Secciones
Síguenos en:
Hacker preso por 'sabotear proceso de paz' busca acuerdo con Fiscalía

Hacker preso por 'sabotear proceso de paz' busca acuerdo con Fiscalía

Se expone a 25 años de cárcel. 'Empresa criminal' buscaba afectar negociación en Cuba, dijo Fiscal.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de mayo 2014 , 11:52 p. m.

El espionaje, un delito exótico en la historia del país, figura entre los cargos imputados contra Andrés Fernando Sepúlveda Ardila, el hacker capturado el lunes en un allanamiento a una central de interceptaciones ilegales desde la que, según el fiscal Eduardo Montealegre, se intentó “sabotear el proceso de paz” con las Farc.

La ley colombiana castiga hasta con 18 años el espionaje. Como el hombre enfrenta también otros tres cargos –violación ilícita de comunicaciones, uso de software malicioso e interceptación de datos informáticos– que, sumados, le podrían dar hasta 25 años de prisión, una de sus primeras jugadas fue pedir una negociación con la Fiscalía.

La operación, cuyos alcances fueron revelados por ELTIEMPO.COM, puso en manos de las autoridades ocho computadores, varias USB, documentos de la Fuerza Pública, listados de desmovilizados de la guerrilla y reportes sobre campañas políticas que desde la misma noche del lunes fueron aportados como pruebas.

La Fiscalía allanó el centro de operaciones, que funcionaba en el segundo piso de un lujoso edificio del sector del Chicó, en el norte de Bogotá, y el apartamento de Sepúlveda, en la carrera 19 con calle 104. Toda la información recabada llevó al fiscal Montealegre a asegurar que con las interceptaciones ilegales realizadas por Sepúlveda y su equipo –hay otras cuatro personas vinculadas a la investigación– se pretendía “interferir y afectar el proceso de paz”.

Desde ese sitio, dice la Fiscalía, se interceptaron los correos electrónicos del jefe de prensa de las Farc en La Habana, de dos periodistas cubanos que cubren el proceso de paz y un correo de una entidad oficial. Según Montealegre, los hackers al parecer violaron la seguridad de una cuenta electrónica del presidente Juan Manuel Santos, dentro de las actividades de lo que llamó una “empresa criminal” que también intentó acceder a los correos de Piedad Córdoba y el jefe guerrillero ‘Iván Márquez’.

La captura de Sepúlveda, de 37 años, puso a dar explicaciones a Óscar Iván Zuluaga, candidato presidencial del uribismo, pues tanto el hacker como su empresa familiar han estado vinculados a su campaña “para apoyar en redes sociales y seguridad informática”.

Zuluaga admitió la relación contractual de su campaña con Andrés Fernando Sepúlveda, pero, a través de una declaración escrita, dijo que reprueba “cualquier actividad ilegal que se haya desarrollado en tal inmueble, en caso de existir”, y expresó su interés en que se produzcan “resultados rápidos de las investigaciones y la máxima condena a los responsables”.

Más tarde, en horas de la noche y desde Villavicencio, el candidato Zuluaga pasó a la ofensiva y acusó al gobierno del presidente Santos de estar detrás de este escándalo. “Vemos que detrás de todo esto hay una acción desesperada del Gobierno para tapar escándalo de los 12 millones de dólares que supuestamente le habrían dado a dos funcionarios cercanos un grupo de narcotraficantes que quería una negociación”, aseguró.

En el complejo judicial de Paloquemao quedó programada para este miércoles, a las 8 a. m., la audiencia contra el hombre, que en la web dice ser experto en “marketing político” y haber trabajado en la campaña presidencial en el 2005 (para las elecciones del año siguiente). El fiscal Montealegre aseguró que se trata de “una persona que negocia y vende este tipo de información en el mercado”. Precisamente, la investigación apunta a establecer a quiénes vendía los datos robados. Los expertos revisan cuadro a cuadro las cámaras de seguridad de los edificios allanados, para establecer quiénes los frecuentaban.

La pista de Andrómeda

Aunque este caso no tiene ninguna relación con actividades de inteligencia de los organismos del Estado, la Fiscalía llegó hasta Sepúlveda y su red en medio de las investigaciones sobre Andrómeda, la fachada de inteligencia del Ejército allanada por la Fiscalía en febrero.

Sepúlveda, que en las redes sociales es reconocido tanto por sus mensajes sobre la muerte como por su antigobiernismo, es un hombre que se ha movido también en escenarios militares y policiales. En su lujoso apartamento se hallaron gorras de la Fuerza Pública, documentos con membrete de la Policía y datos confidenciales de varias investigaciones de la Dijín y la Sijín.

En la oficina allanada se encontraron sofisticados equipos de seguimiento a las redes. En sus actividades legales, Sepúlveda vendía servicios de lo que se denomina ‘control de opinión’ y que permite, según como anden las tendencias de las redes, reaccionar con la creación de perfiles ficticios.

Fuentes allegadas al caso aseguran que Sepúlveda le dijo a la Fiscalía que el polémico asesor venezolano Juan José (J. J.) Rendón lo contrató en su momento para trabajar en las campañas políticas del expresidente Álvaro Uribe (2006) y de Juan Manuel Santos (2010). También señaló que trabajó en campañas políticas en Venezuela, México y Honduras.

La Fiscalía busca verificar si, como lo aseguró el capturado, en el mercado negro se podía conseguir información de inteligencia recogida desde la sala Andrómeda y que supuestamente no era reportada al Ejército.

Otra punta de la investigación es el supuesto nexo de Sepúlveda con la Policía en Bogotá. Fuentes consultadas por este diario señalaron que el hombre asesoró varios casos de delitos en la web que estaban bajo investigación de la Sijín.

De ‘muy graves’ calificó Santos nuevas ‘chuzadas’

El presidente Juan Manuel Santos calificó este martes como “muy grave” el intento de “saboteo” que se quiso realizar a través de presuntas interceptaciones ilegales que, de acuerdo con la Fiscalía, realizó una persona vinculada la campaña presidencial del uribista Óscar Iván Zuluaga.

“Me parece muy grave que cualquier persona u organización esté deliberadamente tratando de sabotear el proceso de paz a través de interceptaciones ilegales”, aseguró. En este mismo sentido se pronunció el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, quien afirmó que esto demostró que “no era la Policía ni el Ejército, sino que se logró detectar al zar de las interceptaciones”.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.