Gran encuesta: ¿hasta dónde puede llegar la locura mundialista?

Gran encuesta: ¿hasta dónde puede llegar la locura mundialista?

Supersticioso, mal hablado y excelente anfitrión es el hincha latino.

notitle
10 de junio 2014 , 12:30 a. m.

El amor por la pecosa da para todo. Y contrario a lo que suele pensarse, puede unir más que separar. La pasión por el Mundial de Fútbol sirve para cambiar rutinas y hasta para propiciar nuevas relaciones amorosas. De todo se ve, por ejemplo, que un hombre se comprometa a lavar los platos o la ropa por un mes con tal de disfrutar los partidos de su selección, o que saque a relucir su lado más agorero y hasta grosero.

Estos cambios de comportamiento se percibieron en la encuesta Hábitos y comportamientos de los latinoamericanos relacionados al fútbol, hecha a 1.500 latinos entre 18 y 55 años (brasileños, argentinos, mexicanos, chilenos y colombianos) por la firma Procter & Gamble, que quería conocer los hábitos y creencias de los hinchas, además de saber cómo son los detalles de su preparación para gozarse la cita mundialista que arranca hoy.

Y llaman la atención porque si bien no son pocas las pasiones que pueden unir a un país, en América Latina es la que identifica plenamente a sus habitantes. Ocho de cada 10 encuestados confiesa que le encanta este deporte. En Brasil, Argentina y Colombia se halla el mayor número de hinchas (hombres y mujeres) que se consideran “fanáticos fervientes” de sus selecciones. Los brasileños encabezan la lista con el 18 por ciento y los australes con el 16, seguidos por Colombia, con un 12.

Pero, ¿ser hincha realmente sirve para algo? “Sí, sirve como distracción y para llenar la necesidad de pertenencia. En otros casos se usa como escape para no enfrentar las situaciones presentes, al igual que otras personas usan la droga, el alcohol, la comida, etc. Puede ser un medio para conectar con amigos y familiares que tienen la misma pasión”, explica Clara Arenas, educadora y facilitadora de desarrollo personal.

Para la psicóloga clínica Isabel Jiménez, “ayuda en la medida en que las personas proyectan en su ‘ídolo’ su ideal del yo, su figura de identificación, las características, cualidades, bondades, fortalezas e incluso debilidades que de una otra manera, real o imaginaria, siente que comparten”.

Es más, según Jiménez, con el fútbol también se tejen esos vínculos afectivos. “Sirve para proyectar, desfogar y poner vivencias, sentimientos y hasta frustraciones”, agrega. De hecho puede ser tan terapéutico vivir la fiesta del fútbol como cualquier otra afición o pasión que se recomiende “para reducir el estrés”, dice la psicóloga Íngrid Gómez. El problema, como en todas las aficiones (deportiva, política o religiosa) es cuando la persona se vuelve fanática. “En este punto se desconecta de sí misma y de su ambiente, y al vivir para su equipo puede crearse una actitud obsesiva. En su afán de ganar y tener la razón puede volverse agresiva, sectaria y criticar y rechazar a quien no esté en su bando”, explica.

Yo, mi mejor hincha

Hinchas

La mayoría de encuestados considera la propia casa el lugar favorito para disfrutar de un partido.

 ¿En realidad, si tenemos que ser hinchas de algo o de alguien? “Sí; hincha de sí mismo –responde Jiménez–. Cuando las personas aprendan a quererse, respetarse, reconocerse y aceptarse a sí mismas, podrán admirar y respetar a otros”.
“Más que ser hincha, es creer en algo, tener una pasión”, agrega Gómez. Y la razón es sencilla: “La vida se vuelve más agradable cuando hay algo que nos gusta, distrae, ayuda a sacar tensiones, canalizar emociones y sublimar comportamientos”, dice.

Que la pasión por el fútbol ayude a tejer relaciones sociales y sea posibilitadora incluso de relaciones de pareja es otro de sus atractivos. Y lo refiere el mismo estudio: “Para la mayoría de los hinchas latinoamericanos encuestados, el fútbol es considerado un programa familiar; 8 de cada 10 prefiere ver los partidos de su selección en familia. Y dos de cada 10 han conocido a su pareja viendo un partido de fútbol”.

