Pico y placa en Bogotá necesita cambios porque ya no es sostenible

Pico y placa en Bogotá necesita cambios porque ya no es sostenible

En 16 años de aplicación ha pasado de 4 a 14 horas de restricción, y ahora está en siete.

notitle
02 de abril 2014 , 04:07 p.m.

El tema está en discusión porque el alcalde Mayor encargado, Rafael Pardo, planteó la posibilidad de volver a la restricción de 14 horas (de 6 de la mañana a 8 de la noche) que operó desde el 2009 hasta julio del 2012, cuando el entonces alcalde Gustavo Petro decidió iniciar su desmonte gradual.

Cuando se adoptó la decisión de restringir la libre circulación de los carros particulares en Bogotá, en julio de 1998, la ciudad venía de unos promedios de velocidad de 5 a 10 kilómetros por hora en las vías más congestionadas (vías arterias o principales). Diez años después de aplicación de la medida, la velocidad promediaba los 18 kilómetros por hora, según cifras de Movilidad. (Lea también: Alcalde (e.) Pardo decidió, por ahora, no modificar el pico y placa)

En el análisis técnico que recibió el alcalde este miércoles, la secretaría de Movilidad afirma que en los últimos 11 años, la velocidad en Bogotá se ha reducido en casi 30 por ciento. Pasó de 32 kilómetros por hora en el 2002 a 23 en el 2011 (de esa fecha a hoy no se suministran mediciones). Eso significa la pérdida de 9 kilómetros.

La Secretaría de Movilidad le atribuye esa pérdida al crecimiento cada vez más alto del parque automotor: se pasó de 587.021 vehículos particulares a los que se les puede aplicar el pico y placa en el 2002 a 1’603.543 en el 2013. El aumento fue del 273 por ciento.

Así ha evolucionado la medida

En principio, el pico y placa operaba sólo durante dos horas en la mañana y dos en la tarde para los carros particulares. En esa época, en la ciudad estaban matriculados 694.341 vehículos privados y unos 25 mil buses de servicio público.

Desde el comienzo, la restricción se organizó con el último dígito de la placa del automotor, y se decidió que diariamente dejaran de circular cuatro dígitos entre las 7 y las 9 de la mañana y entre las 5:30 de la tarde y las 7:30 de la noche. Eso significaba sacar de circulación en las horas de mayor congestión unos 280 mil automotores privados.

En el 2001, la medida se amplió a los buses de servicio público, pero dejándolos fuera de las calles durante todo el día: aunque el pico y placa sólo opera para dos dígitos (20 por ciento de la flota), los buses y taxis deben quedar guardados entre las 5:30 de la mañana y las 9 de la noche.

En el 2002, la Administración aumentó en media hora la restricción para los carros particulares que circulan en la ciudad pero están matriculados en otras zonas del país. Para ellos, el pico y placa comenzaba a las 6:30 a.m. y no a las 7 a.m.

En el 2003, la reacción de los ciudadanos de comprar un segundo carro para hacerle el quite a la medida obligó al Distrito a poner en marcha una rotación que se aplica anualmente para los cinco grupos de placas (1,2,3 y 4; 5,6,7 y 8; 9,0,1 y 2; 3,4,5 y 6; 7, 8, 9 y 0). Además, se unificó el horario de la mañana para todos los carros particulares (de fuera y dentro de la ciudad) de 6 a 9 de la mañana y se amplió el de la tarde en una hora, de 4 de la tarde a 7 de la noche.

En julio del 2009, el entonces alcalde Samuel Moreno extendió el pico y placa a 14 horas (de 6 de la mañana a 8 de la noche). En esa época estaban en marcha múltiples frentes de obra en toda la ciudad, que sirvieron como argumento para extender la restricción al carro particular.

El último gran cambio ocurrió en julio del 2012, cuando el alcalde Gustavo Petro decidió reducir la medida a siete horas (de 6 a 8:30 de la mañana y de 3 de la tarde a 7 de la noche) y establecer la restricción de circulación por el sistema de pares e impares, según el último dígito de la placa. En días impares no circulan placas terminadas en 1, 3, 5, 7 y 9, mientras que en días pares se quedan en el garaje los carros con placas terminadas en 2, 4, 6, 8 y 0.

Las razones de hoy

La secretaría de Movilidad le acaba de informar al alcalde encargado Rafael Pardo que la aceptación de los ciudadanos al pico y placa, que entre el 2004 y el 2009 estuvo en 85 por ciento de favorabilidad, bajó al 71 por ciento entre el 2010 y el 2013, y hoy está apenas en el 60 por ciento.

Además, las mediciones de la secretaría indican, según el informe, que la malla vial resulta insuficiente cuando el volumen de vehículos en las vías oscila entre 600.000 y 800.000. Hoy, en hora pico circulan unos 800.000 y en hora valle, cuando no hay restricción, la cifra puede duplicarse.

Los técnicos le advirtieron al alcalde que el pico y placa de carros particulares todo el día podría mejorar la velocidad, pero no recomiendan que se aplique por más de ocho meses, como medida transitoria. En su opinión esta medida no es sostenible a largo plazo.

Las recomendaciones

Si se adopta pico y placa todo el día debe ser máximo hasta finales del 2014

Carro compartido. Adoptar la medida de exceptuar del pico y placa cuando se movilicen más de tres personas en un carro. Esta medida se anunció para el centro y está en estudio.

Seguir con la estrategia de servicio intermodal, como ocurre en el borde norte, donde los carros circulan hasta la calle 170, dejan el carro en parqueaderos, y hay una ruta de bus que los lleva a TransMilenio para ir al centro de la ciudad.

Por ahora, la fecha de un posible cambio es incierta.

YOLANDA GÓMEZ
SUBEDITORA BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.