Circuito de obstáculos, una prueba para guerreros / Carrusel

Circuito de obstáculos, una prueba para guerreros / Carrusel

Las competencias resultan una terapia divertida que promueve cambios en el estilo de vida.

notitle
25 de junio 2014 , 02:30 p. m.

“¡Esto es muy duro! ¿Qué estoy haciendo? ¿Y yo estoy pagando por esto?” Sí. Elizabeth Muñoz estaba pagando por sufrir. Pero luego de cuestionarse por unos segundos, esta decoradora de interiores dejó su momentáneo arrepentimiento, producto del dolor físico y del cansancio mental, y siguió adelante. Y tenía razones para quejarse porque estaba a punto de cumplir ocho horas extremas de entrenamiento militar básico en pleno monte, sin más herramientas que las ganas y un machete, y como únicas provisiones una pequeña ración de atún con galletas, leche condensada y una bebida hidratante.

Sabía en qué se estaba metiendo, sin embargo Elizabeth –una atlética madre de cuatro hijos, que además de ser bailarina profesional de salón ha levantado pesas, ha hecho TRX, pole y chair dance, artes marciales mixtas y capoeira–, confiesa que no calculó lo demandantes que pueden ser las pruebas de obstáculos en actividades extremas como el boot camp. “Como tengo formación deportiva, lo subestimé y yo quería llorar, estaba al borde de la hipotermia y no veía la hora de que terminara; pero al final de la jornada la satisfacción que sentí lo compensó todo, hasta el dolor corporal”.

Y no lo dice en un arranque de masoquismo, “sino que al cumplir mi reto me demostré que las mujeres somos tan capaces como los hombres de asumir este tipo de pruebas físicas, y gané fortaleza mental porque me di cuenta de que no me gusta estancarme sino superarme, y eso no solo lo pruebo en el terreno del boot camp sino también en la vida diaria”, agrega Muñoz.

Para ella, como para los seguidores de estas competencias de obstáculos en el mundo, hay mucho más en juego que mejorar la condición física o tener un cuerpo con la musculatura marcada, “que puede ser lo más superficial del asunto –según explica Martín López, un militar en retiro que hace siete años dirige Tactikal Boot Camp Colombia–. Lo que realmente atrae es cómo este tipo de retos alienta a las personas que están pasando por experiencias difíciles o traumáticas a nivel físico y emocional para que las superen y venzan sus miedos. Y esto contempla desde problemas de sobrepeso hasta una depresión”.

Carreras de obstáculos

Elizabeth Muñoz empezó a hacer boot camp por curiosidad y para exigirse más físicamente.

Muñoz no se inclinó por estos circuitos de obstáculos para superar ningún trauma, pero sí reconoce que esta actividad la empoderó como mujer y le cambió la forma de pensar y de ponerse retos cada vez más altos. “Comprobé mi capacidad de superación y que, si me lo propongo, consigo lo que quiera”, dice ella, que hoy es la única instructora mujer entre un grupo de militares retirados que dicta clases de boot camp.

Como esta práctica, cuyo entrenamiento involucra estrategia militar, el Spartan Race es otro tipo de competencia de alta exigencia en ambientes de condiciones extremas que pone a prueba más de diez capacidades físicas y mentales, entre las que se destacan la resistencia, potencia, flexibilidad, coordinación, precisión, resistencia cardiorrespiratoria, equilibrio y, sobre todo, agilidad y fortaleza mental.

“El Spartan Race es más desafiante, una prueba para bárbaros porque implica mucho más que subir muros, treparse por cuerdas, levantar peso o arrastrarse por zonas alambradas, pues los participantes desconocen el recorrido y las sorpresas que les aguardan a cada paso y se preparan para lo inesperado”, explica Jimmy Díaz, atleta de la Selección Bogotá y quien se prepara para ganar esta carrera, considerada uno de los circuitos de obstáculos más completos en el mundo, y que en alianza con Reebook llegará a Colombia en los próximos meses.

