¿Por qué renunció Carlos Antonio Vélez?

¿Por qué renunció Carlos Antonio Vélez?

El periodista habla de su salida de RCN y de sus nuevos proyectos.

notitle
29 de enero 2014 , 06:04 p.m.

Hasta el pasado mes de diciembre, el comentarista y presentador de deportes trabajó en ‘Noticias RCN’. Sus razones y los planes que tiene trazados para este año, en exclusiva.

A diario, en Colombia miles de hombres madrugan para llegar al Planeta fútbol, que Carlos Antonio Vélez creó en Antena 2 y en el que habla del deporte que lo apasiona, que lo llevó a reemplazar los códigos de derecho penal o civil, con los que se preparaba como abogado, por los libros, artículos y todo lo que se relacionara con el juego del que habla con profesionalismo y vasta experiencia.

¡Lo suyo es leer el fútbol! Verlo desde la tribuna y comentar las jugadas, discutir los partidos, el desempeño de técnicos, jugadores, las anotaciones hechas y las que pudieron ser. Además de prepararse por años para analizar con autoridad los temas que generan frenesí en millones de personas en el mundo, el hecho de haber asistido a más de una decena de mundiales de fútbol le dan esa pericia que algunos quisieran y pocos desarrollan. Por algo ‘Las Marías’, decanas del periodismo, lo bautizaron como el ‘Profe Vélez’. "María Elvira Samper y María Isabel Rueda, directoras del Noticiero QAP, me pusieron así. Pasaban dos cosas en ese momento: la primera, que yo estaba dictando un diplomado sobre fútbol en una universidad de Bogotá, y la segunda, que cuando explicaba los temas en el consejo lo hacía de manera didáctica porque ellas son muy buenas periodistas, pero no tenían una claridad en torno al fútbol y, la verdad, como que no les gustaba mucho, entonces yo les explicaba, y así me quedé".

Comenzó en la radio muy joven y desde la provincia, pero su prometedora carrera lo trasladó de Manizales a Bogotá, donde se posicionó como la autoridad que es hoy en esta materia. Fue tal la acogida entre el público que a esa voz que hablaba "sin pelos en la lengua" desde las cabinas de Caracol, Radio Sutatenza y RCN Radio tuvieron que ponerle rostro. Hace 36 años llegó al Noticiero 24 Horas para ser la cara de la información que interesaba a todos aquellos que estaban pendientes de lo que ocurría en torno al balón y de lo que él decía desde los micrófonos. Fue tal el éxito que desde entonces cambió de un trabajo a otro, y en medio de las propuestas laborales que le hacían llegó a QAP, informativo ganador en audiencia pero que salió del aire en 1997. Al año siguiente, cuando RCN se estrenó como canal privado, llegó al noticiero que más que su lugar de trabajo, fue su "casa".

¿Cuántos años transmitiendo desde el set de deportes de ‘Noticias RCN’?

Fui la primera persona que habló en el canal, desde que comenzó en 1998. Hicimos el Mundial en señal cerrada y cuando llegó la final Francia-Brasil fue la primera emisión. Tanto Caracol como RCN salieron al aire y ese día, en el momento en que se presentó el canal, Claudia Gurisatti me dio cambio y desde el estadio Saint Denis de París informé. ¡Soy pionero!

Después de tantos años, ¿por qué renunció?

La verdad es que debí haber renunciado el primero de febrero de 2013. Eso ya lo habíamos pensado, en mi casa veníamos hablándolo desde el cáncer que tuvo mi esposa. Empezamos a barajar la posibilidad de tener un poco más de tiempo y casi que habíamos puesto fechas. Después vinieron algunas dificultades de mi hija Paola en materia de salud y lo planificamos para esa fecha, pero quedó en embarazo y entonces no era el momento para estar yendo y viniendo y prácticamente nos acuartelamos en Bogotá hasta que nació mi nieto (Antonio). Con el bebé en nuestra familia y casado Luis Carlos (su otro hijo), llegó la hora de dedicarnos un poquito más de tiempo. Esto fue planeado, analizado y mi círculo cercano lo sabía, pero bajo la promesa de no contar que me iba a ir.

¿Le da nostalgia?

¡Por supuesto! Pero uno debe entender que hay etapas de la vida que se van cumpliendo; quiero volar un poco más. El canal jamás me impidió hacer lo que quise, y en eso tengo que ser claro, pero me da vergüenza salirles con que voy a estar dos semanas en un lado o dos más en otro. Llegó el momento en que entendí que esa era como una atadura y era mejor tener el tiempo y la disponibilidad para desplazarme y hacer algunas cosas siempre en compañía de mi esposa (Techi, como la llaman sus amigos), que es mi escudero.

¿Cuál es el mejor recuerdo que tiene de su paso por el noticiero?

