'Me robaron la bici a punta de engaños': reportero ciudadano

'Me robaron la bici a punta de engaños': reportero ciudadano

Un hombre pasó de la amabilidad a llevarse el vehículo de un ciclista.

09 de mayo 2014 , 09:30 p.m.

Algunos conocidos me habían contado de esta modalidad de robo, lo había leído en el periódico y a pesar de todo esto... me robaron la bicicleta.

Ocurrió cuando bajaba del alto de Patios, vía La Calera, en una mañana fría. Cuando estaba a punto de llegar al túnel de la Circunvalar fui alcanzado por otro ciclista que, muy amablemente, empezó a hacerme la conversación sobre el clima.

Bajamos despacio charlando del tema hasta alcanzar la calle 85 con 7.ª. Me dijo que tenía un negocio en San Andresito, y que me quería entregar las tarjetas. Cuando le dije que seguiría por la Circunvalar, el señor, misteriosamente, me comentó que vivía cerca, en las torres de San José, por lo que nos dirigimos hasta allá conversando sobre temas de bicicletas; él estaba muy enterado del tema, por supuesto.

Cuando llegamos cerca de la caseta del vigilante de ese conjunto, estaba un supuesto sobrino de él en traje deportivo, pantaloneta, camiseta y gafas; me lo presentó y nos dimos la mano. Esto lo observó el vigilante y las demás personas que pasaban por el lugar; el sujeto que me acompañaba le pidió al sobrino que fuera por las tarjetas que me había prometido y algunos obsequios para el ‘colega ciclista’, o sea yo.

Me había ofrecido unas pañoletas, alforjas y algunos repuestos de la ‘bici’, pero el sobrino le dijo al tío que no las había encontrado. Entonces, el tío le pidió las llaves del apartamento y me dijo: “Amigo, ya regreso”. Pasaron varios minutos y mientras seguimos hablando de bicis con el sobrino. Yo respondía sus preguntas, muy hábiles por supuesto: que con quién montaba, que si montaba solo, cada cuánto, a qué horas, todo con intercambio de opiniones sobre sitios conocidos para montar, el tipo, material y el peso de las bicis, muy enterado del tema. Se fue ganando mi confianza.

Tenía en la mano una botella de gaseosa y me pidió que se la tuviera mientras él sentía el peso de mi ‘bici’ y me preguntó si podía probarla, a lo que ingenuamente acepté y simplemente se ‘robó’ mi cicla. Vecino, no caiga ante la amabilidad de nadie; desconfíe de los intempestivos nuevos amigos.

Giovanni Pérez*
*Nombre cambiado a petición de la fuente.
REPORTERO CIUDADANO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.