Controversia por intercambio de prisioneros EE. UU. - talibanes

Controversia por intercambio de prisioneros EE. UU. - talibanes

La liberación del soldado que estaba en manos de talibanes se dio a cambio de cinco islamistas.

notitle
01 de junio 2014 , 09:10 p. m.

El acuerdo sellado por Estados Unidos con Afganistán irritó a republicanos y organizaciones, que temen que ponga en peligro a sus ciudadanos en zonas de conflicto.

El acuerdo fue sorpresivamente anunciado el sábado por el presidente, Barack Obama, y su secretario de Defensa, Chuck Hagel, tras lo cual la oposición republicana fustigó a la administración demócrata por haber "tratado con terroristas". (Lea también: Un soldado de EE. UU. liberado a cambio de cinco afganos de Guantánamo)

Para lograr la liberación de su sargento, Bowe Bergdahl, cautivo desde hace cinco años, los estadounidenses trasladaron a cinco talibanes afganos de Guantánamo a Catar, país que ha fungido de intermediario.

"Negociando como lo hemos hecho aquí, enviamos un mensaje a todos los grupos de Al Qaida en el mundo -algunos de los cuales mantienen a estadounidenses como rehenes- de que estos rehenes tienen (aún más) valor que antes. Eso es peligroso", sostuvo en CNN Mike Rogers, republicano que preside el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

"Estamos muy preocupados por esta vuelta de tuerca en la política de Estados Unidos (que era) no negociar con terroristas", lamentó el legislador. Washington con frecuencia llama la atención de gobiernos extranjeros sospechosos, por ejemplo, de pagar a secuestradores para conseguir la liberación de sus ciudadanos.

El acuerdo anunciado el sábado es, según Rogers, "una señal de aliento a los terroristas del mundo entero para que secuestren a más estadounidenses". Incluso un exasesor de seguridad nacional del presidente Obama, el general retirado Jim Jones, criticó el intercambio que, a su juicio, genera un riesgo para militares y civiles estadounidenses en las zonas de conflicto. "Si (los terroristas) piensan que perpretar acciones contra estadounidenses les permite de alguna manera conseguir sus fines, lo harán", advirtió el alto funcionario.

'Amenaza contra todos los estadounidenses'

El legislador Rogers fue aún más explícito, al considerar que la decisión del presidente Obama había "puesto en peligro a los soldados estadounidenses para los años venideros". En la misma línea de alarma se manifestó la asociación estadounidense IntelCenter, que consideró en un comunicado que "el intercambio (...) aumentaba drásticamente la amenaza contra todos los estadounidenses en el mundo, que son objetivos prioritarios de Al Qaida y sus filiales".

El senador republicano John McCain, quien se enfrentó a Barack Obama en los comicios de 2008, le pidió al mandatario estadounidense "garantizar que estos extremistas talibanes crueles y violentos no volverán jamás a combatir contra Estados Unidos y nuestros aliados", acusando a los cinco islamistas de Guantánamo liberados de ser "probablemente responsables de la muerte de miles" de personas. "Son los más duros del núcleo duro. Personas de muy alta peligrosidad", insistió McCain respecto de los cinco exintegrantes del régimen fundamentalista talibán, en el poder en Afganistán entre 1996 y 2001, y aún influyentes entre los insurgentes islamistas. (Lea también: Presos liberados de Guantánamo eran altos cargos de los talibán)

Otros republicanos fueron más lejos acusando al presidente Obama de violar el protocolo estadounidense al no informar al Congreso un mes antes del acuerdo. "Realizando este traslado, el presidente viola claramente las leyes que estipulan que debe notificar al Congreso 30 días antes de cualquier transferencia de terroristas de Guantánamo, y explicar en qué medida la amenaza representada por estos mismos terroristas estaba considerablemente atenuada", dijeron el representante Howard McKeon y el senador James Inhofe.

Un argumento desechado por el jefe del Pentágono, Chuck Hagel. "El presidente de Estados Unidos, como comandante en jefe, tiene el poder y la autoridad para tomar la decisión que ha tomado conforme al artículo II de la Constitución", dijo el secretario de Defensa desde Afganistán, adonde fue el domingo en una visita sorpresa. En el avión, Hagel descartó totalmente cualquier discusión con el Congreso: "El sargento Bergdahl (...) era un prisionero de guerra. Se trató de un intercambio de prisioneros. Como secretario de Defensa, yo autoricé la liberación de cinco presos talibanes".

Padres del soldado de EEUU liberado dicen que 'necesitará tiempo'

Los padres del soldado estadounidense Bowe Bergdahl lanzaron un conmovedor mensaje de amor y apoyo el domingo a su hijo, liberado de manos de los talibanes, diciéndole que entendían que necesitaba tiempo para reacostumbrarse a su anterior forma de vida. Bergdahl, el único soldado estadounidense detenido en Afganistán desde que comenzó la guerra en 2001, quedó libre el sábado a cambio de la liberación de cinco destacados dirigentes del régimen talibán prisioneros en Guantánamo, en el marco de un sorpresivo acuerdo intermediado por Catar.

"Te amo, Bowe", dijo Jani Bergdahl, la madre del soldado liberado, tratando de contener el llanto, durante una rueda de prensa televisada desde Boise, Idaho (Estados Unidos), en la que estaba con su esposo Bob.

"Muchas personas están en el lugar (en Alemania, donde se encuentra) para ayudarte en todos los aspectos de tu rehabilitación, hasta tu recuperación total, confía en ellos. Todo está bien. Y tómate todo el tiempo necesario para reinsertarte y relajarte. No tienes que apresurarte, tienes toda la vida por delante", dijo la madre del soldado.

Los Bergdahl nunca pudieron hablar directamente con su hijo desde su secuestro el 30 de junio de 2009 en Afganistán. Tuvieron que recurrir a los medios de comunicación para comunicarse con él, sin saber si el sargento cautivo había recibido su mensaje.

Las autoridades no han precisado por cuánto tiempo el soldado de 28 años permanecerá en el centro médico militar estadounidense en Landstuhl, Alemania, donde fue ingresado. "Espero tanto ver tu cara después de estos cinco años, largos, muy largos años", dijo Jani Bergdahl. Readaptarse al modo de vida estadounidense representará ciertamente un desafío para un hombre que, según fuentes rebeldes, fue llevado de un lugar a otro a lo largo de la frontera afgano-paquistaní antes de llegar a la zona tribal paquistaní de Waziristán del Norte.

El soldado adoptó las costumbres de sus captores y aprendió farsi y pastún. El padre, Bob Bergdahl, señaló que él y su esposa habían decidido no hablar hasta no poder hacerlo directamente con su hijo, por el estrés que un contacto prematuro podría hacerle sufrir, y comparó esta etapa con los niveles de descompresión que deben respetar los submarinistas durante el ascenso. "Bowe ha estado ausente durante tanto tiempo que para él será muy difícil volver", agregó el padre. "Si un buzo asciende demasiado rápidamente" tras una inmersión profunda "eso puede matarle", señaló.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.