Un paseo por el mágico estado de Guanajuato

Un paseo por el mágico estado de Guanajuato

Es uno de los 31 estados de México. Un lugar para descansar y disfrutar la historia y gastronomía.

notitle
25 de junio 2014 , 04:09 p. m.

Para descubrir este estado, una buena idea es empezar por la ciudad de San Miguel Allende, que queda a 265 kilómetros de la Ciudad de México (cuatro horas por carretera) y que fue declarada por la Unesco, en el 2008, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

En este lugar, la belleza está en la calle, en su arquitectura neogótica y barroca, que se convierte en un testimonio de piedra y ladrillo del paso de los siglos. Las casas, los edificios y las iglesias (como la Parroquia San Miguel Arcángel) están perfectamente preservados y brindan la posibilidad de ver el esplendor del pasado en una ciudad a la que le ha sido endilgado (con justicia) el título de ser la más bonita de México.

Archivo particular

Caminar por ahí o sentarse en alguna de las sillas del Jardín Principal de la Ciudad, es una manera de tomarle el pulso a este tranquilo lugar, al que llegan turistas de todo el mundo (especialmente europeos y canadienses) en busca de paz y relajación. Y las consiguen, pero con un extra, pues en este lugar también hay arte (y mucho).

Solo basta visitar la Fábrica la Aurora para comprobarlo. Allí, donde funcionó una fábrica de tejidos hasta 1991, es donde hoy se encuentran más de 40 galerías y estudios, en los que artistas de distintas nacionalidades exponen sus obras y hacen de este espacio un lugar ideal para pasar una tarde o una mañana (la mayoría de locales abren de lunes a sábado de 10 a. m. a 6 p. m.).

Archivo particular

Camino a la independencia

De San Miguel Allende a Dolores Hidalgo hay 40 minutos por tierra. Al llegar, se abre este lugar que es central en la historia mexicana, pues aquí se gestó la libertad del país y por eso recorrerlo es darle una mirada al nacimiento de México como república independiente.

A través de sus monumentos, plazas y edificaciones, se recuerdan los hechos del 16 de septiembre de 1810, cuando el cura Miguel Hidalgo y Costilla animó a sus habitantes a tomar las armas y luchar contra los españoles, en lo que se conoce como el ‘Grito de Dolores’, que tuvo lugar en la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, que aún hoy existe y es una de sus construcciones más importantes visitada, no solo por los turistas, sino por los presidentes del país para festejar la independencia.

Pero también quienes cantan rancheras a todo pulmón encuentran un argumento para visitar esta ciudad (que además fue declarada Pueblo Mágico por su belleza e historia), pues en ella hay un museo dedicado a la vida y obra de uno de los dolorenses más admirados: José Alfredo Jiménez. En esta casa, en la Avenida Guanajuato n.° 11, nació el cantante y compositor. Allí se pueden ver fotografías y objetos que le pertenecieron e hicieron parte de su biografía, así como un precioso mural del artista Octavio Ocampo, en el que la cara del cantante está formada por las imágenes de sus amigos y de quienes influyeron en su carrera.

Y, para terminar, un plan infaltable es probar las nieves, que no son otra cosa que helados que vienen desde los sabores más tradicionales de frutas, hasta los más inverosímiles: camarón, tequila, aguacate y cerveza. Si se anima, no se arrepiente.

El brillo de la capital

Archivo particular

Guanajuato, la capital del estado de nombre ídem, merece subrayado aparte. Básicamente, se roba el aliento por sus calles, su arquitectura, sus museos, su historia, sus actividades. Aquí, los ojos descubren algo nuevo (y viejo al mismo tiempo) en cada parpadeo y por ello fue declarada en 1988, nada más ni nada menos, patrimonio de la humanidad.

Este lugar, que durante la colonia floreció por sus riquezas minerales (oro y plata), actualmente es una ciudad universitaria que alberga a estudiantes de todo el mundo y que ofrece una musculosa agenda cultural para todos los gustos. Allí se destaca el Festival Internacional Cervantino, que reúne literatura, artes plásticas, teatro, cine y música en un evento que se considera como uno de los más importantes del planeta y que este año se realizará en octubre.

Pero no solo en época de festival el arte se toma la ciudad, sino que este es un residente permanente en Guanajuato.

Basta con salir una noche y caminar por sus plazas y parques para escuchar a las estudiantinas, que son tunas que van por distintos puntos de interés la ciudad tocando su música tradicional, en lo que se conoce como una ‘callejoneada’, en la que se funden sus canciones con las historias y leyendas locales. El plan es obligado para todo el que quiera conocer el alma de este lugar.

La invitación que hace Guanajuato a todos sus visitantes es que la recorran de cabo a rabo. Que transiten por sus estrechas calles coloniales (y hasta por la red de túneles vehiculares que también merecen atención), que le den la oportunidad al romance en el ‘Callejón del beso’ (dicen que si se da uno con su pareja aquí recibirá siete años de buena suerte), que suban los escalones de la imponente Universidad de Guanajuato o le den una vuelta a su espléndido Teatro Juárez, que admiren la ciudad desde el mirador y luego bajen en funicular, que se internen en sus entrañas en la Boca mina San Cayetano (abre de lunes a domingo de 10 a. m. a 7 p. m.), y que, si tienen el estómago, le den un vistazo a las famosas Momias de Guanajuato, que se exhiben en un museo y constituyen un espectáculo apto solo para los menos impresionables. La ciudad, sin duda, lo dejará con la boca abierta y le regalará muchísimos buenos recuerdos.

No olvide pasar por León

En esta ciudad, la arquitectura colonial y los monumentos históricos no son tan centrales como en las demás (aunque también los tiene), pues es mucho más moderna. Sin embargo, León también atrae a los visitantes con otros atractivos, como ser la llamada capital mundial del calzado, pues buena parte de la industria del lugar se basa en la producción de este accesorio, por lo que, si va, es una gran idea comprar zapatos, que los venden en inmensos centros comerciales, dedicados casi exclusivamente a ellos, a precios bastante cómodos.

Si usted va...

Recuerde que los colombianos no requieren visa para ingresar a México.

Si va en avión debe tomar un vuelo a Ciudad de México y de allí hacer conexión a la ciudad de León y luego recorrer por tierra el estado.

Por tierra, desde Ciudad de México al estado de Guanajuato hay unas cuatro horas.

Del 8 al 26 octubre se realiza el Festiva Cervantino, un evento que convoca a artistas de todo el mundo en Guanajuato, por lo que esta es una muy buena época para visitarla.

Las calles son bastante estrechas y congestionadas, por lo que es una mala idea andar en carro. Es mejor recorrer la ciudad a pie.

Los precios de alojamiento por noche pueden ir desde 100.000 a 500.000 pesos colombianos.

JULIÁN ISAZA
Enviado especial de EL TIEMPO
Invitación de SECTUR Guanajuato.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.