Pisados por Fecode

Pisados por Fecode

notitle
06 de abril 2014 , 08:38 p.m.

El pobre desempeño de los estudiantes colombianos en la reciente prueba Pisa ha despertado un intenso debate nacional. Esta no es la primera vez que nos ubicamos en los últimos lugares. En ciencias básicas y matemáticas también estuvimos en el lote de los coleros. Ese garrotazo ha perturbado la cómoda indiferencia del país hacia la educación pública. Hay que aprovechar este momento antes de que se esfume la vergüenza colectiva ante el fracaso de nuestro sistema educativo, para que se hable con franqueza sobre la situación.

La mala calidad de la educación no es el resultado de una sociedad que se resista a hacer los sacrificios económicos necesarios. Las cifras demuestran que la educación se ha tomado un porcentaje creciente del presupuesto nacional. Además, la proporción dedicada a los salarios de los maestros, del total gastado en educación, pasó del 69 por ciento en el 2008 a cerca del 80 en el 2012.

El importante estudio ‘Tras la excelencia docente’ –dirigido por Guillermo Perry– encontró que los peores estudiantes escolares terminan siendo los maestros de los colegios públicos. Además, que la educación docente, la investigación pedagógica y la innovación metodológica son obsoletas, insuficientes y poco relevantes.

Las propuestas que se desprenden del estudio de Perry y sus colegas son todas ingeniosas y pertinentes, pero implican una gradual transformación sistémica. El país alcanzaría una calidad suficiente y sostenible después de varios ciclos de incorporación, que pueden tomarse décadas. Además, las medidas de estímulo propuestas para intervenir cualitativamente la masa docente existente tendrían un impacto importante sólo en la minoría que tiene las condiciones de motivación, responsabilidad y preparación para transformarse. La experiencia ha demostrado que la mayoría no tiene la vocación, las habilidades o la disposición para reinventarse.

Llegó la hora de hacer ‘borrón y cuenta nueva’. Se requiere un plan de retiro voluntario y obligatorio para que, sin menoscabar derechos adquiridos, se puedan abrir las compuertas a una nueva generación de docentes comprometida con la calidad. Hay que dejarles el campo a los mejores estudiantes para que se vuelvan profesores hoy, no dentro de décadas. La gravedad del problema no da espera.

De hecho, el trabajo de Perry cita estudios, para otros países, que demuestran que al remplazar entre 5 y 10 por ciento de los peores maestros por otros de mayor calidad se obtendrían resultados Pisa equivalentes a las naciones de mejor puntaje. Se imaginan el país que tendríamos si se enviara a uso de buen retiro al 30 por ciento de los maestros, aquellos que carecen de las condiciones para educar a las próximas generaciones de colombianos.

Sin duda, hay causas sistémicas para lo que estamos viviendo. Pero el estancamiento histórico de la calidad en la educación tiene nombre propio. Fecode es el responsable político directo de lo ocurrido.

Su oposición a la evaluación de los docentes, las protecciones convencionales y sindicales que hacen inamovibles a los profesores ineptos, la intervención en los procesos de selección, los obstáculos a las exigencias de capacitación, el permanente chantaje, el favorecer la ideología por encima de la pedagogía y la hostilidad hacia la educación privada son solo algunos de los pecados de Fecode que explican los resultados Pisa. Esos dirigentes sindicales tienen una deuda inmensa con la juventud colombiana. Sobre sus hombros recae el atraso del país.

Díctum. El que se ufana de ser el más patriota hoy recorre el mundo denigrando del país y empañando la imagen de Colombia.

Gabriel Silva Luján

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.