No más matoneo mediático / El otro lado

No más matoneo mediático / El otro lado

Se nos olvidó que antes de informar deberíamos corroborar que lo que se dice es verdad.

01 de junio 2014 , 04:56 p. m.

“Por favor, no más campaña sucia”, gritan los medios y los periodistas.

“Mayor calidad y equidad en el tratamiento mediático, por favor”, mandan a decir de la campaña del Zorro.

“No respondemos a la guerra sucia”, dice el señor que dice ser Presidente.

“Los grandes medios están con Santos”, informa lasillavacia.com.

“Luis Carlos Vélez, fuera de Noticias Caracol”, dicen las redes sociales. Uribe regresa y RCN feliz. Y todo es un escándalo: hackers, J. J. Rendón, narco, paz, guerra, Farc, paras…

La verdad es muy simple: hubo cinco candidatos, pero hay un solo rey. Tres fueron sus ministros, una, su novia y otro, su candidato. Él fue el único ganador y será el único ganador: este país es su reino. Y todo lo ganará por ser el que mejor comunica, el que más conoce al pueblo, el que mejor seduce al periodismo.

El papel de los medios de comunicación y del periodismo en esta campaña electoral es para reflexionar. ¿En qué momento abdicamos de nuestro rol periodístico y nos convertimos en la cancha donde se juega al matoneo político, a la estrategia sucia, a la táctica del todo vale?

Más allá de “él” y sus tuits, de Zuluaga para lo público, Zorro para la estrategia; más acá de la incapacidad comunicativa y la falta de unidad de Santos y su Unidad, todos más cerca de los escándalos, sorprende cómo los periodistas “comunican” todos los tuits del Zorro sin revisar su contenido.

Un tuit es noticia por el escándalo o la emoción que provoca en el periodista... Pero ¿y si lo que dice no es verdad?, ¿si lo que afirma es falso?, ¿si lo que matonea es difamatorio? No importa. Se pasa en directo porque “la fuente” es la responsable.

Tal vez en esta campaña el daño colateral más grande fue para el periodismo: su credibilidad y legitimidad están en entredicho.

A los periodistas se nos olvidó que antes de informar deberíamos corroborar que lo que se dice es verdad, buscar datos que confirmen o desmientan, contrastar fuentes, proveer contexto, establecer criterios de comprensión...

Pero no, se pasa el tuit sin cumplir con los mínimos chequeos. Así, no se requieren periodistas, bastaría con un algoritmo que selecciona los matoneos y listo.

En televisión no hubo una campaña que amerite comentario: todo es desangelado, sin ideas, sin emociones. Hay uno que entrega un papel y dice que cumple sin saber qué dice el papel. Hay otro que dice que cumple pero no sabemos qué. Y así seguimos en la nada.

En los debates de televisión no pasó nada. El de RCN correcto: Rodrigo Pardo y Yolanda Ruiz en lo correcto.

El de Caracol fue al mejor estilo de la palabra mayor de Vélez papá. Bueno, él habla de fútbol, pero aquí se trata de país: de pensar nación. Así que la única emoción fue en las redes sociales contra Vélez hijo.

En este paisaje, lo que se hace noticia es lo que diga el Zorro: uno de día y otro de noche. En pantalla, Zuluaga; en el matoneo, “él”. Y así la campaña la ganará “él”. En una historia que parece V de Venganza. Y recuerda a las masas que eligieron a Hitler.

Esperamos que en estas dos semanas mejoremos los periodistas y no nos dejemos marcar la agenda por el matoneo, que seamos capaces de frenar la mentira como forma de hacer política, que intentemos informar con contexto y contraste.

Y soñar con que la televisión puede pausar y pensar más allá del titular. Por ahora, va perdiendo el periodismo, va ganando el Zorro.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.