El colapso de unos controles

El colapso de unos controles

notitle
29 de enero 2014 , 06:31 p.m.

Todavía está pendiente la medición de los efectos desastrosos de la caída de la torre seis del edificio Space, al igual que el análisis de las consecuencias para las familias afectadas. Por eso se requiere más vigilancia y control para establecer si las constructoras están honrando sus obligaciones con los otrora propietarios que de repente resultaron “dueños de nada”.

Habitantes de las urbanizaciones construidas por Lérida CDO S. A. han enviado mensajes a los medios de comunicación y a gestores de opinión, para denunciar que todavía no les han cumplido con la debida reparación integral. Comparto la opinión de algunos en el sentido de que se les debe reintegrar el capital invertido, el valor de los enseres perdidos y de las mejoras que hicieron a sus viviendas.

El edificio Space está localizado en un exclusivo sector de El Poblado, considerado como un símbolo de prestigio y exclusividad, pero saturado de proyectos de edificaciones después de la aprobación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Medellín en 1999, cuando perdió su vocación rural y se convirtió en escenario de grandes promociones inmobiliarias y comerciales, de falsas VIP y aún de proyectos viales inconclusos.

Así que la decisión de la Administración Municipal de echar por tierra toda la edificación, a partir del informe de la Universidad de los Andes, no ha causado sorpresa: las torres aún en pie no soportan las cargas actuales. Duro golpe para unas familias que afincaron allí sus inversiones y sus sueños. El informe reveló que la construcción presenta considerables fallas en el diseño estructural que pudieron ser previstas en la revisión y antes de su aprobación. A la curaduría le competía ejercer control durante la ejecución del proyecto que autorizó tan alegremente.

Queda al descubierto una falencia enorme en estos aspectos, máxime cuando detrás de tales negocios hay inversionistas influyentes política y financieramente, que tienen la capacidad de presionar decisiones favorables, a riesgo de lo que pueda ocurrir con las edificaciones y las vidas de quienes las habitan y de sus vecinos.

Antes del inminente Foro Mundial Urbano tanto Medellín como el país deben adoptar controles efectivos sobre estos proyectos, y aprobar el POT no solo en relación con las exigencias de construcción vigentes, sino también con un sistema de control más exigente.

En todo caso se jugó con la vida de los habitantes de unas viviendas afectadas por graves fallas estructurales no detectadas a tiempo. Las responsabilidades rayan con lo penal, así que debe haber sanción ejemplar para algunos constructores que se enriquecieron a costa del ahorro y el esfuerzo por un techo digno y seguro.

Jaime A.Fajardo Landaeta

e-mail: fajardolan@une.net.co

Twiter: @JaimeFajardoLan

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.