'Aquí me le mediría, incluso, a restaurar una chiva': Jeff Allen

'Aquí me le mediría, incluso, a restaurar una chiva': Jeff Allen

El Protagonista de 'Automaníacos' visita a Medellín con motivo del concurso de autos elegantes.

01 de junio 2014 , 09:41 a. m.

Jeff Allen, el americano adicto a los autos y protagonista de la serie 'Automaníacos' del canal History Channel, está de visita en la ciudad para conocer cuál es la cultura local que se ha desarrollado para cuidar, restaurar y presentar los vehículos en un concurso del más alto prestigio como lo puede ser el ‘Concours d’elegance’.

Allen explicó que su afición a los coches no tiene límite, no importa si son de última generación o si fue producido por el propio Henry Ford.

Para este hombre todas las máquinas son verdaderas joyas que fueron creadas para disfrutar, vibrar con ellas y, en su caso personal, para aprovechar el conocimiento que ha heredado de su familia y construir fortuna.

Jeff asegura que su pasión por los coches nació de la mano del abuelo y de su padre que desde la corta edad de 3 años lo llevaban en una grúa a sus viajes por todo Estados Unidos en búsqueda de vehículos usados o varados y que eran recogidos para luego llevarlos hasta la ciudad de Juárez, México, donde eran restaurados o reparados por ellos mismos.

Luego eran transportados nuevamente hasta la ciudad de El Paso, en el estado de Texas, para venderlos y con ello ganar una suma mediana de dinero con la que luego podían comprar nuevos carros.

Recuerda claramente que su padre tenía muchos Chevrolet, porque le encantaban los carros músculos, especialmente los Camaros y los Corvette, razón por la cual no se quiso quedar atrás.

Por eso “cuando tenía 13 años compré un Camaro del año 61 que me obligaron a vender a los 15 años cuando pude tener mi licencia de conducción porque mi padre creyó que podría matarme en él. Pero no fue tan mala la venta porque gané 5000 dólares, poco más del doble de lo que había invertido”, recuerda entre risas este hombre de más dos metros de estatura.

Jeff recomienda que antes de comenzar un proceso de restauración debe evaluarse muy bien el estado en el que se encuentra el motor, el chasis y la carrocería pues si se descubre que está muy oxidado es mejor no perder tiempo en este y buscar uno en mejor condición a menos que sea un auto muy valioso por haber pertenecido a la familia o a una persona muy importante en la historia.

Este experto sabe que su ojo está bien entrenado y “no se deja meter gato por libre”, razón por la cual cuando va a realizar la compra de un vehículo o cuando es invitado a ver autos en una exhibición o concurso, se toma su tiempo para ver cada detalle: los vidrios, la cajonería, la calidad de la pintura, el estado del motor, el sonido de la maquinaria.

“Todo es importante. No tener miedo de ensuciarse y meterse por debajo porque a veces solo maquillan los coches para que se vean bien, pero cuando haces la compra comienzan a aparecer todos los problemas”, dice.

Este fanático hombre de las 4 ruedas explica que gran parte del éxito de su trabajo se lo debe a su esposa Megan Bailey, quien ha sido la que le ha permitido mantener los pies sobre la tierra. Ella no se deja llevar por el impulso de la compra, mide muy bien cuál es el costo y el beneficio que puede tener.

Parte de su trabajo es complacer a las estrellas de Holywood, entre las cuales están Charlie Sheen y Tim Allen.
Para estos recuerda haber conseguido vehículos con precios entre los 250.000 y los 500.000 dólares, pero cree que el verdadero placer no está en tener uno solo de mucho valor sino varios que en suma tengan el mismo valor, pues su filosofía es poder cambiar de carro como lo hace con su ropa interior.

Luis Alberto Moreno, director del Museo del Transporte de Antioquia, explicó que la idea de este concurso es reunir a los fanáticos de los coches en un solo espacio, pero además poder tener a los dueños a sus lados para que los asistentes puedan hacerles preguntas, conocer su historia, saber cómo se logró su adecuación, reparación o restauración total.

Moreno agregó, además, que el Club Campestre de Llanogrande, lugar elegido para la exhibición, es perfecto para compartir con los demás y hacer un picnic en familia, disfrutando de una buena picada y un buen vino. “En fin, hacer de este concurso una experiencia memorable”.

Los jurados de la exhibición, en esta oportunidad, serán Sandi Michael, americano reconocido por ser jurado en varios concursos del mismo tipo en la región; Hugo Semperena, argentino, editor de la publicación Ruedas Clásicas y experto en restauración de vehículos, y Jaime Claramounth, panameño, fundador del club de Autos Antiguos en el vecino país.

David Sánchez Mejía
Reportero Grafico El Tiempo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.