Editorial: Que se someta a la justicia

Editorial: Que se someta a la justicia

Lo que ocurrió en el DAS no solo no fue transparente, sino que en incursionó en la criminalidad.

02 de junio 2014 , 07:49 p. m.

Más de tres años después de su abrupta huida del país, la cuestionada exdirectora del DAS María del Pilar Hurtado enfrenta la posibilidad de ser deportada a Colombia, donde es juzgada por cinco delitos relacionados con el oscuro capítulo de las ‘chuzadas’ y los seguimientos ilegales realizados por ese organismo de seguridad contra magistrados de las cortes, periodistas, ONG de derechos humanos y políticos opositores del gobierno de Álvaro Uribe.

La Corte de Justicia de Panamá decidió que el asilo concedido por el gobierno de Ricardo Martinelli no era procedente porque los delitos imputados a la polémica exfuncionaria no son de carácter político, sino ordinario. Es la misma posición que ha sostenido la justicia colombiana, que ha demostrado que los procesados por el escándalo cuentan con todas las garantías que debe dar un Estado de derecho. Así lo ha reconocido en diferentes oportunidades el exsecretario general de Palacio Bernardo Moreno, que, con Hurtado, es el exfuncionario de más alto rango investigado por el caso y que, a diferencia de su colega, decidió desde el primer momento darle la cara a la justicia.

Poca presentación tiene que personas que han ocupado los más altos cargos del Estado pretendan, como lo hizo la señora Hurtado, deslegitimar la actuación de la institucionalidad colombiana cuando ejerce su obligación de efectuar los controles necesarios en cualquier democracia. Si algo está probado es que lo que ocurrió en el DAS, en la administración de Hurtado como desde comienzos del pasado gobierno, no solo no fue transparente, sino que en ocasiones incursionó en la criminalidad. El exdirector Jorge Noguera está condenado por haber puesto esa institución al servicio de los paramilitares, y el exsubdirector José Miguel Narváez está preso y llamado a juicio como supuesto cerebro de varios de los peores crímenes cometidos por esas bandas de extrema derecha.

Ante la ley no hay intocables. Si Hurtado es inocente, lo natural es que venga a demostrarlo ante la justicia y el país, y que aclare cuál fue el origen de los seguimientos que realizaron los miembros del DAS que seguían sus órdenes, algunos de los cuales han, incluso, admitido su responsabilidad en conductas criminales.

EDITORIAL

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.