Secciones
Síguenos en:
¡Algo personal!

¡Algo personal!

El patrimonio como elemento de socialización.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de enero 2014 , 11:26 a. m.

El concepto de patrimonio cultu­ral se ha ido enmarcando dentro de nuestro imaginario colectivo como eso que nos identifica, nos hace y logra hacer la diferencia de los unos con los otros y nos colec­tiviza con una cultura determi­nada, condición que hace 15 años en el país no era tan común.

El patrimonio ha trasmutado y ha sido en­tendido como una riqueza personal intangi­ble. Esa herencia ligada a nuestra forma origi­nal y a la vez colectiva de vivir en el territorio es lo que define la cultura y la identidad de cada uno, de un grupo social; es esa heren­cia cultural la que nos motiva a identificar­nos como latinoamericanos, colombianos, an­dinos, caribeños.

Pero, ¿qué hace que esa identidad cultu­ral sea registrada en nuestra memoria? La respuesta remite a los recuerdos. El recuer­do lleva a convertir lo vivido en el tiempo en arraigo. Es ese recuerdo arraigado a los es­pacios, a las calles, al clima, a los olores y sa­bores que identifican nuestra casa, nuestras fiestas o celebraciones. Son nuestros momen­tos de vida alegres o tristes que nos permi­ten contener el sustento psicológico e intelec­tual de nuestra personalidad.

Eso tan personal está siempre ligado y se construyó a través de los espacios donde fue­ron vividos: el aula de clase donde por años recibimos la educación, las calles de nuestro barrio, de la ciudad donde crecimos y don­de vivimos los años de adolescencia, el lugar donde por primera vez realizamos el ritual de la conquista, la casa donde nuestros pri­meros recuerdos se hacen claros con los mo­mentos en familia, donde la gastronomía con sus sabores nos lleva a sentir la más mara­villosa unión, los lugares donde para encon­trarse con el otro se recurre a la música, a los colores, todo eso que no podemos desligar de nuestra forma de ser, sin sentirnos vacíos y sin un punto de partida.

Hoy podemos entender que nuestro patrimonio cultural existe ya que somos todos y cada uno de nosotros como hijos, hermanos, ami­gos, como habitantes de un territorio en especial, como trabajadores, como ciudadanos que nos amoldamos, nos agrupamos para ejercer la vida que nos comprometimos e imaginamos llevar; esa es nuestra ri­queza intangible. Esa riqueza que cada vez necesita ser resguardada y custodiada con toda nuestra capacidad de razonar, ya que sin ella se hará más difícil, a veces imposible, descubrir el porqué de nuestra for­ma de ser, de sentir, de vivir. Es la esencia del cómo somos personas irrepetibles, gracias a nuestra historia personal en común. Es nuestra forma de ver y sentir el mundo, que son, en definitiva, los impulsores y creadores de nuestra personalidad, y en el mejor de los casos de nues­tra forma de ser y vivir como colombianos.

POR CARLOS HUGO GARZÓN YEPES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.