Editorial: El bajo desempleo de Bogotá

Editorial: El bajo desempleo de Bogotá

En el caso de Bogotá, que hace 14 años llegó a tener casi un 20 % de desocupados, resulta más loable

08 de junio 2014 , 08:34 p. m.

Si las cifras que muestran un descenso sostenido del desempleo en el país son buenas (9 por ciento, de acuerdo con la última medición del Dane), lo son aún más las que registran ciudades como Barranquilla (7,6), Bucaramanga (8,4) y Bogotá (8,7). Clara señal de que el buen momento de la economía nacional se ha traducido en mayores oportunidades de trabajo para los colombianos.

En el caso particular de Bogotá, que hace 14 años llegó a tener casi un 20 por ciento de desocupados, resulta más loable. La capital no solo está por debajo del guarismo nacional, sino que ha conseguido que más del 66 por ciento de la población en capacidad de trabajar tenga empleo digno, en una ciudad donde las cosas no son fáciles dado el número de personas que la habitan y los nuevos residentes que recibe a diario.

En el último trimestre, el empleo asalariado creció 2,1 por ciento y el salariado, 2,7, según cifras de la Administración. Aunque la informalidad sigue siendo una constante y un karma para el Gobierno, es meritorio que el comercio, la construcción, el turismo y la prestación de servicios hayan vuelto a impulsar las oportunidades laborales. Y es probable que se mantenga, si los anuncios de multimillonarias inversiones en infraestructura y demás se materializan a corto y mediano plazo.

Cabe destacar aquí la revelación de la Cámara de Comercio de Bogotá, según la cual en lo que va corrido del año la creación de nuevas empresas en el primer trimestre ha sido del 53 por ciento, principalmente de microempresas. Esto también contribuye a generar plazas de trabajo.

Todo lo anterior no significa que la situación laboral de miles de personas sea óptima. Aún hace falta atacar, con políticas públicas, el tema de la informalidad, que va en aumento y genera permanentes roces sociales en la ciudad, o el desempleo juvenil, fruto, entre otras cosas, de la escasa posibilidad que tienen los muchachos de seguir sus estudios profesionales y, por tanto, se ven obligados a buscar trabajo.

La situación del desempleo en Bogotá, sin ser la mejor, es más alentadora que la de décadas atrás. Ojalá se mantenga y lo propio puedan decir, en breve, otras capitales como Medellín y Cali.

EDITORIAL

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.