No puede volver a suceder

No puede volver a suceder

notitle
08 de febrero 2014 , 08:19 p.m.

Las amenazas que han circulado contra líderes de izquierda no pueden pasarse por alto ni tratarse a la ligera. Lo que sucedió con la UP a finales de los años 80 y los asesinatos vinculados a la campaña presidencial de 1990 no pueden volver a pasar. Entonces, posiblemente no todo el mundo se dio cuenta a tiempo de que se estaba llevando a cabo una campaña sistemática de exterminio de un partido de izquierda. Pero esta vez nadie va a poder alegar que no sabe que esto puede ocurrir. El país debe evitarlo y los ciudadanos no debemos permanecer indiferentes a lo que puede suceder.

El riesgo que se está corriendo de que alguien asesine o intente asesinar a Aída Avella, a Petro, a Piedad Córdoba o a Iván Cepeda no solamente debe inquietar por razones humanitarias o porque ellos ya han sufrido en carne propia o de sus seres queridos el horror de la violencia política, el desconcierto y profundo desequilibrio personal que causa un atentado, sino porque echaría por tierra las esperanzas de salir adelante con la paz. Colombia apenas levanta la cabeza y confronta los horrores que ha gestado y que ha vivido. ¿Con qué cara va a mirar al mundo si se repite la barbarie de entonces?

Sin simpatizar con ella, después de verla en el Canal Capital, no puede uno resignarse a que personas como Aída Avella solamente tengan la opción de salir corriendo o exponer su vida por razones que son políticas, pero más que todo tienen que ver con la dignidad y lo que se espera de una democracia. Es como estar en el Coliseo, preocupados por la suerte de los cristianos. Uno se para y se va, o hace algo. Y es mucho lo que se puede hacer a nivel individual aunque es difícil vencer la indiferencia, la sensación de impotencia, o el escepticismo de los que preguntan si será verdad que existe una organización dedicada a aniquilar líderes de izquierda, aseguran que es la mafia la que emite las amenazas, como si nada se pudiera hacer en ese caso, o que el Gobierno ya los está protegiendo.

Pero el Gobierno no cree o no quiere creer que quienes emiten las amenazas cuentan con la organización para llevarlas a cabo. A los amenazados les ofrecen la protección usual: un carro blindado viejo y escoltas. Con un esquema de protección de esos casi pierden la vida Fernando Londoño y Germán Vargas. No se necesita una organización logística demasiado complicada para hacerla inútil en casos como el de Iván Cepeda, por desgracia. En las manifestaciones lo han visto andando entre la gente y despertando simpatía sin contar con protección.

Posiblemente, estos políticos están condenados a no salir a la calle si no quieren exponer sus vidas, como lo estuvo César Gaviria en su campaña presidencial en 1990, con la diferencia de que él contaba con los medios para hacer campaña sin arriesgarse en las plazas públicas.

Algo que quizás podría ser efectivo y que no se ha ensayado sería que los líderes de izquierda y los de derecha rechacen de común acuerdo y condenen públicamente las amenazas contra sus adversarios políticos. Si Álvaro Uribe y Fernando Londoño dicen que tocar a Aída Avella o a cualquiera de los líderes de izquierda es un acto abominable que le haría mucho daño al país, y si ella e Iván Cepeda también lo hacen en beneficio de Uribe, todos van a estar más tranquilos. Los presuntos asesinos no se van a sentir autorizados, ni con el respaldo institucional que hace posible la banalidad del mal. También hace falta una política de Estado que garantice que en Colombia se puede hacer oposición y que los que pretendan impedirlo a las malas recibirán castigos ejemplares.

Rudolf Hommes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.