El Mundial también se juega en las calles

El Mundial también se juega en las calles

Organizaciones sociales y sindicatos disputan partido aparte contra el gobierno de Brasil.

notitle
09 de junio 2014 , 10:27 p. m.

La lucha emprendida en las calles por las organizaciones sindicales y sociales contra el Gobierno brasileño podría convertir el Mundial de Fútbol, que comienza en dos días, en toda una pesadilla.

La Policía brasileña dispersó el lunes con botes de gas lacrimógeno a un grupo de huelguistas que intentaba bloquear el acceso a una de las estaciones del metro de Sao Paulo, cuyos empleados completaron cinco días de huelga, a muy poco tiempo del puntapié inicial de la Copa del Mundo.

Los trabajadores en huelga se manifestaron esta madrugada ante la estación Ana Rosa e intentaron bloquear el tránsito por una importante calle aledaña con hogueras que alimentaron con basura y madera. Los agentes de la Policía Militarizada del Estado de Sao Paulo dispersaron a los manifestantes.

El tráfico permaneció bloqueado hasta que los bomberos apagaron los focos de fuego y recogieron el material que ardía en medio de la calle. La Policía detuvo a 70 empleados del metro de Sao Paulo que participaban en la manifestación, aunque luego fueron puestos en libertad sin cargos, según el presidente del Sindicato de Trabajadores del Metro, Altino Prazeres.

La Policía también usó gases lacrimógenos para dispersar un grupo de estudiantes que pretendía juntarse a los huelguistas para manifestar su apoyo a los paros.

Los trabajadores del metro decidieron el domingo mantener por tiempo indefinido la huelga, que comenzó el pasado jueves, a pesar de que la Justicia de Trabajo la declaró ilegal por considerarla “abusiva”. Tras la decisión judicial, el gobierno del Estado de Sao Paulo anunció el despido de varios empleados que se negaron a regresar a sus puestos de trabajo pese a la declaración como ilegal de la huelga.

El gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, también ordenó el envío de refuerzos policiales a todas las estaciones del metro para garantizar la seguridad de los empleados dispuestos a acatar la orden judicial y normalizar sus actividades. Pese a la huelga, dos de las cinco líneas del metro operaban ayer normalmente en tanto que en las otras tres los trenes circulaban pero no todas las estaciones estaban abiertas.

El Tribunal Regional de Trabajo también determinó que el sindicato pague una multa de unos 222.120 dólares diarios en caso de que mantenga la paralización.

“Tenemos un Mundial, el mayor evento deportivo del mundo. El gobierno del Estado tiene elecciones al final del año (octubre), tiene que negociar. Tenemos que enfrentar al Gobierno”, afirmó el presidente del Sindicato al justificar la decisión de mantener la paralización.

Con la inminencia del Mundial, que comienza el jueves en Sao Paulo con el partido entre Brasil y Croacia, varios sindicatos presionan con sus reivindicaciones laborales mediante huelgas y protestas, en tanto que algunos grupos sociales realizan diferentes actos para manifestar su oposición a la organización del evento deportivo por los altos gastos para el Estado.

Los hurtos y las huelgas laborales son las mayores amenazas para las ciudades que albergarán el Mundial, aseguraron ayer los analistas económicos de la firma IHS. La consultora dijo haber estudiado los riesgos físicos para los visitantes, así como las restricciones en materia de transportes y el enrarecido entorno económico y político del país. Según IHS, Brasil se gastó 840 millones de dólares (620 millones de euros) para garantizar la seguridad durante el inminente evento, cinco veces más de lo invertido por Sudáfrica en 2010.

“Las autoridades brasileñas han invertido fuertemente en equipos de defensa y seguridad para enfrentarse a una amplia gama de desafíos en las doce ciudades sede”, explicó Laurence Allan, jefe del servicio de análisis de riesgos de Latinoamérica.

Los sindicatos se han convertido en el principal dolor de cabeza del Gobierno brasileño, según IHS, que destacó que desde que los basureros de Río obtuvieron un fuerte aumento salarial tras protagonizar una huelga, otros grupos de funcionarios amenazan con acciones similares.

En Belo Horizonte, Natal, Recife, Río de Janeiro y Sao Paulo el riesgo de robos y de protestas laborales es muy grande. En el caso de Río, “los hurtos y los robos con violencia son la mayor amenaza a la que se enfrentan los visitantes”, según IHS.

En Sao Paulo, “existe una alta probabilidad de disturbios y vandalismo relacionados con las protestas sociales durante el Mundial”.

Fortaleza, Porto Alegre y Salvador de Bahía son las ciudades donde existen mayores probabilidades de sufrir un hurto. Fortaleza es la séptima ciudad más peligrosa del mundo, según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen.

En Porto Alegre, la amenaza viene por la presencia de las ‘barras bravas’ argentinas, dada la proximidad de la frontera de los dos países. En el caso de Salvador, es conocida por “la violencia callejera y los atracos” durante el Carnaval, un riesgo que se extiende ahora al Mundial. “Es seguro que va a haber protestas sociales en muchas de las ciudades sede” agregó Allan, aunque las autoridades brasileñas han instalado puestos de mando y de control capaces de “inundar áreas con personal de seguridad” en caso necesario.

Encuestas recientes hechas por el Pew Research Center de Estados Unidos aseguran que un 61 por ciento de los brasileños estaban en desacuerdo con la realización del Mundial, que simboliza la brecha entre lo que los líderes locales prometieron y lo que finalmente entregaron.

Cuerpo de colombiano será repatriado

El ministerio colombiano de Relaciones Exteriores afirmó que el cuerpo de Edwin Alexánder Gallego, quien murió la noche de este domingo en Brasil, será traslado al país. También confirmó que Gallego no era turista y que, al parecer, murió en una riña.

La canciller colombiana, María Ángela Holguín, declaró que la muerte de Gallego, de 39 años, “no tiene nada que ver con un viaje” a Brasil para seguir a la Selección Colombia en el Mundial, sino que residía en Sao Paulo desde hace años. Janeth Gallego, hermana de Edwin Alexánder, dio también una breve declaración a los medios en la que explicó que el fallecido, originario de Bogotá, era comerciante.

“En este momento del Mundial estaba aprovechando para vender las banderas y era una persona excelente”, aseguró.

AGENCIAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.