Secciones
Síguenos en:
Fiscalía negociaría con el 'eslabón perdido' del Palacio de Justicia

Fiscalía negociaría con el 'eslabón perdido' del Palacio de Justicia

El capturado sargento Bernardo Garzón dijo ser testigo de torturas y asesinatos.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de enero 2014 , 07:31 p. m.

Casi 20 años después de que dijo, en un proceso judicial, que fue testigo de las torturas y los asesinatos de varios de los desaparecidos en el Palacio de Justicia, el sargento Bernardo Alfonso Garzón volverá a declarar oficialmente ante las autoridades que investigan ese oscuro capítulo de la historia del país.

La Fiscalía tiene lista una oferta de negociación con Garzón, quien fue capturado el jueves en Cali y quien, según el fiscal Eduardo Montealegre, es el “eslabón perdido” del caso del Palacio. En 1991 le dijo a la Procuraduría (y ratificó esa versión 3 años después ante la Fiscalía) que la guerrillera Irma Franco salió viva del Palacio y que fue torturada y asesinada por militares del Batallón de Inteligencia Charry Solano.

El Estado colombiano reconoció ante la Corte Interamericana responsabilidad en la desaparición de Franco, quien entregó datos sobre los lugares donde se planeó la toma del Palacio que días después fueron allanados por los militares.

Según Montealegre, Garzón “es supremamente importante para esclarecer el caso de los desaparecidos del Palacio y otros crímenes” ocurridos a mediados de los 80. Entre ellos están la desaparición y asesinato de la guerrillera Nidia Érika Bautista, por el que fue destituido en su momento el general Álvaro Velandia (quien luego logró tumbar la decisión con una demanda en el Consejo de Estado) y varios asesinatos de supuestos miembros de grupos de izquierda.

El sargento Garzón, un curtido hombre de inteligencia que ingresó al Ejército en 1971 y logró infiltrarse durante años en el M-19, en el que era conocido como ‘Lucas’, tenía orden de captura desde junio de 2009 por su participación en el asesinado del exmilitante del M-19 Guillermo Marín. Para ese momento ninguna autoridad colombiana tenía certeza de su paradero.

Hace 15 días, hombres del CTI de la Fiscalía que habían reactivado su búsqueda por orden de la fiscal Martha Lucía Zamora empezaron a recibir información sobre la presencia del exmilitar en el Valle del Cauca. Allí fue ubicado por la Fiscalía.

El capturado hacía parte de un grupo de inteligencia del Batallón Charry Solano que tenía como fachada la Asociación Nacional de Estudios Técnicos (Anet).

El hombre más comprometido por la versión de Garzón, el general Iván Ramírez, fue absuelto hace dos años por el caso del Palacio y su caso está en apelación ante el Tribunal Superior de Bogotá.

Gracias a su testimonio se encontraron los restos de la socióloga Nidia Érika Bautista, una exmilitante del M-19 desaparecida en Bogotá el 30 de agosto de 1987 y cuyo cuerpo fue entregado a su familia en agosto del 2007.

El exmilitar, que hoy tiene 63 años, tendría información sobre los asesinatos del negociador del Epl Óscar William Calvo y de la desaparición de Amparo Tordecillas, compañera de un jefe del Epl, en 1989.

El abogado Rafael Barrios, representante de las víctimas del Palacio, dijo que ese testimonio será clave para saber qué pasó con los desaparecidos y “permitirá conocer muchas de las operaciones encubiertas del Batallón Charry Solano que terminaron en el asesinato de exmilitantes del M-19”.

Fundaciones de apoyo a las víctimas piden que no haya impunidad

En una carta enviada al Comité contra las desapariciones Forzadas (CED), un grupo de fundaciones, asociaciones y corporaciones de apoyo a los desaparecidos del Palacio de Justicia le piden a este organismo seguimiento a la captura del sargento Bernardo Garzón, testigo clave en este proceso, para que no haya impunidad con los responsables.

En la misiva, señalan a Garzón de “la preparación y/o ejecución de más de 30 desapariciones forzadas ocurridas en la ciudad de Bogotá entre 1984 y 1990, de las cuales trece (13) de las víctimas son mujeres”.

Y añaden: “Sería de esperar que con esta captura, la Fiscalía General de la Nación rompa el círculo de impunidad y promueva todas estas investigaciones al más alto nivel, en el marco de su política de priorización de casos y de las nuevas estrategias judiciales de persecución a los máximos responsables incluido Garzón y sus superiores que ordenaron, aprobaron y permitieron los crímenes de lesa humanidad, quienes aún –en su mayoría- gozan de libertad.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.