Tuvimos épocas muy lindas ahí, sobre todo cuando Jorge Alfredo (Vargas), la ‘Guri’, Vicky (Dávila) y yo teníamos que hacer dos noticieros: el de las 7 p.m. y otro que no tenía hora determinada. Unas veces era a las 10 de la noche, otras a las 11 y otras a las 12. Ahí crecimos como una familia pues vivíamos juntos casi todo el tiempo. ¡He tenido muy buenos compañeros! José David Rodríguez, editor de la sección, es un gran brazo derecho, así como los muchachos que crecieron conmigo, como Andrea Guerrero y Juan Felipe Cadavid, quien ha sido el mejor discípulo que he tenido y siempre le dije que se preparara porque yo me iba a ir. ¡Él lo sabe! Le decía que yo tenía fecha de caducidad. Lo que pasa es que a uno no le creen porque hay mucha gente que amenaza con irse y no se va, pero esta es la primera vez que renuncio. Normalmente pasaba de un puesto a otro, y esta vez me fui porque hay etapas en las que uno pasa del trajín a un poquito más de tranquilidad.

Ante todo, lo que más quiero es seguir creciendo en lo mío. Tengo deudas conmigo mismo, quiero hacer cosas que he querido y no he podido, sobre todo en esto del fútbol. Es increíble que a estas alturas he visto 16 mundiales entre juveniles y mayores, pero nunca he ido a un Mundial de Clubes, nunca he ido a una Eurocopa, y quiero hacer eso.

Cuando la carta de renuncia llegó a manos de Rodrigo Pardo, director de Noticias RCN, la respuesta fue una invitación a que lo pensara mejor. A que replanteara la decisión que estaba tomada. "Esta es una cosa estudiada hace tiempo y, como se lo dije a él, no obedece sino a querer tener algo más de tiempo para nosotros (refiriéndose a su familia). En ningún caso nos iremos a vivir fuera de Bogotá, esa seguirá siendo nuestra sede, solo que ya no tengo la obligación de ir todos los días al canal, lo que me permite hacer las cosas que tengo planificadas y que prácticamente ya estoy desarrollando.

¿Qué cosas?

Por ejemplo, también tengo pendiente ir a un Torneo de Verano en Argentina, pienso ir a Marruecos a uno de los Mundiales de Clubes, a la Eurocopa de Francia, a la final de la Copa UEFA, actual Europa League.

Hablé con Reinaldo Rueda, director técnico de Ecuador, para ir a ver los trabajos de esta selección un par de semanas, antes del Mundial de Brasil, y me dijo que sí. Me están gestionando con el profesor Jorge Sampaoli, entrenador de Chile, la posibilidad de ir otros días allí; algunos amigos en España ya han hablado con Rafa Benítez a ver si me deja entrar a los entrenamientos del Nápoles. Sigo haciendo radio, que me permite salir desde Bogotá o desde cualquier parte del mundo; y si sencillamente no tenemos nada qué hacer, viajaremos a Perú, país de mi mujer, o a Cartagena, donde están nuestras dos nuevas casas. Vamos a estar muy itinerantes, queremos aprovechar cada minuto de la vida antes de que la salud lo impida.

¿Cómo afronta esta determinación su familia?

Fue una determinación pensada en casa; participaron todos y expuse mis razones. Cuando apareció ese cáncer en ‘Techi’ hubo cosas muy drásticas en nuestras vidas y se dieron varios cambios. Dios nos dio la oportunidad de que eso tuviera otro curso y vamos a aprovecharlo.

En ese nuevo despertar se hizo realidad la posibilidad de ser abuelos y a casa de los Vélez llegó el primer nieto. El 11 de septiembre de 2013 nació Antonio, quien es capaz de mantenerlo sonriente como quizás algunos creían que era imposible verlo, pues otra característica que lo identifica es la seriedad.

¿Y la vida de abuelo?

Es otro de los motivos que tuve. Empezamos dos y ya somos siete. Vinieron nuestros hijos, sus esposos y ya tenemos nuestro nieto; y Antonio es como si uno tuviera dos corazones, ¡hay unos impulsos muy grandes! Es otro amor. Todos los días, antes de ir al canal, pasaba a verlo, me quedaba un rato con él, y este tiempo que Dios me regala demás trataré de aprovecharlo al máximo.

En este "cambio de frente", como dirían los futboleros, la anotación fue de Win Sports, el canal de deportes que ‘el Profe’ no quiere dejar porque le permite seguir en la pantalla, pero haciendo lo que más le gusta. "Previamente a esto arreglé con Mauricio Correa, presidente de Win, y fue muy abierto. Él sospechaba que tenía algo en mente porque yo le pedía que hiciéramos el cronograma de este año porque la verdad era que iba a renunciar a Noticias RCN. Le pedí el favor de que guardara silencio porque lo mejor era que se enteraran directamente por mí y no por otra vía. Finalmente cuadramos unas fechas en las que comentaré partidos de la Liga Postobón.

