'Desde niño escuché cumbias colombianas': Kevin Johansen

'Desde niño escuché cumbias colombianas': Kevin Johansen

El cantante argentino, que estuvo en Colombia, habla sobre los orígenes de su música.

notitle
14 de mayo 2014 , 11:12 a.m.

-¡Grande, pecho frío!, le gritan desde el público.

En el escenario, Kevin Johansen se ríe.

Es víctima de su propio chiste, el que le hizo a Liniers, su gran amigo caricaturista con el que viaja por el mundo haciendo conciertos dibujados y quien tiene a un pingüino, un claro pecho frío, entre sus personajes. Son, como ellos mismos dicen, como Lennon y Yoko Ono o Bart y Milhouse: Johansen canta y Liniers, a su costado, lo interpreta o dibuja lo que le llega a la mente con la música del cantautor argentino.

Johansen, fundador del grupo The Nada y autor de canciones como ‘Desde que te perdí’, ‘Cumbiera intelectual’ o ‘Mc Guevara o Che Donalds’, entre otras, habla del sello de su música, del juego que hace con las letras, el bilingüismo y la lúdica de sus canciones y su necesidad de mezclar géneros desde el folclor hasta el rock.

El ecléctico Johansen, nacido en Alaska y criado en Argentina, cuenta cómo el mestizaje está en sus genes y se traduce en sus sonidos:

Alguna vez dijo que era un des-generado, ¿lo sigue siendo?

En España me preguntaron ‘joder, pero qué genero haces, tío’, y dije bueno, qué les respondo, pues soy un des-generado, me pareció lindo. Pero el trasfondo es real, más allá de esto soy cancionista, mi género es la canción y la guitarra está omnipresente. Me gusta una buena cumbia, una buena milonga o algo más roquero, una balada, es una forma de explicar mi gusto por la música toda, me gusta todo, hasta lo feo.

Hay rock, folclor, música de Brasil, country en sus discos… ¿qué género no haría?

No haría lo que no conozco tanto, desde una rumba flamenca, algo hindú o música china, que son para mí muy complejas. Yo fui criado escuchando música de las américas, la cruza que entre el folclor, la cumbia que se escucha desde Alaska a Argentina.

¿Cumbia en Alaska?

Sí, sí, para mí la cumbia es precolombina y los géneros son primos hermanos entre sí, están mucho más conectados de lo que uno cree.

¿Cómo fue esa crianza que lo hizo ecléctico? Es cierto que su madre inspira la famosa ‘Cumbiera intelectual’? 

De algún modo sí. La primera cumbiera intelectual que conocí fue mi madre. Ella era muy latinoamericanista, con sus contradicciones, porque se fue a estudiar a los 19 años a Estados Unidos y se casó con un gringo de Denver, Colorado, entonces protestaba contra ella misma, “¿qué hice si soy antiimperialista?’. Era una madre ‘progre’ de los años 60-70 que pasó de una escuela de monjas a ser feminista. Me hacía escuchar música negra de Latinoamérica. Yo tenía un casete me acompañó desde los 9 años en el que escuché mis primeras cumbias colombianas, mis primeras gaitas, pero también Violeta Parra y Charly García, entonces toda esa amalgama de cosas es un poco lo que hago ahora con The Nada.

Nació en Alaska, vivió en San Francisco, Arizona, Argentina, Montevideo y Nueva York, ¿cómo vivir en tantos lugares ha aportado a su sonido?

Todo. Lo que pasa es que uno lo vive y de pronto le cae la ficha con los años. Cuando estaba volviendo de Nueva York, después de grande, me di cuenta: ‘claro, mi historia vale la pena contarla porque es diferente’, me di cuenta que tenía muy entre comillas mi marketing muy empotrado, como decir ‘De Alaska a Argentina’, y también en la esencia había algo que explicaba por qué era tan marciano y por qué tenía esa necesidad de juntar las cosas.

O sea, como dice su canción todo tiene logo, y usted también…

Claro! sería el logo de no tener uno, el antilogo es nuestro logo, de algún modo es eso de ser des-generado.

Le apuesta también a los juegos de palabras y al inglés, portugués e incluso a ese lenguaje que los argentinos llaman ‘alvesre’ (al revés)….

