Secciones
Síguenos en:
Solo / El lenguaje en el tiempo

Solo / El lenguaje en el tiempo

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de enero 2014 , 06:29 p. m.

Cita: “Durante la impresión de Plegaria por un papa envenenado, tuvo discusiones con los editores de Tusquets en España, que le pedían entre otras cosas, que le quitara la tilde a la palabra ‘solo’ porque la Real Academia de la Lengua la declaró innecesaria. Se negó. Para él, la Academia es la que está equivocada”.

Comentario: ¡Palabras mayores! Lo dice nadie menos que el premiado escritor Evelio Rosero. Un escritor de su categoría puede tener sus propias normas. Saramago usaba un estilo de puntuación creado por él. Juan Ramón Jiménez escribía jenialidad, con j, en vez de genialidad, con g. D’Artagnan escribía sinembargo, pegado, y no sin embargo, separado, como figura en el Drae. Goytisolo ha escrito Madrí y reló, en vez de Madrid y reloj.

Las normas necesariamente cambian, como cambia el lenguaje. Y ahí está el caso de la tilde de sólo, antes obligatoria, después opcional y ahora eliminada.

La norma decía que para distinguir el adjetivo solo (‘sin compañía’), “vive solo, desde que quedó huérfano”, del adverbio solo (apócope de ‘solamente’), se marcara tilde en el segundo, “sólo atiende los martes”. Las Nuevas normas de prosodia y ortografía, 1952, reducen la obligación de esta tilde a los casos en que se presta a confusión, que son aquellos en los que el adverbio se refiere a masculino singular. Así “Juan viene sólo los jueves” significa que no viene los martes ni los miércoles..., mientras que “Juan viene solo los jueves” significa que nadie lo acompaña. En el caso de Juana no hay confusión, pues no se confunde el adjetivo sola con el adverbio solo.

La Ortografía de la lengua española de 1999 recuerda que no hace falta marcar la tilde del adverbio solo si la palabra no se presta a confusión. Y la del 2010 la elimina definitivamente. Como se ve, no fue una norma caprichosa, sino que llevaba más de medio siglo gestándose.

Esta norma facilita las cosas para el escribiente de a pie. Por una parte, cada vez son menos las personas que distinguen adjetivo de adverbio, para poder establecer cuándo se tilda solo y cuándo no. Por otra, es más sencillo decirles que solo no lleva tilde nunca. O no decirles nada, ya que la norma general (que las palabras graves terminadas en vocal no llevan tilde) se aplica a este caso. Si hay confusión, el antiguo sólo, con tilde, se puede cambiar por solamente.

Por último, la norma de las tildes diacríticas, como la que afectaba a solo, se conserva para los casos en los que hay diferencia fonética, como la que distingue el pronombre exclamativo qué (“¡Qué maravilla de perla!”) de la conjunción que (“Es una perla que maravilla a la gente”).

FERNANDO ÁVILA, DELEGADO PARA COLOMBIA DE FUNDÉU BBVA.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.