Futuro de cerros orientales tras fallo que los blinda, según expertos

Futuro de cerros orientales tras fallo que los blinda, según expertos

Decreto de la Alcaldía refuerza fallo del Consejo de Estado para proteger estas montañas de oriente.

notitle
23 de junio 2014 , 09:59 p. m.

El pasado 14 de junio venció el plazo para cumplirles a los cerros orientales de Bogotá. Así quedó estipulado en un decreto en el que se traza una ruta para darle cumplimiento al fallo del Consejo de Estado, expedido en noviembre del 2013, que blinda al ‘pulmón verde’ de los bogotanos.

El pasado 3 de junio, la Secretaría General de la Alcaldía Mayor obligó a 10 entidades del Distrito a articularse para que la protección de los cerros sea una realidad. (Lea también: Secretaria de Ambiente habla de la situación de los cerros orientales).

Con la nueva regla, por ejemplo, las curadurías urbanas ya no pueden expedir ningún tipo de licencia que permita edificar en las 14.337 hectáreas de los cerros. Sin embargo, las que ya se otorgaron no podrán ser modificadas.

Además, el Distrito deberá detectar nuevos asentamientos y no permitirlos, así como también tendrá que reubicar a la gente que habite en zonas de la montaña que representen peligro.

EL TIEMPO habló con expertos, y ciudadanos conocedores de los cerros orientales –que tienen una extensión de 53 km y van de la localidad de Usaquén a la de Usme–; dieron su punto de vista sobre los avances, el fallo y lo que se debe tener en cuenta.

38 años de lucha

1976. Primer límite

Se trazó una línea a lo largo del cerro para definir hasta dónde construir, y proteger el área de reserva.

1985. Legalizan barrios

La CAR y el DNP dan permisos y se legalizan algunos barrios. Así, se han ocupado 557 hectáreas.

2006. se crea franja

El Tribunal de Cundinamarca avala la franja de adecuación, con la que se establece qué hace parte y qué no de la reserva.

2007. Consejo de Estado

Esta entidad empieza estudio de los límites de la reserva y en 2013 falla para la protección de los cerros.

'Las normas son claves pero no suficientes': Mario Noriega, experto en urbanismo

Para proteger los cerros es necesario definir los límites, en terreno, pues en este momento es muy difícil saber exactamente qué es lo que se puede desarrollar y qué no. Las normas que se hacen al respecto deberían generar incentivos para proteger los cerros porque ellos no se protegen solos: se necesita inversión, hacer cerramientos, contratar seguridad, hacer senderos, equipamientos, redes de servicios públicos.

En un futuro deben ser sitios con un valor ecológico altísimo; que la gente los pueda disfrutar, que mejoren el paisaje, básicamente con grandes parques urbanos.

Nuestros cerros orientales deberían ser el equivalente al Central Park de Nueva York o a las playas de Río de Janeiro, en Brasil.

Caminar sus senderos y enamorarse de ellos. Andrés Plazas, líder Amigos de la Montaña

No hemos sabido brindar las condiciones institucionales y de seguridad necesarias para poder disfrutar de los cerros como el más importante espacio público verde de la ciudad.

Solo a partir del fallo del Consejo de Estado parece que nos estamos interesando en la regularización de los barrios populares que por múltiples razones se han asentado allí.

No existe una estructura institucional ni una organización social que responda efectivamente por ellos.
Su protección puede lograrse con la apertura de muchos de los senderos ya existentes, a lo largo de la ciudad, y mediante la creación de las condiciones institucionales y de seguridad para que los ciudadanos podamos caminar los cerros, cerca de nuestras casas, llegando así a conocerlos y a enamorarnos de ellos.

Construir sobre lo construido. Diana Wiesner, Fundación Cerros

El fallo ampara los derechos colectivos y ordena que en el área no construida (415 hectáreas) se proyecte una zona de aprovechamiento ecológico y recreativo, que compense a los habitantes de los perjuicios ambientales sufridos.

Cuando se empiece a cumplir el fallo se deben ejecutar los planes sobre el área que lleva más de 6 años sin implementarse por el limbo jurídico. Existen más de 13 planes sobre la mesa –como la creación de un corredor ecológico recreativo propuesto por Planeación en el 2007– y siempre hay excusas para no hacerlos realidad, aunque la sociedad civil ya las hace visibles.

Se debe apoyar, sumar iniciativas y exigir que las autoridades no inicien nuevos planes sino que construyan sobre lo construido.

Debemos contagiar a los demás ciudadanos para que participen activamente en el proceso. Los cerros deberán estar integrados como la principal área protegida urbana de la capital.

EL TIEMPO ZONA

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.