Regresa Monty Python, los 'Beatles de la comedia'

Regresa Monty Python, los 'Beatles de la comedia'

El célebre grupo se reúne después de 30 años para un espectáculo que se estrenará en julio.

notitle
22 de junio 2014 , 05:20 p. m.

Solo un grupo cómico ha alcanzado metas tan disímiles como tener un asteroide nombrado en su honor o que el diccionario Oxford haya aceptado una palabra inspirada en él.

En apenas 15 años de trabajo, el colectivo británico Monty Python logró esos particulares reconocimientos y además dejó una marca indeleble en generaciones de humoristas.

Formado por Eric Idle, Terry Gilliam, Terry Jones, John Cleese, Michael Palin y el fallecido Graham Chapman, el grupo consolidó un particular estilo de comedia que combinaba el surrealismo con el absurdo, la irreverencia con la crítica. De ahí el término inglés Pythonesque, reconocido por Oxford.

El sexteto, cuya influencia en el humor ha sido comparada con la de los Beatles en la música, debutó en 1969 y se separó en 1983.

Más de tres décadas después y a pesar de la temprana muerte de Chapman (falleció a los 48 años a causa de un cáncer de laringe y médula), los miembros sobrevivientes decidieron reunirse para un espectáculo en vivo, que se anunció a finales del año pasado y estaba programado para los primeros días de julio en la imponente arena O2, de Londres.

La expectativa ante su regreso es tal que las boletas para el show se agotaron en 43 segundos. Por ello, el grupo decidió ampliar la temporada a diez funciones.

Además, la presentación del 20 de julio se transmitirá en 1.500 salas de cine alrededor del mundo (en Colombia aún no se ha confirmado su presentación).

Pero, ¿cuál es el secreto para que este pequeño grupo lograra permear a tal escala la cultura popular al punto de influenciar a estrellas como el exbeatle George Harrison, quien se ofreció a financiarles una película solo por la satisfacción de verlos actuar?

Mucho tiene que ver con el trasfondo de su trabajo, que aunque en ocasiones rayaba en el absurdo, solía contener profundas reflexiones sobre la sociedad de la época.

Así sucedió en La vida de Brian, una cinta de 1979 que seguía la vida de un joven judío nacido el mismo día que Jesús, en la casa de al lado del pesebre. Brian estuvo a punto de toparse con Jesús en los momentos más importantes de la vida del redentor. La historia planteaba claramente una sátira religiosa, pero también terminó siendo una reflexión sobre los fanatismos, sobre los grupos revolucionarios de la década del 70 y sobre los sistemas políticos que dominaron el siglo XX.

Curiosamente, poco antes de empezarse a rodar, la película se quedó sin fondos porque el estudio que la producía la consideró demasiado blasfema. La cinta finalmente entró a producción cuando George Harrison decidió empeñar su casa para darles a los Python los 4 millones de dólares que se necesitaban para rodarla.

Hasta el cine y el teatro

La irreverencia del grupo fue una marca registrada desde sus primeros años. Su famoso programa de televisión, Monty Python’s Flying Circus, estaba compuesto por pequeñas escenas que se entrelazaban con los trabajos de animación de Terry Gilliam, el único estadounidense del grupo, que dirigía y escribía más de lo que actuaba.

Esas rutinas eran el reino del absurdo. Algunas estaban inspiradas en personajes reales, como ‘Concurso comunista’, en la que Karl Marx, Lenin, Che Guevara y Mao Tse Tung se reunían en programa de variedades supuestamente especializado en comunismo, pero que sorprendentemente, y ante el estupor de los invitados, se convertía en un concurso sobre datos curiosos del fútbol inglés.

Gracias al éxito de ese programa, que solo duró cuatro temporadas al aire, el grupo pudo saltar a la gran pantalla para realizar cuatro películas: And Now for Something Completely Different (una frase recurrente del programa), Monty Python and the Holy Grail (traducida al español con el llamativo nombre de Los caballeros de la mesa cuadrada), la ya mencionada La vida de Brian y El sentido de la vida.

La separación definitiva del grupo se dio después del espectáculo teatral Monty Python Live at the Hollywood Bowl, inspirado en las rutinas más exitosas de su programa.

La mayoría de sus integrantes continuaron sus carreras como comediantes, mientras que otros se enfocaron en el cine, como Gilliam, responsable de verdaderos clásicos de la ciencia ficción como Brazil y 12 monos.

Cada tanto salen a la luz destellos esporádicos de sus creaciones más famosas. Always Look on the Bright Side of Life (“mira siempre el lado positivo de la vida”), la canción con la que finaliza La vida de Brian, ha sido utilizada por bandas de la talla de Iron Maiden y Green Day, e incluso Idle la cantó en la ceremonia de clausura de los Olímpicos de Londres.
Pero, a pocos días de su esperado regreso, hay algunos que se toman el tiempo para analizar a profundidad el asunto, como Gilliam, quien dijo que le parecía “deprimente” la resurrección de Monty Python.

“Hemos trabajado muy duro para hacer nuestras carreras más allá del grupo, y ahora estamos siendo arrastrados de nuevo... Pero no somos tan fuertes porque nos gusta más estar juntos. Es más difícil hacer comedia ahora de todos modos: somos más viejos, nos hemos convertido en el ‘establecimiento’ del que nos solíamos burlar”, dijo el cineasta en una entrevista reciente.

Lo más seguro es que las sinceras declaraciones del director estadounidense no disminuyen las emociones de los fanáticos, ya que como los mismos Python les enseñaron, “siempre hay que mirar el lado positivo de la vida”.

El funeral de Graham Chapman

Los cinco sobrevivientes del grupo se han reunido para ocasiones especiales, con resultados hilarantes, como el funeral de Graham Chapman, en 1989. En ese entonces, preparaban una reunión para celebrar su vigésimo aniversario, pero fue cancelada por el deceso del artista. “Es el mayor aguafiestas que he conocido”, bromeó Terry Jones; “que tenga un buen viaje el cabrón aprovechado, espero se fríe”, dijo Cleese en la ceremonia.

De ahí en adelante, la muerte de Chapman se convirtió en otro chiste de los Python. En 1998, el American Film Institute les otorgó el premio Star Ward, y los cinco artistas llegaron al evento con las supuestas cenizas de Chapman, que regaron por todo el escenario.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.