El nombre de esta competencia “recuerda a los espartanos y las duras pruebas de destreza, fuerza y habilidad a las que se sometían desde niños para enseñarlos a batirse como guerreros, estimular su valía individual y ayudarlos a liberarse del temor a lo desconocido, a otros miedos y supersticiones”, dice Yanguas, que dirige 474 CrossFit, un sitio en el que prepara a atletas élites y aficionados que participarán en esta difícil prueba que fue diseñada por ultramaratonistas y se disputa en Europa, Estados Unidos, Canadá y algunos países de Latinoamérica, como México.

“Cuenta con diversas categorías de acuerdo con la condición física y capacidades de los participantes, por eso hay pruebas desde 3 millas con 15 obstáculos hasta la Spartan Death Race, el máximo y último nivel de exigencia, que es una carrera de resistencia de 48 horas o más, con grandes desafíos físicos y mentales”, dice Yanguas, ex corredor profesional de automovilismo y quien participó en una de las categorías de esta prueba en Estados Unidos.

Fuera de la zona cómoda 

Yanguas coincide con Díaz en que esta y otras competencias similares son alternativas lúdicas interesantes para salirse de la zona cómoda, aprender a exigirse hasta el límite y mejorar la calidad de vida. “Sí. Cambia vidas porque quien decide participar en esto hace cambios no solo en su alimentación, sino que además será más consciente de no trasnochar, no excederse en el consumo de licor, y aprenderá a proteger su cuerpo y su mente”, insiste Yanguas.
“Pero quien la corra con fines más competitivos y busque ganarla deberá prepararse mínimo con un año de anticipación, porque el nivel de exigencia es brutal. Otra cosa es hacerla por diversión, para lo que también se recomienda entrenarse previamente en gimnasios o realizar entrenamiento funcional, crossfit, correr y acondicionar el cuerpo con ejercicios de repetición, como lagartijas, abdominales, barras, etc”, explica Díaz, atleta profesional en salto largo.

“Que saque a las personas de la rutina y las rete a cambiar sus vidas emocional y físicamente es el mayor atractivo de estas pruebas”, apunta Angélica Márquez Sandoval, psicóloga organizacional y social que asesora a jóvenes y adultos practicantes del boot camp.

Carreras de obstáculos

Martín López, director de Tactikal Boot Camp (der.), asegura que esta práctica trata la depresión.

En este tipo de competencias, así se hagan solo como pasatiempo, sale a flote la fortaleza emocional. “Las personas enfrentan muchos monstruos internos, miedos que les impiden avanzar no solo en esta experiencia lúdica, sino en su vida personal”, agrega Márquez Sandoval, experta en coaching de vida y quien ha comprobado que quienes realizan carreras de obstáculos se descubren a sí mismos y reconocen sus talentos, capacidades y limitaciones. Entonces las ganancias no son pocas. “Se rescatan el autoconocimiento y el espíritu de la sana competencia y se refuerzan valores como la humildad, la lealtad, la honestidad en cuanto a lo que soy y lo que puedo dar a otros”, dice.

Por eso quienes participan en estas carreras de obstáculos lo hacen con los más variados objetivos, “como la novia próxima a casarse que quiere perder kilos de sobrepeso; la ama de casa que intenta recuperar su autoestima y sentirse más bonita tras su separación; el jefe que busca fortalecer su liderazgo, o los jóvenes víctimas y victimarios de matoneo que a través de nuestros entrenamientos recuperan su autoestima, ganan seguridad y aprenden a socializar”, explica el instructor Martín López.

Para este exmilitar es interesante ver cómo se recupera la autoconfianza y se derrumban imaginarios sociales equivocados, como etiquetar a una persona de débil o fuerte. Los niños y adolescentes se sorprenden al ver cómo en una prueba de obstáculos ese que creían era más débil y lo rechazaban les puede tender la mano y convertirse en el líder del equipo. “Se logra la unión y el rescate de los valores, capacidades y talentos, porque este tipo de experiencias, cuando se viven a temprana edad, marcan ya que siembran una semilla positiva”, añade la psicóloga.

