos. Páez Cala realizó un estudio en el 2012 en una universidad pública y evidenció que en el 50 por ciento de los casos de acoso eran señalados los profesores como victimarios. De acuerdo con el informe, solo siete de cada cien víctimas denunciaron el acoso. “No se trata de estigmatizar a la universidad, sino de abrir el debate sobre lo que pasa en los centros educativos”, dice la investigadora.

De hecho, hace algunos meses estudiantes de la facultad de arquitectura de la Universidad de Pamplona, en Norte de Santander, realizaron una protesta por supuestos casos de acoso sexual, y en la Universidad de Cauca se puso en marcha toda una política interna para combatir esas conductas.

Lo que dice la ley

Mediante el artículo 29 de la Ley 1257 de diciembre del 2008 se tipificó y entró en vigencia el delito de acoso sexual, que fue incluido como una forma de acto sexual abusivo.

El artículo establece una pena de uno a tres años de cárcel para quienes “en beneficio suyo o de un tercero y valiéndose de su superioridad manifiesta o de relaciones de autoridad o de poder, edad, sexo, posición laboral, social, familiar o económica, acose, persiga, hostigue o asedie física o verbalmente, con fines sexuales no consentidos, a otra persona”.

Fiscalía y Mintrabajo lanzarán estrategia contra acosadores

En dos semanas, el Ministerio del Trabajo y la Fiscalía presentarán un plan para trabajar conjuntamente contra el acoso sexual en el ámbito laboral.

El proyecto en el que vienen trabajando hace dos años busca que, de manera simultánea, fiscales e inspectores laborales adelanten investigaciones en el campo penal y administrativo contra quienes acosen a sus subalternos y a los funcionarios o empresas que no pongan en marcha los planes para proteger a los denunciantes.

Como parte del plan se cruzarán bases de datos sobre las denuncias y se compartirá información para impulsar las investigaciones penales.

Lina Arbeláez, directora del grupo de Equidad Laboral del Ministerio, dijo que los denunciantes de ese tipo de casos tienen una protección especial y no pueden ser despedidos de sus cargos. Agregó que los comités de convivencia deben actuar de inmediato frente a esos casos y advirtió que si las empresas no los activan pueden llegar a ser procesadas como cómplices.

El Ministerio viene realizando una encuesta nacional cuyos resultados se conocerán en tres meses y que busca identificar la percepción de acoso de los colombianos. Como parte del estudio se están perfilando la edad, el salario, el cargo y el perfil de las personas víctimas de ese tipo de conductas, para definir nuevas estrategias de prevención.

Igualmente se creó el sello ‘Equipares’, que reconoce a las empresas que luchan contra el acoso laboral y sexual y contratan a personas víctimas de ese tipo de delitos.

Voceros del Ministerio de Salud señalaron que se han activado directivas para que cuando en una consulta psicológica o médica se conozca una denuncia de un posible acoso sexual sea puesta en conocimiento de las autoridades.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.