El manoseo en TransMilleno

El manoseo en TransMilleno

notitle
14 de febrero 2014 , 06:40 p.m.

Cada semana trae su afán. Esta vez, TransMilenio es la piedra de escándalo, no solo porque los buses en hora ‘pico y palpa’ van que no les cabe una lombriz engrasada, sino porque en esos tumultos algunos degenerados aprovechan para agredir sexualmente a las mujeres.

El martes pasado, Diana Lizeth Gamboa se defendió de un hombre que practicaba el onanismo (satisfacción sexual por sí mismo) frente a ella. Pero como eso de aplicar todo el peso de la ley aquí es paja, el tipo quedó libre al rato. Esto demuestra cómo aún a la mujer se la agrede impunemente. La ley también es violada.

Circulan cifras de Medicina Legal impresionantes. En el 2012, cada mes 1.508 mujeres fueron víctimas de violencia sexual en Colombia. Aparte de la agresión física, mediante la que hay brutos que aplican aquella canción de “no tiene los ojos negros, pero yo se los pondré”, sin pestañina, sin pestañear. En ese periodo, cada mes, 3.968 mujeres fueron agredidas por su pareja o expareja.

Dentro de esa “cultura” de irrespeto a la mujer, cuando los transmillenos van a reventar, los inmorales aprovechan para interpretar Tocata y fuga, del genial Bach. Esto es indignante. Pero aquí hay dos cosas. Una, el problema de TransMilenio, que va ‘tetiado’; y otra, la agresión, el morbo, la falta de autoridad y de castigo.

El sistema está en crisis, sin duda. Y, siendo justos, no es solo por culpa de Petro. Que el sistema se quedó pequeño viene de lejos. Desde hace años no se puede respirar dentro de los buses, la gente se desmaya; pero, como cruel paradoja, al ir como lápices amarrados, no se cae. Me contó una periodista que en su época de la U., en la mañana a veces se abría la puerta y, como no se podía subir ni el viento, alguien, con cara de angustia, decía: “Tengo quiz”. Entonces, alguno abrazaba al suplicante y todos metían barriga y empujaban, hasta que entraba. Eso no dista mucho de los viejos buses de hace 25 años, cuando se veían los racimos humanos, en que la gente se colgaba, como Tarzán, de cualquier bejuco.

TransMilenio –del que uno no sabe quiénes son los dueños, ni si pierden o ganan– es bueno y hay que defenderlo. De todo. Porque el asunto se puede estar politizando, pues en época electoral los políticos se suben a un transmilenio en hora pico. Lo que toca es no dejarlo “manosear” de la política. Se necesita pensar en la gente, que Bogotá tenga un transporte humano, digno, apurar el Sistema Integrado, que se obligue a chatarrizar y aligerar la entrada de más articulados y que se hagan más troncales. Y que se ponga a los Nule y compañía a echar pica y pala, porque ellos son muy buenos para la palada. Y, en todo caso, ser solidarios. En cada agresión, en cada atraco, señalar al bandido. Aplicar siempre el eslogan de la valerosa Jineth Bedoya: ‘No es hora de callar’.

Adiós a un torero

Pacheco, dame la G; Pacheco, dame la R; Pacheco, dame la A; Pacheco, dame la N; Pacheco, dame la D; Pacheco, dame la E: GRANDE. Eso fue Fernando González-Pacheco en la vida, en su oficio y como ser humano. Un hombre al que quiso Colombia entera por su carisma, por su sencillez, porque nunca lo mareó la fama; se mostró como era, auténtico, polifacético, divertido, bondadoso.

Este país, esta Animalandia nacional, perdió al primer animador de la televisión y a un periodista. Pero, sobre todo, a un ser excepcional. Los taurinos perdimos a un torero que se fue en hombros por la puerta grande, después de haber hecho una de las más completas y hermosas faenas en este ruedo terrenal. Deben de estar contentos en el cielo, donde Dios, a la entrada de Pacheco, le diría al director de orquesta: “Música, maestro”. Ahora todos deben de estar allá en Charlas con Pacheco.

luioch@eltiempo.com.co

Luis Noé Ochoa

Más columnas del autor

Yo chuzo, tú chuzas, ellos chuzan

Juego limpio, señores

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.