Biaci 2014

Biaci 2014

notitle
14 de febrero 2014 , 06:44 p.m.

Tengo sobre mi escritorio un pedazo de la obra de Khalil Rabah. Y no puedo dejar de sonreír. Rabah tomó uno de los inmensos salones de la Casa Museo Arte y Cultura La Presentación, para montar una de las obras más poéticas de la primera Bienal de Arte Contemporáneo de Cartagena de Indias. La obra se titula Another Geography y son pilas de postales de 50 pueblos palestinos; más allá del contenido político –que lo tiene: Rabah es palestino–, la obra invita a llevarse un pedazo de su territorio. Los espectadores pueden tomar cada una de las postales y, al final, llevárselas a casa. Y ahora cargo con esos pueblos derruidos de un lugar a otro. Y tengo ganas de volver a Cartagena. La Bienal amenaza con convertirse en uno de los grandes eventos artísticos del continente.

En esta primera edición llegaron artistas de 45 países y hay más de 25 espacios habilitados para ver obras tan desconcertantes como la de Bill Viola, el genial padre del videoarte, o la hermosa motocicleta del artista africano Romuald Hazoumè. Cada rincón esconde sorpresas como los collares de perlas de la española Elena de Rivero en las rejas del Palacio de la Inquisición o las flores de papel del japonés Yoshihiro Suda.

Se necesitan más de dos días para recorrer con juicio cada una de las muestras. No vale la pena hacer un maratón; hay que respirar la naturaleza y la arquitectura de cada lugar y no conformarse con las obras. La Bienal hizo que se abrieran las puertas de algunas casas en ruinas que, de otra manera, mantendrían sus puertas cerradas. Y también logró que se abrieran otros espacios que, para un turista convencional, no tendrían mayor interés. En mi caso, entré por primera vez al Museo Naval del Caribe (los barcos y el ingenio militar nunca me han apasionado en exceso) y, además de encontrarme con un edificio majestuoso, me encontré con algunas de las mejores obras de la Bienal: la biblioteca del chino Yin Xiuzhen, los videos de Janet Biggs y Nick Cave y las pinturas de Philip Taaffe. Y solo una cuadra más adelante está el Museo de Arte Moderno de Cartagena con la obra de algunos de los mejores artistas colombianos, como Miguel Ángel Rojas y Juan Manuel Echavarría. Y en la Casa del Reloj hay una obra del inmenso peruano Fernando Bryce. Y en la Casa 1537, otro espacio desconocido, hay una tan poderosa como el proyecto de destrucción total del Museo de Antropología, del mexicano Eduardo Abaroa; lo dicho: tengo que volver a Cartagena. La Bienal es imperdible.

@LaFeriaDelArte

Fernando Gómez Echeverry

Más columnas del autor

Mapas

Mona Lisa de mermelada

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.