Ley seca

Hagamos una disección de esa máxima colombiana, que hoy está a la orden del día

notitle
23 de junio 2014 , 07:35 p. m.

 “Esta noche me emborracho, ‘tiro’ y peleo.”

Confieso que esa frase nunca me ha gustado. Me parece burda, de mal gusto, exagerada y, sin embargo, es el fiel reflejo de nuestra colombianidad. ¿Queremos celebrar? Hay que emborracharse. Pero no es cuestión de tomarse tres o cuatro tragos. Hay que bajarse solito una botella, perder la conciencia, hacer cualquier tipo de locuras y enlagunarse. Eso sí es celebración.

Hagamos una disección de esa máxima colombiana, que hoy, a causa de la Selección Colombia, está a la orden del día.

“Esta noche me emborracho.”

Por alguna extraña razón, celebración o fiesta van directamente ligadas al concepto de consumo de alcohol. Pero no es tomarse una copita. No hablamos de un brindis o de beber un par de tragos para departir con los amigos. La máxima nacional exige que haya un consumo exagerado de licor. No importa si es aguardiente, ron o whisky, la clave es quedar ‘chapeto’. No basta con sentirse ligeramente mareado. Para que una celebración sea completa debemos consumir trago hasta la saciedad. Hay que empezar a hablar con la letra pegada, perder la conciencia y estar al borde de trasbocar; así sí sentimos que se está festejando.

Es por esto por lo que celebraciones con gaseosa y jugo están proscritas. En ellas no hay alegría, falta calor, no se hacen amigos. Una soda no embellece a las mujeres, ni una limonada suelta la lengua. Se necesita trago, mucho trago. ¿Vamos a ver un partido de fútbol? Hay que llevar alcohol. ¿Tenemos un cumpleaños? Llevemos una botellita de algo. ¿Renunció el compañero de contabilidad? Bajemos a la tienda a tomarnos unas cervezas.

Todo es trago. En exceso. Para celebrar hay que ‘engorilarse’.

“Esta noche ‘tiro’.”

El efecto inmediato de tanto alcohol en la sangre es un recalentamiento de las ansias sexuales. Borrados los límites, cualquier hueco es trinchera y sirve para desfogar aquel volcán en erupción que ha sido sacudido por el ímpetu alicorado.

Ya sea en el grado de la prima o la despedida de año de la empresa, con la ayuda de la borrachera la vista se agudiza y la charla se hace más fácil. El balbuceo de incoherencias se convierte en toda una estrategia para pescar al bagre o cachama que muerda el anzuelo.

Lamentablemente, en muchas ocasiones, esta etapa, en lugar de ser la segunda, es la última, pues primero debe darse una pelea entre dos bestias al mejor estilo de los documentales de la National Geographic sobre el apareamiento.

“Esta noche peleo.”

¿De dónde salieron los heridos del primer partido de la Selección? ¿Cuál fue el combustible que impulsó a los hinchas de Millonarios a vandalizar la ciudad en medio del cumpleaños del equipo? No hay que ser un genio para conseguir un culpable: el trago.

Las riñas o peleas tienden a ser el resultado de la ingesta excesiva de alcohol. A causa de unas copas de más nos volvemos más susceptibles, intolerantes y violentos. Creemos que el mundo se doblega ante nosotros, cuando en realidad hay poco de eso. Vienen los choques, los puños, las trompada y, a veces, los cuchillos y los disparos. No es intolerancia; es exceso de alcohol y falta de educación.

Nos ha hecho falta que nos enseñen que para celebrar no hay que emborracharse, pelear y ‘tirar’. La frase podrá ser muy graciosa, pero no está bien. La alegría puede compartirse sin necesidad de consumir litros de cerveza o botellas enteras de ginebra. Es una lástima que tengamos que aprender a punta de ley seca, que no es la solución.

* * * *

#PreguntaSuelta: ¿Usted ya se castrochavizó?
@colombiascopio

JUAN PABLO CALVÁS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.