Con la camiseta de la no violencia

Con la camiseta de la no violencia

A través del fútbol, se pretende hacer un llamado sobre la violencia contra la mujer.

notitle
05 de junio 2014 , 02:35 p. m.

Cada vez que el rostro de una mujer aparece en un medio de comunicación, denunciando abuso o atropellos, más allá de sus dramas la pregunta obligada es qué pensarán los hombres. Una inquietud que a mí particularmente me ronda desde el mismo día de mi secuestro en mayo del 2000. Por eso hace poco más de dos años quise encontrar una fórmula para que ellos hablaran, pero no sabía cómo era la mejor forma de llegarles.

La respuesta la encontré mientras atravesaba el desierto del Sinaí, rumbo a El Cairo (Egipto), en marzo del 2013, en medio de un reportaje periodístico. Tres mujeres caminaban entre las dunas, cubiertas con sus burkas negras y una de ellas pateó una bola de hierba seca. ¡El fútbol! Esa era una de las piezas clave para llamar la atención de los hombres. Desde ese momento empecé a gestionar cualquier tipo de encuentro con algún equipo, dirigente o jugador, pero todas las respuestas fueron negativas.

Estaba convencida de que la mejor forma de llegarle a los hombres era a través de la pasión que logra paralizarlos.

Y el llamado tuvo respuesta semanas después. Luis Bedoya, el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, me buscó para saber qué era lo que quería. “El próximo 25 de mayo es el aniversario de mi secuestro y quisiera llevar una valla al estadio con el nombre de mi campaña ‘No Es Hora De Callar’…”. Pasaron tan solo dos segundos para recibir el sí. Era increíble, pero además motivador lo que estaba pasando. “No lo hagamos solo en Bogotá, que sea en todos los estadios y busquemos que los jugadores de la Selección Colombia se sumen”, agregó Luis Bedoya.

Esa conversación fue el inicio de toda una cruzada para buscar el apoyo del deporte que más hombres mueve en el mundo. La primera jornada, en ese mayo del 2013, fue un reto. Ir de camerino en camerino sensibilizando a los futbolistas para que ellos lo hicieran con sus hinchas se convirtió casi que en una terapia de grupo. Ninguno se negó. Creo que es imposible decirle no a una realidad en la que la víctima puede ser la hija, la esposa o la hermana del propio deportista.

Estrellas de Santa Fe, Millonarios, Nacional, Cali, Independiente Medellín y Junior se pararon frente a la cámara y enviaron su mensaje en contra de la violencia hacia las mujeres. Lo mismo hicieron directores, técnicos y árbitros. Luego, salieron a la cancha portando la camiseta con el mensaje ‘No Es Hora De Callar’, el nombre de la campaña que busca alentar a las mujeres a que denuncien y busquen ayuda.

Pero para mayor sorpresa, los propios directivos del fútbol colombiano decidieron que esta no podía ser una jornada de un día, y tras varias conversaciones la Federación y la Dimayor aceptaron firmar un convenio con EL TIEMPO y ONU Mujeres, para institucionalizar la tercera semana de mayo la jornada de protesta desde los estadios. El mundo del fútbol entendió que su responsabilidad va más allá de arrancar gritos, admiración y euforia entre los hinchas. Los hombres decidieron ponerse la camiseta de las mujeres para generar conciencia y, por eso, Luis Bedoya alentó a todos los jugadores de la Selección Colombia para que en el 2014 fueran los voceros de la campaña.

Esta segunda etapa la vivimos en Barcelona, tres días antes del partido del equipo tricolor ante la selección de Túnez, en el partido preparatorio a la Copa del Mundo.

“Lo vamos a hacer, porque más allá de apoyar las campañas humanitarias, tenemos madres, esposas e hijas y debemos pensar en ellas”, fue lo primero que me dijo el defensa Mario Alberto Yepes, capitán de la Selección cuando nos reunimos.

No es fácil contarles una y otra vez, a unos futbolistas, que se ha sido víctima de violencia sexual, pero creo que en últimas eso es lo que los ha tocado en su fibra más profunda para sumarse a esta iniciativa y entender su papel en un propósito nacional. “Mientras usted ve este mensaje, una mujer está siendo víctima de violencia…”, esa fue la primera frase; la dijo James Rodríguez ante la cámara. Ahora él, Yepes, Juan Guillermo Cuadrado, Jackson Martínez, Teófilo Gutiérrez y Freddy Guarín aparecen en los videos que se mueven por las redes sociales, diciendo ‘No Es Hora de Callar’. El fútbol nos puede ayudar a cambiar una de las más crueles realidades que afronta Colombia.

Jineth Bedoya
Subeditora
EL TIEMPO

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.