La desazón ante la guerra, desde el arte

La desazón ante la guerra, desde el arte

'Los desastres de la guerra' se puede ver hasta el 6 de octubre, en el Museo del Louvre de Lens.

notitle
13 de junio 2014 , 03:24 p. m.

El héroe que cabalga contra el enemigo mientras la brisa acuna las crines de su caballo es una representación bélica que, no obstante los esfuerzos de la propaganda oficial, quedó obsoleta hace dos siglos. Los artistas que no estaban pagados por el poder empezaron a mostrar de otra forma la guerra desde la época napoleónica.

Sangre, hierro candente y roto que perfora la carne, fusilamientos, las consecuencias de las armas nucleares, el abandono de los muertos que se pudren en trincheras enfangadas de agua, caras mutiladas. El horror de la guerra sin épica, sin el consuelo del guerrero ni la gloria, esquiva a todos, porque todos mueren y matan.

Para explicar esa evolución, el Museo del Louvre de Lens, al norte de Francia, organiza desde finales de mayo ‘Los desastres de la guerra, 1800-2014’, una potente exposición que reúne casi 500 obras de grandes nombres como Goya, Picasso, Fenton, Richter o Capa.

La muestra se divide en 12 secuencias que recorren 20 conflictos; avanza desde el soldado napoleónico congelado retirándose de Moscú, pasa por las fotografías de Robert Fenton, tal vez el primer fotógrafo de guerra, en el frente de Crimea; se para en las dos guerras mundiales y en los campos de exterminio nazi; desnuda la espalda quemada de una joven japonesa víctima de la bomba atómica de Hiroshima y llega hasta las torturas de Abu Ghraib.

El español Francisco de Goya es clave en la exposición, que incluso toma el nombre de su serie ‘Los desastres de la guerra’. Goya, un hombre a quien atormentaron sus sombras, anunció con su genio las tinieblas que ensangrentarían las tierras de España y Europa. Goya es tal vez el primer gran artista antimilitarista, una influencia imprescindible para entender a muchos maestros del siglo XIX y XX.

La exposición arranca con el retrato de Napoleón a caballo que hizo Jacques-Louis David, pura propaganda del héroe. Unas pocas salas más adelante aparece otro Napoleón, este de Paul Delaroche. Es el mismo hombre, pero el Napoleón de David parece capaz de mover montañas y el de Delaroche es un pobre hombre derrotado, una figura que ya solo espera la muerte.

¿Dónde y cuándo?

‘Los desastres de la guerra’ se puede ver hasta el 6 de octubre, en el Museo del Louvre de Lens (Francia). www.louvrelens.fr

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.