Yeny López, una estudiante modelo

Yeny López, una estudiante modelo

Ser invidente no fue barrera para ser la mejor de su clase. Profesora aprendió Braille para ayudarle

notitle
05 de mayo 2014 , 11:19 a.m.

Yeny Cristina López piensa que “los tiempos de Dios son perfectos”, por eso no le pesa haber comenzado sus estudios a los ocho años, cuando su familia decidió tomar el riesgo de ingresarla a una escuela para que se adaptara a un mundo de sonidos.

Ella es invidente, nació sin corneas, solo capta reflejos de luz, pero esos destellos le bastaron para hacer su vida como cualquier persona, y hoy es una de las alumnas más destacadas de la Institución Educativa Adolfo Hoyos Ocampo, ubicada en el barrio Morrogacho, en Manizales.

Su sonrisa es contagiosa, constante. Para todo tiene una respuesta positiva, incluso cuando recuerda cómo fueron esos años sin estudiar: “mantenía jugando y saltando”. Yeny solo toma lo bueno de cada momento. “Nunca he sentido que no quiero seguir o que no soy capaz, el Señor me ha direccionado de la manera correcta”, dice.

Pero su proceso no ha sido fácil, en especial en la secundaria, donde son más escasas las herramientas adecuadas para su formación. “He leído El Perfume, Relato de un náufrago, Las mil y una noches, pero a veces solo hay textos infantiles en Braille, quisiera más libros”, cuenta.

El rector de la institución, Óscar Franco, explicó que “el colegio no tiene tan marcado lo de la inclusión de los niños especiales, pero queremos darles las mismas oportunidades a todos. Es admirable que fue Yeny quien se adaptó al colegio”, añadió.

En la escuela, esta joven encontró con quién compartir su lenguaje. Se trata de la profesora Luz Amalfi Díaz, quien desde que conoció a Yeny se interesó por aprender Braille para ayudarla, y aunque admite que sintió “temor” porque no sabía cómo le iba a enseñar, el interés de su estudiante la motivó.

“Algunos decían que le poníamos buenas notas por lástima, y yo quise aprender para demostrarles que era por su inteligencia”, afirmó la docente, quien se apoyó en Yeny para que le explicara el lenguaje. “Aprendí por ella”, dijo.

Díaz memorizó el abecedario, asistió a un curso y compró los elementos necesarios para aprender a escribir. Ahora ella les ayuda a los demás profesores para leer los trabajos y evaluaciones de la joven de 18 años, quien resultó elegida este año como personera estudiantil.

La profesora está enseñando Braille en sus clases, y ahora quiere aprender lenguaje de señas.

“Es que el Gobierno habla de inclusión, pero no tenemos las herramientas ni la formación para que eso suceda”, apuntó.

Precisamente, Yeny dice que quisiera que los profesores pudieran capacitarse más para ayudar a alumnos como ella. Sin embargo, ella insiste en que “si uno quiere, lo puede hacer”.

Cuando se gradúe, la joven quiere estudiar música, cantar y enseñar. “Todos tenemos una misión en esta vida”, dice y sonríe.

Buscan una beca para ella

El rector de la institución, Óscar Franco, explicó que están gestionando un convenio entre el Instituto Nacional para Ciegos (Inci) y la Universidad de Caldas para que le den una beca a Yeny, quien sueña con estudiar música y enseñar.

REDACCIÓN MANIZALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.