Piden a EE. UU. asumir caso de crimen de joven que salvó a un perro

Piden a EE. UU. asumir caso de crimen de joven que salvó a un perro

La víctima es ciudadano americano. Familia le pide a ese Gobierno que castigue el homicidio.

notitle
07 de mayo 2014 , 01:12 a.m.

La familia de Miguel Ángel Palacio, a quien le costó la vida defender a un perro, anunció que no dejará que haya impunidad en este caso y que agotarán todas las posibilidades para que el asesino pague por su crueldad.

Lina María Montoya, madre de la víctima, explicó que su hijo, de 19 años, es ciudadano americano, pues nació en Miami y que por lo tanto tiene derecho a que la justicia de ese país castigue su homicidio.

“Además la justicia colombiana actúa a paso de tortuga y le da paso a la impunidad”, aseguró la mujer y agregó que le envió una petición a la embajada de Estados Unidos para solicitar que la justicia de ese país solicite la extradición del presunto homicida, que está en libertad.

“Hoy voy a enterrar a mi hijo y el responsable de su muerte anda suelto”, aseguró Montoya, a la vez que recordó que Miguel Ángel fue atacado por el solo hecho de evitar que un hombre le cortara con un machete la cabeza a un perro.

La familia señala como responsable del hecho, que ocurrió en la loma del Chocho de Envigado a las 10 a. m. del pasado domingo, a Jesús Antonio Castaño.

Palacio estaba acompañado de su hermano menor. “Ellos, al ver el maltrato animal intervinieron, pero el agresor les respondió con un machete y una navaja”, narró la madre, quien agregó que mientras el agresor les causaba graves heridas, sus hijos se defendían con piedras. De acuerdo con su testimonio, los tres fueron trasladados por la Policía al hospital Manuel Uribe Ángel, de Envigado. Sin embargo, mientras el agresor fue dado de alta, Palacio falleció en la mañana del lunes.

Ángela María Loaiza, abogada de la familia, explicó que la Policía dejó que el agresor saliera de la clínica, y agrega que esto fue un error porque se perdió la flagrancia y luego se presentó ante las autoridades y por falta de pruebas lo dejaron ir.

En declaraciones entregadas a El Colombiano, Castaño aseguró que en ningún momento agredió a su perro, pero que los jóvenes lo señalaron y entraron hasta su finca con más personas, abrieron la puerta a pata y lo agredieron.

REDACCIÓN MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.