Dos desalojos terminaron en disturbios en Cali

Dos desalojos terminaron en disturbios en Cali

Ocho lesionados dejaron enfrentamientos que se presentaron ante desalojo en Los Chorros.

notitle
04 de junio 2014 , 08:30 p. m.

La pugna por vivienda en Cali provocó ayer disturbios en dos puntos de la ciudad. Ocho personas, incluidos dos policías, salieron lesionados.

Uno de los incidentes se presentó en el sector de Alto Los Chorros, sur de la capital del Valle, a donde las autoridades se dispusieron a recuperar un terreno que hace parte del hospital Mario Correa Rengifo. Allí un policía y tres civiles resultaron con lesiones, entre contusiones y cortes.

Mientras que antiguos habitantes de Brisas de un Nuevo Amanecer, ocupación informal en el río Cauca desalojada hace unos cuatro años, llegaron a reclamar el derecho a la vivienda y terminaron enfrentados con uniformados frente a la sede de la Corporación Autónoma del Valle (CVC). Unas 250 personas afirman que les prometieron casas y su inconformidad ha llegado a distintos despachos de la ciudad. En este caso tres civiles y un policía sufrieron contusiones.

En Los Chorros se inició desde las primeras horas de ayer el desalojo de unas 300 personas que se asentaron en la ladera, inmediaciones del hospital departamental Mario Correa Rengifo.

La Secretaría de Gobierno informó que este procedimiento se cumplió a partir de un procedimiento legal para recuperar un terreno que el centro asistencial, que presta atención a la comuna 18 y vecinas en el sur de Cali, requiere una ampliación para mejorar el servicio a la comunidad.

Unas 150 familias montaron ranchos en los últimos dos meses en ese cerro e insistieron en que habían comprado mejoras, o que pagaban arriendo y reclamaban su derecho a una vivienda. También sostuvieron que el lote está desocupado desde hace muchos años sin dueño que lo reclame. El asentamiento, al que bautizaron ‘Altos Los Pinos’, desde donde se divisa parte de Cali, se volvió ‘campo de batalla’.

Un centenar de integrantes del Escuadrón Antidisturbios (Esmad) de la Piolicía llegó al lugar con la orden de desalojar.

Pero los habitantes, encabezados por mujeres, se resistieron al procedimiento y empezó inicialmente un forcejeo con los uniformados. La situación se fue calentando hasta cuando se produjo una pedrea y peleas a garrote. En medio de esa situación los policías acudieron a los elementos de aturdimiento y gases lacrimógenos.

Dos mujeres embarazadas y varios niños se vieron afectados con los gases, según los manifestantes.

“Para dónde vamos a coger, esto no es de nadie y nosotros no tenemos donde vivir. Esto es horrible, no respetaron ni los niños y nos fueron echando esos gases cuando aquí hay dos guarderías”, reclamó una pobladora del lugar.

En el procedimiento estuvieron presentes funcionarios de la Secretaría de Gobierno, la Personería y el Dagma. Hacia el mediodía se estaba completando el desmonte de los ranchos hechos en esterilla y guadua, en su mayoría. Según el secretario de Gobierno, Carlos José Holguín, el lote es propiedad del Hospital Correa Rengifo, que tiene manejo departamental. “El procedimiento fue solicitado por la entidad de salud para cumplir con un proyecto de ampliación”.

Para llevar a cabo la diligencia fueron enviadas tres notificaciones de advertencia. Un desalojo se cumplió el pasado 5 de mayo, pero los ciudadanos volvieron a ocupar el lugar, según fuentes oficiales. Los ocupantes reiteraron que los atropellaron en el procedimiento y que no tienen donde vivir.

Disturbios llegaron hasta sede de la CVC

La protesta que mantienen habitantes del antiguo Nuevo Amanecer, en el jarillón del Cauca, llegó esta vez a la sede de la CVC y se volvió tropel.

Desde las 7:00 de la mañana medio centenar de personas buscaron un diálogo para reclamar viviendas, que, aseguran, les prometieron en el pasado gobierno de Cali. “Exigimos que nos entreguen las casas, porque casas hay”, dijo Emma Angulo.

Cuando llegó el Escuadrón Antidisturbios (Esmad) a las 3:00 de la tarde hubo forcejeos y pedradas. La situación causó desvíos y contratiempos al tránsito en la calle 56 (avenida Guadalupe). Al iniciarse una pedrea, los uniformados usaron gases lacrimógenos y elementos de aturdimiento.

Los protestantes dijeron que salieron afectadas dos mujeres embarazadas.

CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.