¡Sí a la 'app' Uber, sí!

¡Sí a la 'app' Uber, sí!

Los que trabajan en el Mintransporte, deberían volverse a certificar como ciudadanos digitales.

notitle
11 de mayo 2014 , 11:24 p.m.

Los que trabajan en el Ministerio de Transporte, empezando por la ministra y los ‘vices’, deberían volverse a certificar como ciudadanos digitales, pues lo que pasó con la aplicación Uber es inaceptable y los comentarios salidos de esa cartera no tienen nada que ver con la realidad digital convergente. ¿Cómo es posible que el viceministro afirme que Uber es una aplicación electrónica y que no tiene los permisos necesarios para prestar servicios de transporte?

Los colombianos que utilizamos transporte público deberíamos contar con el apoyo del Estado y los representantes suyos que controlan este servicio. Impedir que la aplicación Uber siga funcionando, que obviamente no es transportar, sino poner en contacto a sus usuarios con los taxis blancos, constituye un palo en la rueda de la seguridad, la facilidad de transporte y la confiabilidad de la gente.

Una salida aceptable de ese Ministerio hubiera sido plantear que, si no existen igualdades entre los taxis amarillos y blancos, se estudiarían las condiciones necesarias para que los segundos pudieran prestar ese servicio y darles así un empujón a la aplicación Uber y a sus usuarios. Lo sucedido es negarles oportunidades de ingresos a esos conductores y abrirles la posibilidad a los que utilizan transporte en taxis amarillos de ser víctimas de inseguridad, mal manejo y desconfianza que muchos de ellos ofrecen. No digo que todos son así, pero esa es la imagen que los bogotanos tienen de los amarillos.

Las afirmaciones del Secretario de Movilidad de Petro al respecto están muy en línea con el desbarajuste que se está viviendo en la Bogotá Humana. Es un programa para que nos vayamos a vivir en los huecos de las calles o seamos llevados a cavernas para que nos asesinen o atraquen, y la Policía, en lugar de inmovilizar los taxis blancos, debería estar detrás de los delincuentes. El Estado debería ofrecerle una mejor convivencia al ciudadano, lo que Uber sí estaba haciendo. No es sino hablar con sus usuarios. Estos dicen que les quitó algo que les permitía disfrutar de un buen servicio: seguridad y confianza. A menos que fuera más importante evitar una marcha de taxistas amarillos, que se podría atravesar en la campaña reeleccionista del Presidente, lo que seguramente sucedería si se les permite a Uber y los taxis blancos que funcionen sin problemas.

Guillermo Santos Calderón

guillermo.santos@enter.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.