El descalabro del nuevo comando de la Policía en Bogotá

El descalabro del nuevo comando de la Policía en Bogotá

La obra, que completa un año y cuatro meses de retraso, tiene fallas que impiden su entrega.

notitle
27 de abril 2014 , 07:57 p.m.

La construcción del nuevo comando de la Policía Metropolitana de Bogotá, en Ciudad Salitre, ya completa no solamente un año y cuatro meses de retrasos, sino que ahora se conoce que la obra presenta fallas en su construcción que impiden su entrega y que amenazan con convertir la estructura en un auténtico elefante blanco.

EL TIEMPO estableció que el Fondo de Vigilancia y Seguridad del Distrito (FVS) le propuso a los constructores, diseñadores e interventores que se busque a un consultor independiente –una universidad o un gremio– para que determine las responsabilidades de los errores detectados en esta obra, suspendida desde diciembre del 2012 y que fue adjudicada hace cuatro años (el 19 de noviembre del 2010) por 43.794 millones de pesos.

El comando, según quedó pactado, debía estar listo en marzo del 2012. Pero hoy el descalabro salta a la vista, en la carrera 56A n.° 24-96, en un terreno de 25.853 metros cuadrados, donado por Estupefacientes, y ubicado en plena zona residencial. (Lea también: Hasta amenazas de muerte por nueva sede para la Policía).

“Para nosotros, las fallas constructivas son claras y evidentes, pero necesitamos saber de quién fue la culpa. Las placas (que sostienen el edificio) presentan hundimientos que están más allá de lo permitido”, advirtió Ómar Barón, jefe de la Oficina Jurídica del FVS y subgerente técnico (e).

Lo grave es que, según la Administración, por culpa de esas fallas, la obra se retrasará aún más, con las consecuencias que esto trae para el erario, pues habrá millonarios sobrecostos.

“No se puede seguir construyendo más, pues lo que hagamos tiene riesgos”, afirmó Barón. Por eso, una vez se aclaren las responsabilidades, estas fallas se deben corregir mediante un “reforzamiento”. Además de las placas, Barón también habló de fallas en unas estructuras conocidas como voladizos.

Este diario estableció que en la Fiscalía reposa una denuncia elevada por la exgerente del FVS Natalia de la Vega, quien –antes de renunciar a su cargo, en octubre del año pasado– le pidió a las autoridades investigar estas irregularidades en la construcción del comando.

Constructor se defiende

El contrato de este denominado ‘edificio inteligente’ fue firmado hace cuatro años por el entonces gerente del FVS Mauricio Solano, en la Alcaldía de Samuel Moreno, y la firma constructora Castell Camel Ltda., cuyos voceros señalaron que el avance de la obra ronda el 85 por ciento.

El representante legal de dicha firma, Jaime Castellanos, refutó al FVS. “El problema no es la estructura y eso hay que aclararlo. Hay unas placas que presentaron hundimientos y se van a contratar unos estudios para analizarlas, pero eso no es algo que esté mal hecho o mal calculado”, sostuvo Castellanos.

Agregó que el responsable de las demoras con el nuevo comando es el Distrito, entre otras razones, por la inestabilidad en la gerencia de esa entidad en el gobierno de Gustavo Petro: ha habido tres gerentes en lo que va de Administración (Polo Ávila, César Manrique, Natalia de la Vega y ahora Nelly Mogollón).

Además, Castellanos recordó que los trabajos se paralizaron en diciembre del 2012 por falta de interventoría, pues esa tarea se contrató a término fijo, algo que es inusual en obras públicas.

Inicialmente, esa labor estuvo en manos del consorcio Intersecom. Y solo hasta octubre del año pasado, el FVS contrató de nuevo la vigilancia de los trabajos, con el Consorcio Interventoría Mebog.

Hay más problemas

A los errores de la obra hay que agregar las diferencias técnicas y económicas que han surgido entre Castell Camel Ltda. y el FVS. Por ejemplo, se discuten pagos de obras y especificaciones de diseños que ameritarán también la posible intervención de un perito externo que resuelva las disputas.

Hasta ahora, el Distrito ha desembolsado 28.000 millones de pesos para una estructura ‘inteligente’ que más bien parece un elefante blanco. Según los vecinos, el nuevo comando inconcluso de la Policía Metropolitana solo les ha traído inconvenientes, como una falla con la señal de la telefonía celular en los edificios aledaños por culpa de esa mole abandonada.

Habría hasta un helipuerto

El actual comando de la Policía Metropolitana de Bogotá funciona en unas viejas edificaciones de la avenida Caracas con calle sexta.

El que se construye en El Salitre, en el occidente, tendría plaza de armas, un auditorio con capacidad para 900 personas, helipuerto, alojamientos, biblioteca, gimnasio y una cancha múltiple.

Los diseños de esta obra fueron realizados en el año 2008 por la firma Fawcett-AMP, y tuvieron un costo de 1.782 millones de pesos.

YESID LANCHEROS
Redactor de EL TIEMPO
yeslan@eltiempo.com
En Twitter: @YesidLancheros

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.