'La jaula de oro': cruda mirada al sueño americano

'La jaula de oro': cruda mirada al sueño americano

Se estrena este drama acerca de un grupo de niños que intentan llegar ilegalmente a EE. UU.

notitle
05 de junio 2014 , 03:22 p. m.

En el 2002, el realizador mexicano-español Diego Quemada-Diez se hizo amigo de un taxista, después de rodar un cortometraje en Sinaloa. Su relación se estrechó tanto que se quedó en la casa de él y desde ahí pudo ver un tren con personas apiladas en el techo.

“Eran unos 80 viajeros a los que les dábamos comida y agua y con los que recopilé muchos testimonios de su travesía”, recuerda Quemada-Diez de esta experiencia que le sirvió como fuente de inspiración para su película 'La jaula de oro', estreno de hoy en Colombia.

Los sueños de tener oportunidades, las expectativas de una mejor vida o las ganas de reencontrarse con sus familias al otro lado de la frontera, fueron los ingredientes del filme, que se centra en el viaje de cuatro jóvenes que salen de Guatemala y pretenden entrar como ilegales a Estados Unidos.

“Muchos lo hacen por tratar de darles un futuro mejor a sus familias, eso me llevó a pensar: bueno, por qué no hago un poema épico, creo una ficción, cuento sus historias y les doy voz”, aseguró el director en entrevista con EL TIEMPO.

“La idea era contar la historia a través de la mirada de cuatro preadolescentes y disolver un poco las fronteras”, comentó al referirse a la universalidad de su mensaje. “Todos tenemos las mismas necesidades y sueños”, agregó.

Quemada-Diez decidió buscar a sus protagonistas en algunas zonas marginales de Guatemala y en poblaciones cercanas. Su idea era contar con gente de la zona, como aquellos que le confiaron sus dramas de viaje en Sinaloa.

“Trabajé con actores naturales e hicimos pruebas con seis mil niños para hallar a los protagonistas”, explicó el realizador, que contó que la película colombiana Rodrigo D no futuro fue una influencia en su trabajo.

Uno de los personajes que más se destacó en el proceso de 'La jaula de oro' fue el niño indígena Rodolfo Domínguez Gómez, que hizo el papel de Chauk (que significa trueno). “Estaba en la fila, descalzo y con una camiseta de Rambo. Hablé con él, a través de una traductora, y me dijo que se quería largar de su pueblo… esa fue una respuesta correcta”, agrega.

“Filmé esta película con una sencillez formal y con la idea de que el cine puede tener una función social y un espíritu más humano”, recalca Quemada-Diez al comentar la naturaleza casi documental de la producción.

“Insertamos a nuestros protagonistas en un entorno real. Rodamos en más de 120 locaciones, con 2.000 extras, en trenes, con grupos de asalto, armas y soldados. Fue una logística muy dura”, reflexiona el director que no ha parado de ir a festivales y de recibir premios: en la edición 2013 del Festival de Cannes su película fue galardonada por el reparto.

Así mismo, arrasó en la edición 56 de los premios Ariel, que otorga la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, al quedarse con diez premios.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.