La lección de Diego Costa... (Opinión)

La lección de Diego Costa... (Opinión)

Es mejor no forzar la vuelta de un jugador a las canchas: si Falcao no está listo es mejor esperar.

24 de mayo 2014 , 07:59 p.m.

La lesión de Diego Costa fue una de las novelas de la semana en el fútbol europeo. Que si juega la final, que si se guarda para el Mundial... Que se fue a hacerse un tratamiento con placenta de yegua, que hizo piques en el último entrenamiento. Lo cierto es que al final apareció en la planilla, escuchó el himno de la Liga de Campeones parado al lado de sus 10 compañeros titulares y el sueño apenas le duró nueve minutos.

Con la salud no se juega. Uno entiende las ganas de Costa, lo que significa para Atlético de Madrid, el impulso anímico, para los suyos, y la presión, para el rival, de tenerlo en la cancha. Pero ahora, ese problema en el bíceps femoral de la pierna derecha no solo lo sacó de la ‘Champions’: también podría dejarlo afuera del Mundial. Vicente del Bosque, el seleccionador español, estaba viendo el partido en la tribuna del estadio La Luz, de Lisboa. Seguramente se fue muy preocupado a casa.

¿A qué viene todo esto? A que es mejor no arriesgar ni a un jugador ni a un equipo por una decisión equivocada. La lesión de Diego Costa le terminó pesando a Atlético, que en el alargue terminó sin poder hacer un cambio para refrescar la nómina, porque ya había quemado uno en el hispano-brasileño. ‘Juanfran’ terminó acalambrado. Real Madrid aprovechó eso para volver un partido apretadísimo y cerrado en un 4-1 que, de ninguna manera, refleja lo que pasó en la cancha. Pero cuidado: Real Madrid ganó bien.

Y para Colombia, queda una lección. Por forzar a un jugador, por más importante que sea el objetivo, se puede perder un futuro mucho más importante. Costa quería jugar en Brasil, su país natal, y ahora está en serio riesgo de ni siquiera hacer parte de la lista de 23. Por eso, no hay que forzar un regreso anticipado de Radamel Falcao García. Si no está en plenitud de condiciones, es mejor que lo dejen tranquilo, que no lo expongan a un problema mayor.

La lesión de Falcao es una de las peores que puede sufrir un futbolista. Ya lo vivió en River Plate, pero en la otra rodilla: se demoró nueve meses en volver, por apresurarse. Ya aprendió la lección. Y si no, otro ejemplo: ante la ausencia de Xabi Alonso, suspendido, Carlo Ancelotti se decidió por el alemán Sami Khedira, quien tuvo el mismo problema físico que Falcao. Ya han pasado siete meses desde que se lesionó. Volvió y no es el mismo. Estuvo perdido, lejos de la jugada. Terminó pegando. No estaba para jugar. ¡Cuidado!

El torneo de Ascencio...

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Sudeditor Deportes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.