Totalmente. En casa jugábamos al ‘scrabble’ bilingüe y mi madre metía siempre un tercer idioma. Ese ejercicio de jugar con las palabras me llevó a querer desafiarla, hacerla reír, todo empezó por sorprender a la mamá.

¿Y lo logró?, ¿cómo veía ella su trabajo?

Falleció hace algunos años. Lo sufrió cuando yo era adolescente porque quería que trabajara, que fuera serio, pero también quería que fuera músico y pudo ver sus frutos.

Ha incluido a su hija también en canciones como ‘Everything is’

Es una canción muy mántrica. Yo estaba en el living de casa, con la tele prendida, la niña dibujando en una mesa ratona y empecé a elucubrar así esa melodía ‘Everything is, everything is’ (canta). Me gustaba esa cosa repetitiva y Miranda, que tenía 6 años, estaba dibujando y empezó a cantar esa melodía, fue muy espontáneo. Por esa época yo estaba grabando el disco ‘City Zen’, y ella quería cantar una canción pero le gustaba más ‘El palomo’ o ‘La falla de San Andrés’ y cuando llegamos al estudio le dije: ‘¿te acordás de esa canción?’. Son esas cosas que a mí me gusta que pasen porque son el gen de una idea que se desarrolla hasta volverse una canción.

¿Cómo se han generado las colaboraciones con Paulinho Moska, Jorge Drexler, Andrea Echeverri...?

Es genial porque uno se sorprende con los colegas coetáneos, somos como una camada generacional que nos fuimos descubriendo y disfrutando el arte del otro y sobre todo de la persona. Somos una generación medio ‘timidona’, con respecto a nuestros ídolos, como que nos cuesta mucho ir a hablarle a un Caetano Veloso, a un Charly García. Yo hasta ahora me estoy animando a decirles ‘te amo, admiro lo que hacés’. Es muy lindo lo que está sucediendo regionalmente hace años. Creo que la generación anterior a nosotros era muy promiscua y eso fue muy valedero para nosotros que ahora estamos aumentando esa promiscuidad artística y ese intercambio.

¿Con quién sueña tocar?

Uf, millones, mis ídolos, todos, me pongo a soñar. Pero confío mucho en lo que sucede orgánicamente con gente que uno admira o que tiene onda. Me ha pasado que uno se encuentra en un festival con Lila Downs y de golpe, que ella me diga, me encanta tu disco y uno dice ¡wow, qué bueno! y entonces sale una canción como ‘Baja a la tierra’  ; o que venga Daniela Mercury de Brasil a tocar a Buenos Aires y pida hablar conmigo, porque quiere cantar ‘Anoche soñé contigo’ la quiere cantar conmigo en el teatro. Eso es lo maravilloso de hacer canciones..

Y cómo se da la unión con Liniers…

Es algo que encontramos sin darnos cuenta. Éramos amigos y pegamos onda, uno podría haber sido actor y otro novelista, y alguien de nuestro entorno sugirió hagan algo arriba del escenario. Liniers es también un coetáneo que admiro mucho, él dice que es un poco más joven que yo, no lo parece pero sí lo es, y logramos afinidad estética. Más allá de la disciplinas, somos muy afines, él tiene una cosa que juega mucho con lo ‘naif’, ingenuo aparentemente, pero por debajo te tira la zancadillas. A mí me gusta mucho también eso de que te canto bonito, pero en realidad te estoy hablando de un asesinato serial, me gusta esa yuxtaposición.

Música y caricatura que conecta en el humor…

Me encanta el humor bien entendido como desafío de crítica solapada y él viste visualmente muy bien eso.

Y después de esas giras exitosas con Liniers ¿Qué está preparando Kevin Johansen?

Por lo pronto va a salir el DVD que hicimos en vivo en México y el libro Mix, que tiene que ver con ‘Bi’, el último disco doble en el cual aparecen mis padres en la tapa. Después, quiero hacer un disco de tangos con la Orquesta El Arranque y un disco con los The Nada en vivo, a la vieja usanza de los 70: ensayar tres meses seguidos y grabarlo en dos semanas, un poco de ideas retro.

Catalina Oquendo B.
Cultura y Entrenimiento

@cataoquendo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.