Sabbahi, el único que desafía al mariscal Al Sisi en Egipto

Sabbahi, el único que desafía al mariscal Al Sisi en Egipto

Entrevista con el aspirante a la presidencia, al parecer muy cercano a los jóvenes de la revolución.

notitle
20 de mayo 2014 , 07:28 p.m.

Hamdín Sabbahi (Kafr El Sheij, 1954) es el único candidato que se enfrentará al mariscal Abdel Fatah al Sisi en las elecciones presidenciales de Egipto, que tendrán lugar el 26 y 27 de mayo.

Ante este gran reto y las mínimas posibilidades que tiene de ganar, Sabbahi se muestra tranquilo y confiado, apoyándose en su experiencia y en todos aquellos grupos políticos y ciudadanos corrientes –muchísimos jóvenes– que rechazan el regreso definitivo a una dictadura en Egipto.

“Soy un político que ha estado presente y trabajando con la gente en los pasados 40 años. Conozco sus demandas y mi programa ofrece lo que la mayoría busca”, asegura Sabbahi en una entrevista con EL TIEMPO en su despacho de la capital egipcia. “Entré en esta batalla con confianza porque soy el candidato más cercano a los jóvenes –que hicieron la revolución del 2011– y a las clases medias y bajas, que quieren justicia social y democracia”.

El político de tendencia izquierdista ya compitió por la presidencia en el 2012 y alcanzó el tercer lugar, sorprendiendo a muchos y convirtiéndose en un referente. “Creo que tengo muchas posibilidades, aunque la competición es mucho más difícil en esta ocasión”, admite Sabbahi. “Ahora mismo Egipto vive en un ambiente de terror por los ataques y la violencia que tienen lugar a diario, y esto empujará a los votantes a elegir al candidato que ofrece mano dura. Personalmente creo que el terrorismo hay que combatirlo en su origen, que es la pobreza y la desigualdad, y eso no se puede hacer por la fuerza”.

El veterano opositor tiene un planteamiento más moderado e inclusivo respecto a los islamistas, frente a su poderoso rival Al Sisi. El mariscal fue el hombre que derrocó al expresidente Mohamed Morsi el pasado 3 de julio y ha prometido que acabará definitivamente con los Hermanos Musulmanes si llega al poder. “Bajo mi presidencia, los Hermanos Musulmanes serán aceptados y tratados de forma justa e igualitaria, como todos los demás ciudadanos, siempre y cuando no empleen la violencia”, asegura Sabbahi, que apoyó el golpe militar contra la Hermandad, pero ha criticado la represión que le siguió.

Sabbahi se muestra convencido de que los votantes lo ven como el “candidato revolucionario”, frente al candidato del régimen. Precisamente, el candidato del águila (símbolo elegido para que aparezca junto a su nombre en las papeletas electorales) sabe que Al Sisi cuenta con el apoyo de las instituciones estatales, incluido el Ejército, pero esto no le asusta.

“Tengo experiencia compitiendo en las elecciones frente al Estado egipcio, que siempre ha apoyado a un candidato concreto”, explica Sabbahi, que fue parlamentario en la época de la dictadura de Hosni Mubarak. Los medios de comunicación también están volcados con Al Sisi, desde hace meses, y ahora están incluso llevando a cabo una campaña de desprestigio de su único rival. “Confío en la inteligencia del público y en el hecho de que yo me comunico con los ciudadanos directamente, no solo a través de los medios”.

Sabbahi ya denunció irregularidades durante la campaña y expresó en varias ocasiones dudas sobre la transparencia del proceso. Sin parar de fumar y sentado cómodamente en un sofá gris, Sabbahi no se atreve a criticar al mariscal Al Sisi, alegando que eso no sería correcto, pero asegura que desde el principio rechazó que el Ejército presentara un candidato.

“Tengo un gran respeto por el Ejército y reconozco su papel fundamental en Egipto, pero es preferible que se mantenga alejado de las disputas políticas. Debe haber una clara distinción entre su papel como protector de la Constitución y del país, y su papel en la política”.

Independientemente del resultado que salga de las urnas, Sabbahi pasará a la historia como el único que se atrevió a competir frente a los militares, que controlan los destinos de Egipto desde hace seis décadas.

Francesca Cicardi
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.