La historia de otra mujer que murió a manos de un Policía

La historia de otra mujer que murió a manos de un Policía

En menos de quince días dos uniformados mataron a sus exparejas.

17 de marzo 2014 , 07:22 p. m.

La noticia se registra igual, tanto que parecen el mismo hecho: “Policía mata a su expareja”. Pero cada caso lleva consigo una historia, una tragedia personal.

El 8 de marzo ocurrió en el barrio El Dorado. Un uniformado de la Policía Metropolitana de Bogotá asesinó a su expareja y también a quien era el actual novio de la mujer. Después se suicidó.

A los ocho días, este sábado 15 de marzo, ocurrió lo mismo en el municipio de Mosquera (Cundinamarca). Un capitán de la Policía timbró a la puerta de la casa de su exnovia, le disparó tres veces, una de esas en la cabeza. La mató y se suicidó.

Fadia Martínez tenía 32 años, era ingeniera de petróleos y madre de un joven de 14 años. Durante tres años sostuvo una relación con el capitán de la Policía Julio Eduardo Arias, quien llevaba al menos 11 años vinculado en la Institución. Willinton Martínez, hermano de Fadia, cuenta que jamás conocieron una escena de agresividad por parte del oficial, pero que era evidente que padecía de celos y que nunca aceptó que, por esta razón, su hermana se apartara de él.

El pasado sábado Fadia celebraba el cumpleaños número 14 de su hijo. Había sido madre antes de conocer al capitán Arias. A la fiesta asistió su familia, entre esos Willinton, quien cuenta que todo acabó, sin ningún contratiempo, sobre las 7:00 p.m. Cerca de una hora después recibió una llamada, su padre le contaba que su “hermanita”, así le decían a Fadia, estaba muerta. Difícil de creer, la había visto hacía apenas unos minutos.

"Yo me fui de allá, me traje a mi sobrino (el hijo de Fadia) porque venía a recoger unos regalos a mi conjunto. Mi hermana entró a la casa, de tres pisos, mis papás subieron al segundo y ella se quedó en el primero. Timbraron, ella abrió", cuenta Willinton.

Arriba sonaron disparos. La mamá de la joven bajó y se encontró con el cuerpo sin vida del oficial y unos pasos más adelante con el de su hija. Ambos muertos en un espacio de no más de dos metros cuadrados.

De Arias Aldana se sabe que dentro de su carrera en la Policía se había caracterizado por su papel como piloto de la Policía antinarcóticos, con más de diez años en el trabajo de la erradicación de cultivos ilícitos.

Ella era una ingeniera nacida en Líbano (Tolima), que transcurría sus días entre Mosquera y Arauca, donde trabajaba en una importante compañía se petróleos. Ambos tenían hijos de relaciones anteriores.

Días antes del crimen, el oficial le dejó una nota a Fadia asegurándole que estarían por el resto de la vida juntos.

Celos y armas: fatal combinación

Amparo Quiñónez, sicóloga clínica de la Universidad Militar Nueva Granada, señala que este tipo de casos reflejan un duelo patológico; en este caso sentimental, que tiene que ver con la negación a una separación. “Claro, al ser uniformados y tener a disposición un arma, el escenario es más propicio para que se dé esto, pero no es definitivo. Tiene que ver más con el tipo de personalidad, el apego, la cultura, la no aceptación a una pérdida cuando quien la sufre tiene baja autoestima o sufre de depresión”, dice la experta.

Por su parte, el sicólogo Leonardo Aja, director científico de la corporación ‘Buscando ánimo’, advierte que lo que determina el impulso de matar y suicidarse no es que sean miembros de la Fuerza Pública, este aspecto solo influiría en el hecho de que tienen mayor acceso a las armas, lo que “facilita” llevar a lo material un impulso.

Sin embargo, el especialista señala que para matar a alguien o tomar la decisión de quitarse la propia vida hay un trastorno de personalidad de base, que se podría identificar fácilmente en el proceso de entrada a uno de estos cuerpos armados y ahí tal vez esté el problema, según Aja. “Al saber que tendrán contacto con armas y otros medios, personas con ese tipo de trastornos se convierten en un peligro para la sociedad”, señala.

REDACCIÓN JUSTICIA
salpal@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.