¿Qué va a pasar si le hacen ofertas de los otros canales?

No puedo hablar de supuestos y en este momento tengo un proyecto de vida. No sé qué pueda pasar más adelante. Uno nunca puede decir ‘de esta agua no beberé’, pero va a ser muy difícil que vuelva a esclavizarme con un día a día.

¿Esos planes que tiene no son negociables?

¡No! Sin embargo, no cierro la puerta a los eventos especiales que se pueden hacer, pero ahora este es mi plan de vida: seguir con RCN Radio, porque esa fue mi naturaleza y mi razón de ser. Y respecto a Win, confieso que allí encontré un nicho extraordinario para desempeñarme en lo mío, que es el fútbol.

¿Cómo fueron los meses de trabajo en los que se enfrentaba a ‘Noticias Caracol’, que dirige su hijo (Luis Carlos Vélez), competencia directa de ‘Noticias RCN’?

Nunca lo manejé como competencia; incluso cuando Luis Carlos asumió como director de Noticias Caracol deslicé la posibilidad de irme; lo comenté a alguien en RCN y lo que me dijeron era que no había incompatibilidad.

Luis Carlos trabaja en su área y yo en la mía, y son dos cosas completamente diferentes. Nunca competí con él y no puedo hacerlo por muchas razones. Él es muy bueno en lo que hace, y yo no sé hacer lo suyo. Lo único que sé es lo mío. Llegaba a la hora justa al canal para no generar ningún tipo de chisme, y aunque siempre fueron muy respetuosos, era mejor evitar. Fue algo tan natural y normal… para mí era como si siguiera en CNN porque realmente el que compite es el producto en general.

La cortinilla radial con la que presentan a Carlos Antonio es una en la que lo mencionan como el "analista número uno", y no está errada pues cuando se trata de discutir asuntos de fútbol es una voz acreditada y firme, que se destaca por plantear debates y generar polémica. Años atrás, en Fox Sports hizo parte de la mesa de Los tenores del fútbol, programa que prendía los televisores no solo para saber de actualidad deportiva sino además para ser testigo de las controversias que a veces tenía con Iván Mejía.

¿Después de las diferencias conceptuales que tenía con Iván, hoy en día quién es él para usted?

No entiendo por qué la gente se asusta con el caso Mejía–Vélez cuando eso se ve todos los días. Juan Manuel Santos era el ministro de Álvaro Uribe y ahora es su peor enemigo. ¿O sea que todo el mundo lo puede hacer y nosotros no? ¡Eso es increíble!

Iván es un magnífico profesional, y cuando me peleaba con él sabía esto y también que es un gran comentarista, un hombre que ve muy bien el fútbol, muy inteligente, temperamental, como soy yo. No sabemos contar hasta diez y nos vamos a morir sin saber hacerlo. ¡Somos muy distintos al común de la gente! No somos políticamente correctos ni tampoco decimos lo que la gente quiere oír. A muchos no les interesa la verdad sino lo que quieren escuchar. Les encantaría que dijéramos que Colombia será campeón mundial, pero cuando uno los aterriza…

¿Y cómo ve a Colombia en el Mundial?

Todavía faltan meses para esto. Si fuera hoy, tendríamos muchos problemas por los jugadores que están lesionados. No sabemos cómo puedan estar futbolísticamente para ese entonces. Hemos vivido en carne propia ese triunfalismo exagerado de Colombia y se nos olvida que eso le costó la vida a Andrés Escobar y que al país le costó un montón de decepciones. Aquí tienen el vicio de menospreciar a los demás. Rumania no existe, a Inglaterra uno le puede ganar sin lío, Costa de Marfil y Japón no son problema…

Viví la experiencia de los mundiales del 90, 94 y 98. En el de Italia vi cuando el señor Roger Milla, de Camerún, un viejito, como le dicen, nos eliminó.

Y para no ir tan lejos, Rumania, la selección a la que no le creían en dos mundiales, nos ganó dos veces. Como ya viví eso…

La ventaja es que los jugadores de ahora viven en Europa y se entrenan allá, y esto depende mucho del momento de ellos. ¿Quién nos garantiza que estarán bien para esa fecha? Es muy difícil, pero aspiro a que el equipo pase de la segunda ronda. Una cosa es soñar y otra pensar en cosas irrealizables. El grupo que tenemos es muy bueno, sus jugadores son brillantes y están en su mejor momento profesional, así que hay que aprovecharlos.

CRISTINA ESTUPIÑÁN
REDACCIÓN ELENCO

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.