Con el lodo hasta el cuello 

Suena curioso y, de cierto modo, exagerado escuchar que revolcarse en el lodo o arrastrarse en un terreno alambrado puede ayudar en el descubrimiento de sí mismo. “Pero es real, porque al vivir estas pruebas extremas las personas empiezan a ser conscientes de su presente, tienen la atención enfocada en el obstáculo que quieren superar, como el camino lleno de fango, y justo en ese momento es cuando retan su mente y cuerpo para descubrir sus limitaciones y potenciales”, apunta la psicóloga. Por eso este tipo de pruebas ayudan a liberar experiencias negativas que pueden bloquear emocionalmente por años.

Ella insiste en que solo al entregarse a una experiencia se vive un aprendizaje real. “El conocimiento se puede adquirir navegando en Google, pero el aprendizaje se tiene cuando se vive”, repara, por eso estas carreras de obstáculos cautivan y ganan adeptos. Otra de las razones es que remite a los años de infancia y a esa faceta exploradora inherente al ser humano. Y en niños exploradores, temerarios y sedientos de descubrir emociones nuevas se convierten muchos de los que se inscriben en competencias de este talante, como el Desafío de Guerreros. “Esta, cuyo formato se creó en Europa hace 14 años y en el 2012 llegó al país, se realiza en Bogotá, Medellín, Cali y Eje Cafetero, y de 700 participantes que registró en su primera edición aumentó a 3.500 en la más reciente, en mayo pasado, en la capital del país”, cuenta Carlos Sandoval, organizador de la carrera.

El venezolano Ómar Avilán se desplazó desde Caracas a Bogotá para participar en la categoría sub-master del Desafío de Guerreros. Para este administrador y gerente de operaciones, de 35 años, uno de los mayores alicientes es que la disfruta con Miguel, su hermano, quien también la corre. “Compartimos un rato distinto a lo habitual y nos cuidamos la espalda durante la carrera, y correrla me aporta seguridad y me reta para saber hasta dónde soy capaz de llegar. Por más que me cueste, siempre lo intentaré y lucharé hasta conseguirlo”, dice, desde Caracas, Avilán.
Para Miguel, de 43 años, licenciado en administración, “es un reto personal”, y no se cambia por nadie al llegar a la meta. “La satisfacción es algo que me dura varios días, me llena de mucha fuerza y seguridad”, agrega.

Carreras de obstáculos

Omar y Miguel Avilán, venezolanos apasionados por los circuitos de obstáculos.

El Desafío de Guerreros, como las otras pruebas de obstáculos que existen en el mundo, al tener varias categorías permite participar a jóvenes desde los 14 años hasta mayores de 50, es decir a personas con distintos grados de acondicionamiento físico y madurez mental. Por eso, que no haya límites de edad es otra ganancia emocional, “porque cuanto más crecemos cronológicamente, más miedos tenemos”, explica la psicóloga. ¿Por qué pasa eso? “La rutina contribuye. Ese afán de resolver lo urgente, al punto de dejar de lado lo realmente importante, influye en la acumulación de miedos”, dice. Los más comunes, “el temor al fracaso y a sentirnos no merecedores de privilegios materiales y afectivos, como un ascenso laboral o creerse bueno para ser amado”, explica.

Esa fascinación y descarga de adrenalina hasta el éxtasis que sienten quienes se descuelgan de una cuerda a varios metros de altura, se arrastran por una zona alambrada hasta casi morder el polvo o cruzan a nado una laguna helada, suceden porque sienten la felicidad de vivir el presente, y por lo general no se tiene conciencia de este. Y esto pasa porque estamos viviendo cada vez más rápido experiencias sin entregarnos genuinamente a estas como cuando fuimos niños. Y estas pruebas son como la vida misma: nos enfrentan a lo inesperado. Lo confirma Miguel Avilán, uno de los guerreros de estas singulares competencias, cuando dice: “No saber con qué se va a encontrar uno más adelante es lo mejor. Es como vivir un videojuego”.

FLOR NADYNE MILLÁN M.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.