Evacúen / El lenguaje en el tiempo

Evacúen / El lenguaje en el tiempo

22 de abril 2014 , 04:07 p.m.

Cita de Hace 25 años: “El gobierno de Singapur emprendió una intensa campaña para evitar que los transeúntes evacuen su vejiga en lugares no permitidos”.

Comentarios: lo primero, gobierno, y lo segundo, evacuen.

Gobierno

La palabra gobierno va con inicial mayúscula cuando se refiere al poder ejecutivo. La Ortografía de la lengua española, 2010, llama diacrítica esta mayúscula, pues distingue su uso, como nombre común, que va con minúscula, “La monarquía es una forma de gobierno”, y como nombre propio de la institución formada por el presidente y su gabinete, que va con mayúscula, “El Gobierno autorizó la extradición de los taxistas”.

El Diccionario panhispánico de dudas, 2005, dice: “Se escribe con inicial mayúscula cuando significa ‘conjunto de las personas que gobiernan un Estado, formado por el presidente y sus ministros’. Ejemplo: “El jefe del Gobierno alemán acelera sus esfuerzos para renovar y mejorar los lazos económicos con América Latina”. En el caso citado debió escribirse, entonces, “El Gobierno de Singapur…”.

Evacúen

La norma tradicional dice que evacuar se conjuga como averiguar, y así lo indica todavía el Diccionario de la lengua española, 2001. Si eso es así, hay que decir yo evacuo, lo mismo que yo averiguo. Note, por favor, que el acento recae sobre la penúltima sílaba; es decir, es palabra grave (se pronuncia evácuo). El subjuntivo es evacue (pronunciado evácue), grave, lo mismo que averigüe.

Sin embargo, en Colombia siempre hemos dicho evacúo, con el acento de actúo, y evacúe (como actúe). Esa forma de conjugar el verbo está validada en el Diccionario panhispánico de dudas, 2005: “Hoy es frecuente, y también válida, su acentuación como actuar, “El niño evacúa varias veces al día””. En consecuencia, en el texto de Hace 25 años, ya se podía escribir “… evitar que los transeúntes evacúen su vejiga…”.

Eufemismos

Esto de evacuar la vejiga es un eufemismo, recurso para ‘decir suave o decorosamente aquello cuya franca expresión franca resulta dura o malsonante’, muy propio de lo que hoy se llama el lenguaje políticamente correcto. Es una locución que puede ir en el diccionario de la diplomacia junto a tercera edad, crecimiento negativo, falso positivo, trabajadora sexual, ciudadano afrodescendiente…

FERNANDO ÁVILA
DELEGADO PARA COLOMBIA DE FUNDÉU BBVA.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.