Betty Secret, un ejemplo del emprendimiento colombiano

Betty Secret, un ejemplo del emprendimiento colombiano

Juan Carlos Rojas y Beatriz Correa son un matrimonio que le apostaron a la creación de empresa.

notitle
25 de junio 2014 , 11:01 a. m.

Juan Carlos Rojas y Beatriz Correa son un matrimonio que le apostaron a la creación de empresa en Colombia y lograron construir en 8 años de trabajo Betty Secret, una empresa de confecciones.

Desde que entramos en su fábrica sentimos el ambiente familiar y cuando empezamos a recorrerla nos dimos cuenta que Betty Secret no tiene una cabeza directiva, sino dos que se complementan muy bien, Juan Carlos Rojas, quien es el gerente general y Beatriz Correa, su esposa, gerente comercial de la marca.

¿Cómo comienzan a crear empresa?

La empresa comenzó por el deseo de esta pareja de ser independientes, por eso empezaron a trabajar por el ramo que más tenían experiencia. Juan Carlos trabajó por mucho tiempo como ingeniero de producción en una empresa importante de confecciones y Beatriz se encargaba de la parte comercial en el área publicitaria. Así, esta pareja empezó su empresa familiar, con la confianza que daba su experiencia y la perseverancia: ‘empezamos en un garaje con unas seis máquinas, lo más difícil era encontrar a los clientes para poderles llegar con una marca nueva, entonces había mucha competencia, por eso, había que darles un mejor precio, lo que daba un margen mínimo de ganancias. Pero a medida que iban conociendo la calidad del producto, nos siguieron comprando’, cuenta Juan Carlos.

Después de 8 años de trabajo, lograron posicionar a Betty Secret como una marca de ropa femenina reconocida en el sector popular y un ejemplo de empresa colombiana que busca seguir creciendo para generar más empleo en nuestro país.

Entre victorias y derrotas, se construye una empresa

El camino para alcanzar una meta siempre tiene obstáculos que hay que superar, al final, se convierten en victorias porque son parte del aprendizaje. Para esta pareja existieron dos obstáculos principales en la historia de Betty Secret: conseguir clientes que pagaran a tiempo y la competencia desleal.

‘Este medio siempre vende a concesiones de 20, 30 o 90 días. Hay clientes que nunca pagan, por eso hacer que la empresa sea sólida es un gran esfuerzo’, nos explica Juan Carlos. Respecto a la competencia desleal es cuando otros ofrecen menores precios para conseguir venderlos: ‘hay personas que ya pueden dar su producto mucho más económico que uno. Por ejemplo, todos los que son los importados, el producto de la China, ese es un obstáculo muy grande en el mercado para nosotros, porque eso llega a un bajo precio. Afortunadamente, los colombianos ya empezamos a detectar lo que es el producto nacional enfrentado al producto chino, saben que es un producto con diferente calidad’, nos cuenta Beatriz al respecto.

Después de sortear estas derrotas, llega la gran victoria, tener un reconocimiento de marca, además de tener una empresa sólida cuyos integrantes trabajan como una familia: ‘Hemos tratado de tener como la ideología que hay que pagar a tiempo a los proveedores, a los empleados hay que darles lo justo, todas sus obligaciones de ley, sus parafiscales, afiliarlas al seguro, a todo. Entonces el personal que trabaja en Betty Secret trabaja con gusto, porque saben que le van a pagar sus prestaciones, saben que no se les va a quitar un peso, y los proveedores cuando uno tiene una necesidad, le despachan porque saben que uno les va a pagar a tiempo’, dice Juan Carlos.

Su gran enseñanza

Al final de la entrevista, Juan Carlos y Beatriz cuentan cuatro claves para tener una empresa sólida como lo es Betty Secret:

- Honestidad: ‘Ser honestos para tener las puertas abiertas siempre, ser correctos en los pagos a sus trabajadores y proveedores’, según Beatriz.

- ‘Gastarse lo que se pueda gastar’: como lo explica Juan Carlos, ‘uno debe hacer las inversiones extras después de que tenga una utilidad reconocida. Porque a veces la gente gasta el dinero y cree que ese dinero es suyo y, a la final, no lo es, es de los proveedores, los empleados, es de los gastos familiares’.

- ‘Siempre hay que ser creativos y estar innovando’, dice Beatriz.

- Perseverancia: ‘No hay que desfallecer, hay que meterle el alma al cien por ciento’.

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.