'Me partí el brazo en TransMilenio y al conductor no le importó'

'Me partí el brazo en TransMilenio y al conductor no le importó'

Una mujer fue víctima de la congestión y el desorden. TransMilenio no le responde.

notitle
11 de marzo 2014 , 08:48 p.m.

Todo comenzó en la aglomeración que se forma, como de costumbre, en la estación de TransMilenio Biblioteca El Tintal. "Eso pasó el lunes 10 de marzo a las 7:15 de la mañana. Llegué temprano porque tenía un comité en la oficina", dijo Falconeri Mosquera, gerente comercial de un laboratorio y madre soltera.

Necesitaba la ruta B8 que le permitiría llegar más rápido al norte de la ciudad, pero se le complicó cuando la estación quedó infestada de gente desesperada por coger un articulado. "Eso fue una avalancha de personas. No sé si el afán de la gente es coger un bus o lograr una silla. La verdad es que es la cuarta vez que me subo en ese sistema", contó.

Cuando la mujer se vio en la mitad de la turba lo único que quiso hacer fue protegerse de no caer en el hueco que queda entre el bus y la estación. "Por eso mandé la mano a la puerta y fue en ese momento en que la misma gente me metió al bus. Lo malo es que mi mano quedó atrapada en la puerta. Yo sentía que esta se movía mientras mi brazo se espichaba. Además, los pasajeros pasaban y me pegaban más y más hasta que sentí el traqueteo", dijo.

Falconeri gritó: "mi mano, mi mano", y trató de llamar la atención como pudo pero nadie la auxilió. Cuando logró liberarla accionó el botón de emergencia que alerta al conductor de que algo se salió de control, pero este nunca paró el articulado.

Solo cuando llegó a la estación CDS de la calle 13 con carrera 32, Falconeri se bajó del desespero. "Logré llegar hasta la ventana del conductor. Le dije que me había partido la mano, que me ayudara y lo único que me dijo fue: a mí qué me importa, yo estoy varado, haga lo que quiera", contó.

Para ese momento ya habían llegado unas amigas de la mujer y su hija de 18 años. No llegó ninguna ambulancia, no llegó el tránsito a levantar ningún croquis y ante el intenso dolor por la fractura lo único que se pudo hacer fue buscar atención médica.

En un centro de salud del Distrito, Falconeri fue auxiliada por una ambulancia porque se cansó de esperar a que algún agente del tránsito llegara a levantar la información de lo sucedido. "Un policía me decía que no hiciera nada por el Seguro Obligatorio de Automóvil (SOAT), que me fuera para la EPS, que me demoraba más en demandas. Ante el desconocimiento y el dolor pues yo me fui a que alguien me atendiera", contó.

El parte médico fue el de fractura total del radio, y aunque dice que su Empresa Promotora de Salud (EPS) la atendió muy bien ya se dio cuenta que no le van a costear todos los gastos que implica recuperar el movimiento de su mano derecha. "Yo pequé por desconocimiento. El trámite correcto era hacerlo todo por el SOAT porque fue un accidente de tránsito. TransMilenio tiene que responder", aseguró la mujer a quien le dieron un mes de incapacidad con posibilidades de que se alargue.

Además de la salud, las pérdidas económicas para Falconeri son importantes porque gran parte de sus ganancias son por comisión. "Solo me van a pagar el 75 por ciento sobre mi sueldo básico y yo soy la cabeza de mi hogar. La que corre con todos los gastos", contó.

Pero más que el dolor, lo que lamenta esta mujer es la pésima atención del sistema frente a una emergencia. "No hay nada de humanidad, la gente no te ayuda, ni siquiera el personal de TransMilenio. Eso duele más. Yo no le recomiendo este servicio a nadie".

Mientras estaba siendo atendida, Falconeri conoció de más casos de personas lesionadas en el sistema. "Había una señora con un cuello ortopédico. Claro que ella sí hizo todo el trámite con el SOAT como debía ser. Eso como que es pan de cada día. A mi hija también le pasó y ella misma tuvo que costear terapias para recuperarse de un bracito. Esto ya colapsó, no hay solución", contó.

Los funcionarios de TransMilenio que se enteraron de lo sucedido le dijeron que en esta semana le explicarían cuál era el procedimiento a seguir pero, hasta el momento, no le han dado ninguna solución.

Falconeri solo espera que le respondan por todos los gastos médicos de su recuperación y por las pérdidas económicas que le produjo el accidente. "Pero lo más importante es que tomen cartas en el asunto porque se puede venir una tragedia peor en ese sistema".

CAROL MALAVER
REDACTORA DE EL TIEMPO

*Sí usted ha sido víctima de algún accidente en el servicio público cuéntenos su historia a carmal@eltiempo.com​

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.