A Petro lo golearon

A Petro lo golearon

Que Gustavo Petro ordene una odiosa ley seca está aceptando que su autoridad es débil.

notitle
24 de junio 2014 , 07:48 p. m.

Los holandeses golearon al equipo español.La madrileña Maricarmen comentó en la peluquería esa derrota: “Jugaron como ingenuos gilipollas; jugaron con miedo y el miedo es dañino. Que lo diga el alcalde Petro, que por miedo a los guaches encapuchados ordenó una cobardona ley seca que arruinó a miles de meseros y negocios”.

Aplaudieron a la criticona Maricarmen. Ayer en las calles, miles de mujeres futboleras lucían camisetas amarillas, mucho santista celebraba la victoria, pero Bogotá era una ciudad castigada: quien beba licor se va a la cárcel o se las entiende con el general Palomino cuando termine en los micrófonos. Que un alcalde tan amigo de mandar como Gustavo Petro ordene una odiosa ley seca está aceptando que su autoridad es tan débil como el equipo de Camerún, el goleado por los brasileños.

El alcalde Petro, que sacó pecho vanidoso derrotando al Procurador; que prohibió las tediosas corridas de toros, hoy teme a los guaches encapuchados es porque se sintió goleado. Y escogió la fácil: prohibió el licor en Bogotá, en la Atenas suramericana, en la ‘Bogotá Humana’, que es bastante inhumana cuando los policías de tránsito salen con sus terroríficas grúas a las calles desocupadas en busca de señoras con carro para multarlas. Les piden hasta certificado negativo de embarazo.

A la peluquería ellas llegaron del ‘puente’ con el pelo quemado y la lengua caliente. La mona Carreño denunció que la máquina tapahuecos (que cobra once mil millones) es un chiste carísimo. Dijo más: que los policías de tránsito abusan y que hay un sospechoso concubinato entre los dueños de las grúas y unos ilustres burócratas influyentes en Bogotá. ¿Quién se gana ese diez por ciento? Adivinen.

Hoy en la ‘Bogotá Humana’ mandan y abusan los encapuchados, que lanzan harina a los ojos y, de paso, roban relojes y celulares. Por eso, las dos hijas rubias princesas del rey de España y sus dos amiguitas, las hijas del embajador en Madrid, Fernando Carrillo, que llegaban a Bogotá mañana, cancelaron el vuelo. Malísima noticia. Les tenían 14 fiestas infantiles en el ‘curubito jai’ y les tocó suspenderlas. Qué vaina, porque esos toques de nobleza gustan en el subdesarrollo. Lo siento; las dejaron viendo un chispero porque las princesitas Borbón ya no vienen.

Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.