Se ha comprobado que en momentos de excitación emocional, “llámese miedo, alegría, ansiedad, se generan conexiones neuronales y vínculos con las personas que se tienen cerca. Es como una manera de acompañarse en esos momentos emocionales y se desencadena una conexión emotiva”, precisa Gómez, asesora en relaciones. Por eso compartir la afición al fútbol también es una primera forma de romper el hielo para comenzar una relación.

Ahora bien, qué pasa con quienes ni los inmuta el tema futbolístico. ¿Son los bichos raros de esta fiesta? No. Los psicólogos consultados coinciden en afirmar que no se puede tildar de excéntricos ni a los hinchas que hacen todo tipo de locuras por su equipo (ver recuadro), ni a los que se mantienen al margen de esta fiebre.
Tanto los unos como los otros “simplemente están expresando sus ideas, valores y paradigmas. No es ni bueno ni malo.

La verdadera pregunta sería si funciona o no para ser feliz. Muchos seres humanos siguen buscando afuera lo que solo pueden encontrar dentro”, insiste Arenas, experta en desarrollo personal. Y va más allá: “Algunos quieren vivir a través de otros lo que no tienen el valor de vivir por sí mismos.

Otros buscan la forma de escapar de las presiones diarias porque no tienen mecanismos para manejar sus vidas y pierden el sentido de las prioridades”, que es el caso de los fanáticos desbocados. Lo cierto es que tener una pasión en la vida es saludable, sea esta un proyecto, un estilo de vida, una actividad o, ¿por qué no?, un equipo de fútbol.

Locuras mundialistas

• Cuatro de cada 10 latinos prometerían a su esposa/esposo que lavarían los platos o la ropa durante un mes.
• Tres de cada 10 latinos se harían un corte de pelo radical.
• Cinco de cada 10 ven los partidos vistiendo adornos en todo el cuerpo. A brasileños y colombianos les gusta lucir gorros, gafas y cornetas. A los mexicanos, pintarse la bandera de su país en el rostro y el cuerpo, y a los argentinos y brasileños, vestirse con la bandera.
• Cuatro de cada 10 hinchas latinos se afeitarían la barba que han dejado crecer por años solo por ver ganar a su selección.
• Más del 50 por ciento de los colombianos encuestados trabajarían más horas extras para ahorrar dinero, viajar y ver en vivo los partidos de su selección en el Mundial.
• Tres de cada 10 participarían en la mayor cantidad de promociones que puedan para ganar un viaje. Incluso no les importaría pedir dinero en la calle para acompañar a su selección.

Radiografía del hincha latino

Los más rezanderos, los colombianos. Siete de cada 10 rezan antes.
Los más agoreros, los colombianos. El 30 por ciento acostumbra vestir la misma prenda durante todos los juegos por cuestión de suerte.
Los más groseros. Seis de cada 10 latinos no frenan su emoción durante un partido y dicen malas palabras. La lista la lideran los argentinos y los chilenos (7 de cada 10, en ambos casos).
El lugar favorito para disfrutar un partido es la casa (9 de cada 10 lo prefieren). Brasileños, colombianos y mexicanos prefieren ir al estadio si tienen la oportunidad.

Datos curiosos 

2 de cada 10 hinchas en América Latina conocieron a su pareja cuando veían un partido de fútbol, según encuesta Hábitos y comportamientos de los latinoamericanos relacionados al fútbol.

4
de cada 10 colombianas disfrutan mucho ver fútbol, vibrar por un equipo y seguir los partidos de su selección, dice el estudio.

Asesoría: Clara Arenas, educadora, facilitadora de desarrollo personal, coach holístico, clara.arenas@avanteseminar.com. Ana Isabel Jiménez, psicóloga clínica, educadora, fisioterapeuta, facilitadora de desarrollo personal, coach holístico, www.anaisabeljimenez.com. Íngrid Gómez, psicóloga, asesora de relaciones, www.prosperlove.com

* La encuesta fue realizada por P&G en colaboración con el Instituto Ipsos. Los datos se recolectaron entre el 15 y el 26 de noviembre del 2013.

 

FLOR NADYNE MILLÁN M.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.