La salvación y conquista de Aura López son las letras

La salvación y conquista de Aura López son las letras

La escritora cree que en la cultura es oportuno tratar el conflicto 'hombre y mujer'.

notitle
16 de mayo 2014 , 09:14 a.m.

Aura López Posada es escritora. Honesta y apasionadamente discierne sobre el tema que desee, pues es además una lectora asidua, una mujer de carácter con el que no desplaza a la sutileza y es un ser inteligente.

Esta última cualidad, cuando le pertenece a una mujer, hace que los hombres a su alrededor escondan el sombrero.

‘Aurita’, que es como ella prefiere ser llamada y como la conocen sus amigos, ve la inteligencia como una exquisitez, de manera que encontrar a alguien que es capaz de reflexionar con lucidez sobre sí mismo y sobre el mundo, además de que le resulta atractivo, lo considera como todo un gran hallazgo.

Una historia semejante sucedió con Alberto Aguirre, con quien compartió muchos años de su vida; lo que descubrió en él y en la profundidad de sus pensamientos, la sedujeron, pero no fue entonces cuando empezó a dedicarse a la gestión cultural.

A propósito, ella pone este último término en una balanza de vacilación, puesto que piensa que llega a ser difuso en la práctica ya que no cualquier encuentro social es uno cultural, no, la cultura trae implícito el conocimiento y no prescinde de él.

En la década de los cincuenta, cuando se gestaba en Medellín un grupo de hombres cultos que sin proponérselo se convertirían en artistas, críticos, ensayistas y literatos, Aura López se dedicaba al periodismo.

Para muchos en aquel decenio, y para otros tantos de ahora, su voz es inolvidable. La escuchaban en radio entrevistando a diferentes personajes, con la particularidad de que era y ha sido auténtica expresando lo que piensa al conversar.

Al preguntarle sobre sí misma, responde: “No quiero hablar de mí, hablemos de nosotras”.

En el 59 entrevistó a Aguirre, desde entonces se dedicó a la librería que lleva su nombre, pero también se vinculó con las Escuelas Públicas de Medellín, con el Museo de Antioquia, con el Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe e incluso fue invitada en diferentes emisoras.

Ella hizo parte de ese grupo de hombres cultos.

Más adelante se destacó como columnista en el periódico El Mundo y también en El Colombiano. Publicó tres libros que recogen una gran parte de sus textos de opinión: Historias, editado por el Museo de Antioquia en 2004; La Escuela y la Vida, editado por Fundación Confiar en 2006 y Mujer y Tiempo, editado por Fundación Confiar y Confecoop.

En 2011 Aura López publicó 'El Peñol, crónica de un despojo', obra que incluye diversas voces que dan cuenta de otra historia.

Pero, aunque algunos dicen que ha escrito poesía, ella lo desmiente. Ha leído poemas desde que recuerda que sabe leer, le encanta y tiene, a propósito, una consideración al respecto: “En cada cosa que se habla de una mujer, la más sencilla, la más simple, hay por dentro una discriminación: no me gusta la palabra poetisa”.

Con base en esta premisa, específica que uno de los temas sobre los cuales ella ha percibido a lo largo de su vida que se debe tener una reflexión es el de la diferenciación de la mujer en la sociedad.

“Un hombre que escribe poesía es un poeta, una mujer que escribe poesía es una poeta. La mujer acepta el término poetisa como una palabra envuelta en un papel de regalo, cuando es una vana adulación: la mujer es tan persona como el hombre, no tendría por qué ser llamada diferente a él si hace lo mismo”, expresa.

Agrega que es una discusión que en apariencia resulta no ser tan trascendental, inane o sin importancia, pero cree que ahí “hay una derivación que en el fondo del alma nos separa del poeta que tiene que ser uno solo, sea hombre o mujer”.

Más de medio siglo dedicado a la cultura le ha permitido llegar a la conclusión de que uno de los asuntos complejos es que se hable de la mujer como un tema aparte. ‘Aurita’ dice que va a cambiar la situación el día que la misma mujer tenga una noción cabal de persona y no pida un trato diferente.

Para entender un poco más este carácter, vale la pena añadir que ella es una gran admiradora y lectora de Virginia Wolff, quien escribió alguna vez: “Me atrevería a aventurar que Anónimo, que tantos poemas escribió sin firmarlos, era a menudo una mujer”.

Piensa que es maravilloso tratar ese problema que se llama hombre y mujer, pues “para qué tienen que recordarnos lo que ya nos sabemos de memoria, no necesitamos un lugar especial pero sí el lugar de persona”. concluye.

Documental en honor a su vida y obra

César Augusto Montoya, periodista, cineclubista, crítico de cine, realizador audiovisual, profesor universitario y cofundador de la revista de cine Kinetoscopio, realizó un documental sobre la vida y obra de Aura López.

Confiar propuso la realización de este proyecto como un reconocimiento a la dedicación de esta mujer en el campo de las letras y en la promoción cultural. Sus opiniones, a lo largo de su gestión, han sido consideradas como importantes, en tanto se han convertido en denuncias sociales.

MANUELA SALDARRIAGA H.
Para EL TIEMPO
Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.