Un perro caliente que sabe a tierra colombiana

Un perro caliente que sabe a tierra colombiana

Un nuevo restaurante trae una propuesta artesanal para una de las comidas rápidas más conocidas.

notitle
01 de mayo 2014 , 04:52 p.m.

Escondido en la carrera 14 con calle 97, en Bogotá, detrás de dos puertas viejas, está El Cebollero. Este restaurante de perros calientes criollos se ubica en un largo corredor, cuya decoración principal es una bicicleta roja en el techo. Antiguos bombillos, ahora con flores, agua o dulces, complementan el ambiente. En el fondo está la cocina blanca abierta.

“El Cebollero es como aquel bus que se cogía para ir al campo y la idea fue traer ese sabor del campo acá”, dice el chef del lugar, Andrés Nieto.

El restaurante lo creó Nieto con su amigo Michael Blanco. Desde el principio buscaron un lugar amigable, acogedor y rústico. Nieto añade que el pan y los postres los hace un amigo suyo, que tiene una panadería artesanal en Chapinero.

El concepto de la comida nació de los viajes en bus que Nieto hacía a Villa de Leyva para visitar la finca de su abuela. “Muchas de las recetas son de ella. Por ejemplo, el picadito, los pimientos en conserva y las cebollitas ocañeras”, afirma, y señala una barra de pequeñas botellas de cristal donde elabora estos acompañamientos de sus platos.

“Hacemos salchichas artesanales en un proceso rústico. Dejamos los ingredientes marinando entre tres y cinco días, dependiendo de la preparación”, agrega el chef.

La carta, que es un tablero de tiza, ofrece siete tipos de perros calientes de temporada –cada tres meses hay nuevas propuestas–. El ‘Villa de Leyva’ es uno de los favoritos de los clientes y está preparado con pollo y tocineta en salsa de puerro.

En El Cebollero las recetas se inspiran en los sabores e ingredientes colombianos y se preparan las salchichas de acuerdo con la imaginación y recuerdos del chef.

Así, la ‘perro Anapoima’ está hecha de pollo campesino con polvo de arroz tostado y molido. Mientras que en un ‘Cota’, la carne de res va con café y champiñones en salsa blanca.

En la carta de esta temporada se puede encontrar también el perro ‘playa blanca’, hecho con pescado con trozos de queso y salsa pomodoro. El favorito del chef, el ‘Suesca’, tiene cerdo en vino ahumado y compota de cebolla, y el ‘Nemocón’, cerdo marinado en hinojo y naranja. Para los vegetarianos tienen el plato ‘Chía’, montaditos de vegetales asados y queso Paipa.

Todos los platos se sirven en baldosas negras de piedra, decorados con una flor. El combo, que vale 12.000 pesos, incluye el perro que se escoja y ensalada, y arracacha o puré de papas o papa criolla y una bebida.

Para los grupos que quieren tomarse una cerveza y probar algunas de las preparaciones ofrecen unos montaditos especiales, que preparan de acuerdo con las exigencias de los visitantes.

También tienen crema de temporada. Cada semana escogen un ingrediente fresco y ofrecen una sopa, que vale 4.000 pesos.

A la salida hay una vieja campana colgada al lado de un letrero que dice: ‘¡Toca la campana si saliste feliz!’. Según Nieto, siempre se escucha su sonido.

¿Dónde y cuándo?

El Cebollero, carrera 14 n.° 97-31, Bogotá. Teléfono: 300-3174. De lunes a jueves, de 12 m. a 7 p. m. Viernes y sábado, de 12 m. a 9 p. m.

REDACCIÓN CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.