El Presidente y las ciudades

El Presidente y las ciudades

Un llamado a que en la baraja de prioridades nacionales se incluya el mejoramiento de las ciudades.

notitle
28 de junio 2014 , 06:30 p. m.

El nuevo período presidencial se inicia con complejos y variados desafíos. Mientras se tiene esperanza en que el proceso de paz avance efectivamente, se debe resaltar que los temas por resolver en el país conforman una larga lista, que excede lo discutido en La Habana. Basta recordar que, según las encuestas previas a elecciones, a los colombianos nos preocupan la seguridad ciudadana, la calidad del empleo y el acceso a servicios de salud y educación. A esto se le pueden sumar los grandes esfuerzos que se requieren para hacer frente a las implicaciones del vertiginoso fenómeno de urbanización que vive el país. En la actualidad, cuatro de cada cinco colombianos habitan en centros urbanos y nuestras ciudades empiezan a ingresar al grupo de las más densamente pobladas del planeta.

La urbanización (remplazo de población rural por urbana) es un proceso esperable (que ocurre en todos los continentes y, especialmente, en América Latina) e, incluso, deseable, si se logra de manera organizada. De lo contrario, se convierte en una carga para las administraciones públicas, que ven crecer la población a una velocidad que les impide proveerlas de los servicios que demandan. Esto se traduce en congestión y contaminación, así como en servicios deficientes de saneamiento básico, salud, educación y recreación. En este contexto, el Gobierno Nacional se encuentra en deuda, pues no ha formulado una verdadera política integral de desarrollo urbano, que opere bajo principios de sostenibilidad y competitividad y que propenda al mejoramiento de las condiciones de calidad de vida.

Para saldar dicha deuda se podría empezar por considerar una prioridad a la movilidad urbana, en las dimensiones de gestión del transporte público y de infraestructura. No resulta consistente con el plan de ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) que nuestras ciudades sigan moviéndose al ritmo del transporte colectivo, el cual basa su operación en la informalidad y la ineficiencia. La desatención histórica a este asunto ha puesto en riesgo los esfuerzos de algunos centros urbanos de contar con sistemas organizados y legales, y es responsable del actual uso masivo de la motocicleta en toda nuestra geografía. Esto, a su vez, ha generado problemas de contaminación, seguridad vial y comportamiento ciudadano. No existe alternativa distinta que el que todas las ciudades remplacen por completo el transporte colectivo por sistemas integrados que permitan optimizar la flota y su operación y en donde sea posible contar con políticas laborales apropiadas, así como con requerimientos contractuales asociados con calidad del servicio y desempeño ambiental de los vehículos.

Es igualmente perentorio retomar los propósitos de la Política Nacional de Contaminación del Aire, en especial en lo referente al uso de tecnologías vehiculares limpias. Solo en Bogotá, la contaminación atmosférica cuesta anualmente cerca de 1.000 millones de dólares, dadas las muertes y enfermedades asociadas con dicho fenómeno, así como sus consecuencias negativas en productividad, competitividad y clima de negocios. Sabemos que el camino es no continuar dilatando la implementación de la norma de emisiones que exija la utilización de filtros de partículas en los vehículos diésel y que corresponda, al menos, al denominado estándar Euro 4. Ya concluimos el billonario propósito de mejorar la calidad de los combustibles para poder utilizar dichas tecnologías, y cada día que pasa se generan muertes y enfermedades que estamos en capacidad técnica y económica de evitar.

Un llamado, entonces, a que en la baraja de prioridades nacionales se incluya el mejoramiento de las ciudades. Es allí donde vivimos y producimos la mayor parte de nuestra riqueza.

EDUARDO BEHRENTZ
(@behrentz)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.